El coche de la prueba, el Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé, tiene una de las denominaciones comerciales más largas de la industria del automóvil. Pero Mercedes-Benz ha escogido ese nombre para que, cuando lo leas, no tengas ninguna duda de qué es lo que estás viendo. Una seductora berlina con un diseño exterior inspirado en el del deportivo Mercedes-AMG GT Coupé (prueba), con un propulsor increíblemente potente y un efectivo sistema de tracción a las cuatro ruedas controlado electrónicamente.

El Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé que pongo a prueba es uno de esos coches que puedes pasar horas y horas mirando gracias a su acertado diseño. Tiene una carrocería que, a pesar de su gran tamaño (más de 5 metros de longitud), presenta unas proporciones que evocan dinamismo y transmiten fuerza. Es muy largo, pero también muy ancho y bajito, con una línea de techo que desciende con suavidad una vez sobrepasado el pilar B hasta llegar al maletero.

Una carrocería musculosa y un habitáculo seductor

El frontal está dominado por la parrilla ‘Panamericana’, que en su momento fue estrenada por el Mercedes-AMG GT3 de competición y por el Mercedes-AMG GT R (prueba) de calle y que hoy en día identifica a todos los productos de AMG. Sus líneas exteriores fueron anticipadas por el Mercedes-AMG GT Concept, que fue introducido en 2017 como parte de las celebraciones llevadas a cabo para conmemorar el 50 aniversario de AMG.

Como es lógico, guarda un gran parecido con este aunque hay algunos detalles del prototipo que no se trasladaron al modelo que hoy nos ocupa, como la ausencia en este de unos retrovisores convencionales, la salida de escape central o el sistema de propulsión híbrido con más de 800 CV de potencia. Por lo demás, el Mercedes-AMG GT 4 puertas Coupé definitivo es prácticamente idéntico al modelo conceptual que nos adelantó sus características.

Algunos de los elementos más llamativos del exterior son las salidas de escape o el alerón trasero. Este último de serie es retráctil y se puede ajustar en varias posiciones, pero también hay disponible un alerón fijo de gran tamaño en opción. Cualquiera de los dos trabaja en asociación con el llamado Airpanel delantero, que dispone de unas lamas verticales que se abren o cierran eléctricamente para ajustar el flujo de aire a las necesidades concretas, mejorando la aerodinámica o ampliando la capacidad de refrigeración del motor.

Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé alerón

Su exterior es de lo más atractivo y lo mismo se puede decir de su habitáculo. Un espacio que combina en un mismo lugar diseño, lujo y tecnología, mucha tecnología. Es muy agradable porque es cómodo y espacioso incluso con cinco ocupantes. Porque en función del equipamiento seleccionado, el GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé puede ofrecer cinco plazas o cuatro con unos asientos traseros individuales separados o no por una consola central que se extiende desde la parte delantera.

Acceder al interior requiere algo de esfuerzo, porque el coche tiene un techo bajo. Pero una vez acomodado en los asientos, todas las plazas dan sensación de desahogo a excepción de la central trasera, que es más para situaciones puntuales por la escasa altura que ofrece. El maletero ofrece una capacidad de 395 litros más otros 60 litros disponibles bajo el piso. Se accede a él a través de un portón de gran tamaño con accionamiento eléctrico. En función de la opción de asientos traseros escogida, es posible abatir por completo los respaldos, pudiendo alcanzar así una capacidad de carga de hasta 1.324 litros.

Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé habitáculo

El despliegue tecnológico que ha hecho Mercedes en este Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé es abrumador. De entrada, las dos grandes pantallas de alta definición del cuadro de mandos y sistema de entretenimiento tienen cada una 12,3” y son completamente configurables. La berlina deportiva de Affalterbach hereda además muchos elementos de otros modelos de la firma alemana, como el Drive Pilot del Mercedes Clase S, que ayuda al usuario a conducir en situaciones de tráfico denso, por ejemplo.

Por fuera, el AMG GT 63 S recuerda claramente a los deportivos biplaza AMG GT, y lo mismo sucede en el habitáculo. En este espacio hay detalles que están claramente inspirados en los coupé y cabriolet, como la disposición de los botones de la consola central. Las teclas, que cuentan con pantallas TFT a color, son ocho en total y se sitúan en forma de uve, un guiño al portentoso motor que esconde debajo del capó. En el centro de esa uve se sitúa la palanca del cambio automático y el mando para manejar el sistema multimeda.

Otro detalle que recuerda a los AMG GT Coupé y Roadster son los asientos deportivos opcionales. La unidad de la prueba, sin embargo, montaba otros más convencionales que aunque siguen ofreciendo una gran sujeción lateral, son más cómodos y cuentan con infinidad de reglajes eléctricos activos además de calefacción, ventilación o funciones de masaje. Lo que no me ha gustado tanto es que, al contar con tantas posibilidades de ajuste o funciones, es necesario recurrir a los menús del sistema de información y entretenimiento para realizar cosas como encender la función de masaje.

Comparte con el AMG GT y con otros vehículos AMG el volante Performance de diseño deportivo con dos mandos con pantallas TFT ubicados en la parte inferior. Desde el de la derecha se pueden ajustar los programas de conducción. El de la izquierda cuenta con dos botones completamente configurables desde los que, por ejemplo, podrás variar la dureza de los amortiguadores o el sonido del escape con una rápida pulsación.

Un portentoso motor V8 con 639 CV y 900 Nm

Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé motor

Pero la verdadera estrella del coche de la prueba, el Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé, es su motor 4.0 V8. Se trata de un bloque de aluminio biturbo en el que los turbocompresores de doble entrada se ubican en el interior de la uve que forman sus ocho cilindros. Cuenta con inyección directa, reglaje variable de las válvulas de admisión y escape, un intercooler aire-agua y la posibilidad de desconectar la mitad de sus cilindros. Esto último solo se realiza en modo Comfort a entre 1.000 y 3.250 revoluciones por minutos y ayuda a reducir el consumo y las emisiones sin que se perciba cambio alguno desde el habitáculo.

Otras medidas que incorpora para ayudar a disminuir el gasto de gasolina son el sistema de parada y arranque automático o la función de planeo para aprovechar la inercia. El motor descansa sobre apoyos activos de serie, que ajustan su dureza en función de los programas de conducción seleccionados para ofrecer más confort o una respuesta todavía más directa. Y lo más importante, esta mecánica desarrolla 639 CV de potencia y 900 Nm de par.

Gracias al empleo de turbos de doble entrada y a la ubicación de los mismos, la respuesta del motor es instantánea desde el ralentí. Los 900 Nm de par llegan cuando gira a 2.500 vueltas y permanecen ahí hasta que alcanzamos las 4.500 rpm. Un poco más tarde, cuando el motor se asoma a las 5.500 revoluciones, se obtiene la cifra de potencia máxima que está disponible hasta que llegamos a 6.500 vueltas. Todo ello acompañado de un sonido espectacular con bramidos y pertardeos cada vez que cambiamos de relación, aunque eso sí, la agresividad y el volumen del mismo se pueden ajustar para adecuarlo a cada situación.

Esta ‘central energética’ está asociada a una caja de cambios automática de nueve velocidades, rápida y obediente cuando operamos manualmente mediante las levas del volante. Y ésta, a su vez, trabaja en conjunto con el sistema de tracción 4MATIC+ capaz de variar la cantidad de fuerza que llega al tren delantero, pues el trasero siempre es el predominante. Es más, incluso es posible elegir que la potencia únicamente llega a las ruedas traseras, opción que es posible seleccionando el modo Drift que equipa de serie este modelo.

Pero es que además, el Mercedes-AMG GT 4 puertas Coupé más poderoso monta de fábrica un diferencial trasero autoblocante que, como el sistema de tracción a las cuatro ruedas, cuenta con regulación electrónica. Este elemento, esencial para poder transmitir al suelo toda la potencia del motor, se combina con un eje trasero direccional, que también viene de serie. Actúa mediante unos servomotores eléctricos que giran las ruedas posteriores en sentido contrario a las delanteras a velocidades inferiores a 100 km/h y en la misma dirección cuando sobrepasamos esa velocidad.

Prestaciones estratosféricas

De esta forma, AMG ha conseguido crear una berlina verdaderamente ágil. Cambia de dirección con contundencia, con un eje delantero que se pega al asfalto y un tren posterior que ayuda a redondear los giros. La capacidad de aceleración es verdaderamente abrumadora a cualquier ritmo, ya sea saliendo desde parado (hace el 0 a 100 km/h en 3,2 segundos) como a la hora de recuperar velocidad.

Es más, sube de velocidad con tanta facilidad y tan rápido que durante la prueba del Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé no podía parar de mirar el velocímetro para no cometer un delito. Lo que más me ha impresionado de este modelo es su capacidad para acelerar a cualquier régimen, su rendimiento es tan bestial, tan contundente, que por sensaciones me ha recordado al Tesla Model S P100D (prueba). Claro que, a diferencia de este último, el producto de AMG no solo brilla al acelerar a fondo, también gracias a un habitáculo realmente lujoso y bien rematado.

Es sorprendente cómo han logrado ‘camuflar’ los 2.120 kilogramos que pesa este sedán en orden de marcha, porque al volante no parecen tantos. Puede que comparta plataforma con el Mercedes CLS (prueba), pero resulta mucho más ágil que este sin renunciar al confort. Lógicamente no llega al nivel de dinamismo del AMG GT Coupé, pero tampoco lo esperaba teniendo en cuenta las diferencias entre uno y otro.

Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé delantera

Lo que si comparte con su hermano de la familia GT de AMG es el motor V8, un propulsor que marca el carácter de esta berlina. Porque a pesar de que hay cambios técnicos (en los GT, por ejemplo, tiene lubricación por cárter seco), es sin duda alguna el verdadero protagonista. Considero que es el mejor motor V8 del momento por el carácter que tiene y por la forma en la que produce la potencia, especialmente en el caso de esta berlina en la que desarrolla su cifra de rendimiento más alta hasta la fecha.

PRUEBA: Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

Y qué decir del sonido que produce. Los ingenieros de AMG han logrado que los turbocompresores no alteren el bramido de este ocho cilindros. La melodía que emana de los escapes es verdaderamente adictiva, más incluso que las prestaciones que la acompañan. En los modos más deportivos suena tanto que parece mentira que venga así de fábrica, cualquiera diría que lleva instalada una línea de escape menos restrictiva, pero nada más lejos de la realidad.

El Mercedes-AMG GT 63 S es una de las berlinas de alto rendimiento más atractivas del momento, un vehículo sumamente exclusivo por las prestaciones que ofrece y por su precio. Porque las tarifas de venta para esta versión 63 S arrancan en 198.700 euros. Una cifra que puede subir rápidamente si añades algunas de las muchas opciones disponibles aunque por fortuna, lo importante a nivel técnico viene de serie.

A destacar A mejorar
Diseño Consumo
Prestaciones Acceso complejo a algunas funciones, como las regulaciones de los asientos
Sonido Peso
Ficha técnica Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ 4 puertas Coupé
Motor Cilindrada 3.982 cc
Cilindros 8 en V
Potencia máxima 639 CV / 5.500 – 6.500 rpm
Par Máximo 900 Nm / 2.500-4.500 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática, 9 velocidades, convertidor de par
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable / Resorte neumático / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable /Resorte neumático / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 5.054 mm
Anchura 1.871 mm
Altura 1.447 mm
Distancia entre Ejes 2.951 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Turbo. Intercooler
Peso Peso 2.120 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 315 km/h
Aceleración 0-100 km/h 3,2 seg
Consumos WLTP Urbano N.D.
Extraurbano N.D.
Combinado 12,9 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 292 g/km (Euro 6)
Precio Precio Oficial 198.700 euros

Fotos: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.