El protagonista de esta prueba, el Ford Mustang Mach 1, es un producto único en el mercado. Un coche emocional a la par que divertido, un deportivo que es capaz de sacudir tus sentidos con un tsunami de sensaciones. Todo gracias a la combinación de un motor V8 atmosférico, un cambio manual (o automático en opción) y una puesta a punto ágil. Y a eso hay que sumar el hecho de que tiene un precio de venta mucho más razonable que el de modelos con prestaciones similares, pues está disponible desde 62.971 euros.

200 Ford Mustang de toda España se reúnen en el Circuito del Jarama

La realidad es que hace poco más de 10 años podías entrar en concesionarios de marcas como Audi, BMW, Mercedes o Lexus y salir de allí con un deportivo con motor V8 atmosférico. Ahora, sin embargo, solo tienes una opción si quieres disfrutar de un motor de este tipo: el Ford Mustang (historia).

Y la versión que pruebo, el Mustang Mach 1, representa lo más de lo más dentro de la familia Mustang. Al menos en territorio europeo, ya que en Estados Unidos y otros pocos mercados se comercializan (o comercializaban) variantes todavía más radicales, potentes… y caras. Me refiero, por ejemplo, al salvaje Mustang Shelby GT350 (prueba) o al brutal Mustang Shelby GT500 (prueba) -aunque este último cuenta con sobrealimentación-.

¿Qué es exactamente el Ford Mustang Mach 1?

Prueba Ford Mustang Mach 1 zaga

Ya que he mencionado a los GT350 y GT500, decir que el Ford Mustang Mach 1 de la prueba hereda características de estos últimos tomando como base de partida al Mustang GT. En otras palabras, es el mejor Mustang que Ford ha creado sin renunciar al icónico motor Coyote, el archiconocido 5.0 V8. Y no porque lo diga yo, esta afirmación proviene del mismísimo Jim Owens, responsable de Mustang y Shelby dentro de Ford.

Una mecánica atmosférica capaz de sobrepasar las 7.000 rpm y que para la ocasión produce 460 CV y 529 Nm (+ 10 CV con respecto al Mustang GT). Un motor que comparte sus características con el del Ford Mustang Bullit (prueba). Los cambios con respecto a un GT normal incluyen un sistema de admisión más deportivo derivado del que montaba el GT350, un filtro de aire menos restrictivo, un cuerpo de acelerador de mayor diámetro (87 mm) y una nueva gestión electrónica.

Prueba Ford Mustang Mach 1 frontal

Este motor se puede combinar con una caja de cambios automática de 10 velocidades o un cambio manual de seis marchas. Este último, firmado por Tremec, tiene multitud de particularidades, como un embrague de dos discos reforzado, una palanca con recorridos más cortos y la posibilidad de hacer el punta-tacón automático o de subir de marcha sin tener que levantar el pie del acelerador (lo que los anglosajones llaman flat shift).

A esto hay que sumar un sistema de refrigeración reforzado para el aceite del motor, caja de cambios y diferencial de deslizamiento limitado. El objetivo que persiguen los ingenieros de Ford con estas medidas es la de garantizar el rendimiento del Ford Mustang Mach 1 en circuito. Del mismo modo, han introducido cambios aerodinámicos, en la suspensión y la dirección.

Prueba Ford Mustang Mach 1 llantas

Gracias al nuevo faldón delantero, el alerón posterior o el difusor, ofrece un 22% extra de carga aerodinámica con respecto a un GT. En cuanto a la parte ciclo, nos encontramos con nuevos muelles y estabilizadoras más rígidos, con unos amortiguadores MagnaRide con calibración específica y con componentes heredados, de nuevo, de los GT350 y GT500. Completan las novedades en este apartado las llantas de aleación de 19 pulgadas más anchas y calzadas con neumáticos Michelin Pilot Sport 4S.

A nivel estético, hay una parrilla delantera diferente, que está rematada en negro a juego con el faldón, el alerón o el difusor. Se ofrece con hasta ocho colores de carrocería, incluyendo el llamativo “Amarillo Grabber” de la unidad que ves en las fotos (que tiene un sobreprecio de 1.110 euros), e incluye pegatinas específicas sobre el capó o los laterales del vehículo. En el habitáculo, los cambios se centran en el pomo de la palanca de cambios -heredado del Bullit), un logotipo específico sobre el salpicadero y las costuras en gris.

Prueba Ford Mustang Mach 1 interiorEl equipamiento de serie, como en el Mustang GT, es muy extenso pero permíteme que me centre en lo importante, las sensaciones de conducción y el comportamiento, en lugar de enumerar todos los elementos que incorpora.

Con una sonrisa de oreja a oreja desde que te subes hasta que te bajas

Prueba Ford Mustang Mach 1 delantera movimiento

Pocos coches nuevos que se vendan en España te van a ofrecer tantas sensaciones como el Ford Mustang Mach 1 y menos aún en su rango de precio. Impresiona solo con contemplarlo desde fuera, por sus proporciones musculosas y diseño retro. Y te enamora tan pronto como te subes a bordo, pisas el embrague y presionas el botón de arranque, momento en el que el V8 cobra vida con un bramido capaz de poner los pelos de punta a cualquiera.

Cómo suena, es una pasada. Ruge cual león, con un gorgoteo imponente incluso cuando simplemente está girando al ralentí. Y se torna en un aullido atronador a medida que escalan las revoluciones. Parte de esto se debe al sistema de escape variable, que cuenta con una serie de mariposas que permiten ajustar el sonido, pudiendo escoger desde un modo silencioso para no perturbar el descanso de tus vecinos hasta uno pensado para circuito en el que lo da todo.

Prueba Ford Mustang Mach 1 escapes

Además del sonido, destaca por la contundente respuesta de su motor. Podrías pensar que con 5.038 cc no le gusta nada estirar, pero nada de eso. Está en su salsa cuando gira alto de vueltas y de hecho, sus 529 Nm se alcanzan a casi 5.000 vueltas mientras que sus 460 CV llegan cuando leemos 7.250 revoluciones por minuto en el tacómetro digital. Y lo bueno es que aunque da el par y la potencia máxima muy arriba, gracias a su cilindrada tiene fuerza desde el ralentí. De hecho, la sexta marcha tiene un desarrollo muy largo, pues cuando el motor gira a 1.000 rpm vamos a unos 57 km/h.

Esto te permitirá viajar muy relajado: a velocidades de crucero razonables casi no se percibe el motor desde el habitáculo. Y también beneficia el consumo de combustible, que puede ser más bajo de lo que piensas si eres capaz de contener tu pie derecho. Es cierto que la media oficial es alta, con 12,4 l/100km, pero si te lo propones puedes mejorarla bastante… o dispararla hasta el infinito. Todo depende de tu estado de ánimo.

Prueba Ford Mustang Mach 1 interior salpicadero

Durante la prueba del Ford Mustang Mach 1 el consumo medio más bajo que he logrado ha sido de 9,8 l/100km. Una cantidad razonable y más si tenemos en cuenta que utiliza gasolina de 95 octanos. Eso sí, en el momento en el que decidas explotar las prestaciones del motor, la cosa cambia. En conducción deportiva no es raro ver medias de entorno a los 18 l/100km. Yo lo veo como una “inversión”, se paga con mucho gusto por el retorno que obtienes en forma de sensaciones.

Al atacar mi carretera de curvas favorita, me he encontrado con una dirección más directa, un conjunto de suspensiones que sujetan muy bien el coche y mucho, mucho agarre. Es más ágil de lo que podrías pensar por su tamaño y peso (más de 1.800 en orden de marcha) y con 460 CV, también es muy rápido. Los frenos Brembo con discos delanteros de 380 mm aguantan muy bien el tipo en carretera abierta, aunque me habría gustado comprobar cómo se comportan en un entorno más exigente, como un circuito.

Prueba Ford Mustang Mach 1 trasera movimiento

El tacto de la caja de cambios es bueno y tiene unos recorridos muy cortos. El sistema de gestión electrónica hace un punta-tacón automático muy preciso y la posibilidad de cambiar sin levantar el pie del gas cuando vas a fondo es algo de lo que muy pocos coches de producción en serie pueden presumir. Es una pasada.

Vale, también tiene sus aspectos mejorables, pero como todos los coches. En este caso, las principales pegas que le puedo poner son que las plazas traseras podrían ser más amplias dado el tamaño del coche; que sería aún mejor si fuese más ligero; y que podrían pulir el acabado en algunas zonas del interior. Pero son unos detalles que no ensombrecen absoluto un producto que te hará sentir especial todas y cada una de las veces que lo conduzcas. Y esto no tiene precio. Bueno, en realidad sí: 62.971 euros.

A destacar A mejorar
Sonido Peso
Relación precio/prestaciones Calidad de algunos materiales
Imagen Plazas traseras justas para el tamaño del coche
Ficha técnica Ford Mustang Mach 1
Motor Cilindrada 5.038 cc
Cilindros 8 en uve
Potencia máxima 460 CV / 7.250 rpm
Par máximo 529 Nm / 4.900 rpm
Alimentación Tipo Inyección mixta directa e indirecta
Transmisión Caja de Cambios Manual,
6 velocidades
Tracción Trasera con autoblocante
Suspensión Delantera McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados de 380 mm
Traseros Discos ventilados de 360 mm
Dimensiones Longitud 4.797 mm
Anchura 1.916 mm
Altura 1.382 mm
Distancia entre ejes 2.720 mm
Maletero Volumen 408 litros
Peso Peso 1.839 kg
Prestaciones Velocidad máxima 267 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 4,8 seg
Consumo Combinado 12,4 l/100 km
Velocidad baja Nd.
Velocidad media Nd.
Velocidad alta Nd.
Velocidad muy alta Nd.
Emisiones Emisiones de CO2 284 g/km Euro 6 Etiqueta ambiental C
Precio Precio oficial Desde 62.971 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.