Las siglas RS en Porsche -que provienen de ‘RennSport’, que en alemán significa ‘competición de motor’- solo las portan los modelos más deportivos de la marca, los que derivan de modelos de competición. Y el caso es que el de esta prueba en vídeo, el Porsche 718 Cayman GT4 RS, las merece con creces.

Lo primero, por su imagen: ESPECTACULAR. Incorpora multitud de apéndices aerodinámicos, un alerón trasero heredado del Porsche 911 RSR y que también equipa el 911 GT3, y las tomas de refrigeración que sustituyen las ventanillas laterales. Suman el labio anterior, el difusor posterior, las llantas de magnesio forjado de 20 pulgadas y la jaula de seguridad, que si estuviera homologada por la FIA, podría entrar a pista a batirse el cobre con muchos coches de carreras… y mantendría el tipo; seguro.

Lo segundo, por su comportamiento. SENSACIONAL. El Porsche 718 Cayman GT3 RS Tiene un paso por curva rapidísimo y vira plano, plano. Y es su propulsor, también de origen de competición, en concreto del 911 GT3 Cup, un bóxer 4.0 de 500 CV, el que le da ese churro increíble con el que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 3,4″.

Y por último, su sonido: BRUTAL. Es el mejor que han escuchado estos oídos. Cómo suena y cómo va variando según sube de vueltas, según presionas más o menos el pedal derecho. A la mínima variación, cambia. Pero el sumun llega entre las 8.000 y 9.000 rpm. ¡Es como un grito!

Esta maravilla denominada Porsche 718 Cayman GT4 RS tiene un precio de partida de 167.262 euros, cifra que puede aumentar con creces al elegir el paquete Weissach, que cuesta 18.041 euros, 14.376 si no se cambia la jaula por una de titanio.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.