Los tiempos cambian, es evidente y lo que hace años era extraordinario (por salirse de la norma) hoy forma parte del colectivo. Me refiero al BMW Serie 1 (prueba) que la firma bávara lanzó hace ya algo más de dos años y que cambió por completo su concepción para dejar de ser el único compacto Premium con motores colocados en posición longitudinal con propulsión trasera por otros dispuestos transversalmente y con tracción delantera.

BMW M135i xDrive

La ventaja, que BMW ha conseguido mantener la esencia deportiva de sus versiones más radicales, firmadas como siempre por el departamento BMW M Motorsport. En el caso que nos ocupa, hablamos del BMW M135i xDrive que se mantiene como la punta de lanza de la deportividad gracias, principalmente, a su motor, su puesta a punto y si diseño.

Los mejores BMW Serie 1 de la Historia

Entra por los ojos

Aunque no sea lo más representativo en un modelo de este porte, comenzaremos por lo primero que se percibe, su diseño. Y es que coincidiendo con la llegada de los acabados BMW Individual a esta Serie 1, el BMW M135i xDrive que aquí probamos consigue aumentar todavía más su robustez. La misma que está enfatizada por una calandra con un tramado específico, paragolpes sobredimensionados con tomas de aire y molduras a juego con la propia parrilla, llantas de aleación de 18 pulgadas con opción de montar de manera opcional otras de 19; frenos M pintados en azul, faldones laterales más grandes en negro o un difusor trasero único con dos colas de escape circulares de 10 cm de diámetro. A ello se suma una carrocería que se aproxima 1 cm al suelo gracias a la rebaja de la altura.

BMW M135i xDrive trasera

En el interior los cambios son menos evidentes siendo, sin duda, los asientos el elemento que más nos enamora. De serie trae unos deportivos que ya recogen perfectamente nuestro contorno pero es en el catálogo de opciones donde encontramos por solo 615 euros unos M Sport con reposacabezas integrados que aumentan considerablemente la sujeción y le dan un punto Racing muy elevado. Tampoco desmerece el volante que pese a estar hablando de un coche con tintes deportivos mantiene su circunferencia habitual, sin partes achatadas, con un diseño de tres radios, un agarre excepcional y levas tras el volante. Por 233 euros lo puedes además calefactar.

BMW M135i xDrive interior

Para rematar, además de tener una pantalla central con numerosos menús relativos a las funciones deportivas, hay que mencionar que el cambio de rumbo de este BMW se vio justificado con ofrecer una mejor habitabilidad general. Pues bien, si alguien se atreve a ir en las plazas traseras mientras el conductor disfruta de una jornada de curvas ha de saber que podrá viajar sin problemas si no mide más de 1,85 metros. En lo que respecta al maletero los 380 litros que cubica le sitúan a la par que sus principales rivales, contando además con un hueco más que amplio.

Menos… ¿es más?

BMW M135i xDrive motor

Repasado el estilo y la silueta del vehículo, vamos directamente a lo importante en un BMW con apellido M: el rendimiento y la dinámica. No vamos a entrar en detalle de lo mucho que nos apenó en su momento saber que el modelo bávaro de acceso suprimía los motores de seis cilindros por otros de cuatro, rebajando además su cubicaje de los 3,0 a los 2,0 litros. Pero no hay mal que por bien no venga y aunque este 2.0 TwinTurbo de cuatro cilindros no emite la misma sonoridad que el seis cilindros, al menos sí puede enorgullecerse de ser el cuatro cilindros más potente que BMW haya fabricado jamás para un vehículo de serie.

Los 9 mejores motores de cuatro cilindros de la Historia

En concreto hablamos de una potencia final de 306 CV entre las 4.500 y las 6.250 rpm a lo que suma un par máximo de 450 Nm entre las 1.750 y las 5.000 vueltas. Cifras que lógicamente le ponen a la par que los Audi S3 Sportback (prueba) y Mercedes-AMG A 35 4MATIC. Un potencial que se gestiona de manera brillante mediante una caja de cambios automática con convertidor de par de ocho relaciones, Steptronic Sport, y con el sistema de tracción integral xDrive (es el único Serie 1 que lo monta) que prioriza el funcionamiento del tren delantero. El resultado, un coche que acelera de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y que sería capaz de superar los 250 km/h si la punta no estuviera autolimitada.

BMW M135i xDrive movimiento trasera

En marcha lo primero que percibimos es lo ya comentado, un motor menos ‘chillón’ que el seis cilindros que sustituye y con algo más de pereza para moverse por debajo de las 1.500 rpm pero en cuanto entra en el rango óptimo de revoluciones, tenemos un bloque muy lleno, con un sonido ronco que acaba cautivando y que incluso se presta a emitir algún que otro petardeo poco estruendoso.

No obstante, lo que realmente nos llena de satisfacción es la puesta a punto del chasis, casi perfecta para un vehículo que ha cambiado la propulsión por la tracción delantera. Sí, porque aunque este M135i xDrive sea un vehículo integral, el sistema funciona casi como un delantera. Solamente en los casos en los que la electrónica detecta una pérdida de agarre, el sistema traslada el 50% del par al eje trasero, algo a tener en cuenta si somos demasiado impetuosos en la entrada de una curva pronunciada pues el coche tenderá a ‘morrear’ ligeramente. Lo bueno es que incorpora un diferencial autoblocante mecánico Torsen que consigue sacar el máximo partido del motor permitiendo repartir la fuerza entre las ruedas delanteras.

BMW M135i xDrive barrido

A este tren de rodaje deportivo que rebaja la altura de la carrocería en 1 cm se suma una estabilizadora más firme, anclajes reforzados en las suspensiones y una amortiguación adaptativa. Además la dirección tiene desmultiplicación variable en función de la velocidad y los discos de freno delanteros además de contar con unas pinzas más grandes tienen un mayor diámetro para conseguir una mordida mucho más intensa. Contamos igualmente con la opción de poder desconectar parcial o totalmente el ESP permitiéndonos un mayor deslizamiento de los neumáticos pero no vayas a pensar en el mismo divertimento que el antecesor porque ‘morrear’ no resulta tan divertido como ‘culear’.

BMW M135i xDrive logo trasero

Ahora bien, no todo va a ser ir a fuego porque este M135i es uno de esos compactos que sabe adaptarse perfectamente a cualquier escenario. Lo hace gracias a esa suspensión adaptativa y a los programas más racionales como son el Comfort y el Eco Pro con los que el nervio desaparece para brindarnos un coche idóneo para el día a día en el que sobresale su sencillez de manejo y su elevada calidad de rodadura. De consumos es mejor no hablar cuando se activan los modos deportivos pero con los sosegados no será complicado que veas valores que se muevan entre los 8 y los 9 l/100 km.

En definitiva

Quizá el cambio de M140i a este M135i supusiera que muchos petrolhead perdieran cabello por tirarse demasiado fuerte del mismo pero como suele ocurrir en estos casos “lo mejor siempre es probarlo”. Nosotros así lo hemos hecho y aunque en determinados aspectos no llega a tener ese halo del predecesor, la realidad es que los cambios no tienen que ser necesariamente malos porque este Serie 1 deportivo es ahora menos excepcional que antes siendo más común, más normal. Ojo, no implica ser menos deportivo ni mucho menos pero sí menos nervioso e impredecible que antes para convertirse en un coche más equilibrado y fácil de llevar.

BMW M135i xDrive trasera

Para finalizar lo que en realidad tendría que decantar tu elección por este M135i xDrive debería ser el precio. Pues bien has de saber que los 55.800 euros que BMW pide por él se sitúan como el valor más económico de la sempiterna lucha germana pues te ahorrarás 1.430 euros en caso de que decidieras optar por un S3 Sportback (57.230 €) y nada menos que 8.925 euros si hubieras puesto tus ojos sobre el AMG A 35 4MATIC (64.725 €).

A destacar A mejorar
Dinámica de conducción Tracción delantera
Polivalencia de uso Sonoridad del motor
Precio más competitivo Acceso a zona trasera
Ficha técnica BMW M135i xDrive
Motor Cilindrada 1.998 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 306 CV / 4.500 – 6.250 rpm
Par máximo 450 Nm / 1.750 – 5.000 rpm
Alimentación Tipo Inyección directa. Turbo e intercooler
Transmisión Caja de Cambios Automática, 8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos ventilados
Dimensiones Longitud 4.319 mm
Anchura 1.799 mm
Altura 1.434 mm
Distancia entre ejes 2.670 mm
Maletero Capacidad de carga 380 – 1.200 litros
Peso Peso 1.600 kg
Prestaciones Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 4,8 seg
Consumo Combinado 7,4 l/100 km
Velocidad baja
Velocidad media
Velocidad alta
Velocidad muy alta
Emisiones Emisiones de CO2 167 g/km Euro 6 – Etiqueta C
Precio Precio oficial 55.800 euros

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.