El BMW 2002 Turbo fue el primer automóvil con turbocompresor producido en Europa. Un verdadero pionero en una tecnología que hoy en día resulta casi imprescindible en los motores de combustión. En este artículo te cuento mis impresiones de la prueba del BMW 2002 Turbo.

tres cuartos delantero del BMW 2002 Turbo

El BMW 2002 Turbo se daba a conocer en el Salón de Frankfurt en 1973 y se convertía así en la versión más deportiva de la gama 2002. Era la segunda creación de BMW Motorsport, tras el exitoso 3.0 CSL y para su desarrollo se tomaba como punto de partida el 2002 Tii. El motor disponía por tanto del sistema de inyección mecánica kugelficher, pero en este caso para aumentar su rendimiento se añadía un turbocompresor KKK de generosas dimensiones. El cuatro cilindros de 1.990 cc recibía además algunas modificaciones y entre otras cosas se rebajaba la relación de compresión que pasaba de 9,5:1 a 6,9:1. También se montaba un radiador de aceite para mejorar la fiabilidad.

La adopción del turbocompresor permitía así un considerable aumento de rendimiento y gracias a ello la potencia máxima pasaba de 130 a 170 CV, mientras que el valor máximo de par aumentaba de 17,7 mkg (173,5 Nm) a 24,5 mkg (240 Nm). Gracias a ello, no es de extrañar que las prestaciones aumentaran considerablemente y prueba de ello es que para acelerar de 0 a 100 km/h empleaba 6,9 segundos en lugar de 9,4 segundos y que la velocidad máxima alcanzara 211 km/h en lugar de 186 km/h.

Estética deportiva

Para asimilar el aumento en las prestaciones, el bastidor recibía algunos retoques, llantas más anchas, suspensiones más enérgicas y vías aumentadas entre otros retoques. El diferencial autoblocante era de serie en esta versión, mientras que la caja de cambios de cinco marchas contaba con unas relaciones bastante ajustadas.

Exteriormente muchos detalles diferenciaban al 2002 Turbo y dejaban en evidencia el talante deportivo de esta versión. En su parte inferior, la carrocería estaba decorada con los colores de BMW Motorsport y especialmente llamativa era el frontal. Se podía observar un llamativo spoiler y con letras grandes pero escritas al contrario se podía leer 2002 Turbo. Esto permitía que el conductor del coche que circulaba delante identificara rápidamente el modelo del coche que venía por detrás y cuales eran sus intenciones.

En la parte trasera se podía observar un discreto spoiler y lateralmente llamaban poderosamente la atención los prominentes aletines, que resultaban obligatorios para albergar las llantas de mayor sección y un ET más pronunciado. En el habitáculo los asientos delanteros eran de diseño más deportivo, el volante exclusivo para esta versión de tres radios de diseño deportivo y forrado en piel y el nuevo cuadro de instrumentos terminado en rojo. También contaba con una instrumentación más completa que incluía varios relojes.

Prueba del BMW 2002 Turbo

De alguna manera, el 2002 Turbo se puede considerar como el precursor de los actuales BMW M2 (prueba) y BMW M3 (prueba) y su talante marcadamente deportivo se pone de manifiesto nada más ponerse a los mandos. Aunque la dirección no cuenta con asistencia, en marcha su manejo es muy liviano, resultando un coche muy manejable. Sumamente ágil y receptivo a las órdenes que se le indican con el volante, es un coche muy divertido de conducir.

prueba del BMW 2002 Turbo

El tren delantero resulta muy preciso y obediente, va siempre por donde se le indica y hay que forzar mucho las cosas para que muestre algo de subviraje al límite. No ocurre lo mismo con el trasero, que se muestra muy juguetón, a poco que se descargue la abundante caballería en apoyo y en los cambios de apoyo. El diferencial autoblocante y su docilidad permiten un elevado disfrute a los mandos, ya que sus reacciones son siempre muy progresivas y predecibles.

El cuatro cilindros turbo resulta algo perezoso en baja, pero una vez superadas las 3.000 rpm empuja con mucha consistencia y en un santiamén se alcanza las 6.000 rpm, régimen al que conviene pasar a la marcha superior; por encima ya no compensa seguir ganando revoluciones. La capacidad de aceleración es muy elevada y el coche supera con facilidad la barrera de los 200 km/h cuando se le exprime al máximo.

motor del BMW 2002 Turbo

No tan brillante es su capacidad de recuperación, lo que obliga a emplear con bastante frecuencia el cambio de marchas, algo que es muy agradable, ya que su manejo resulta muy preciso y las marchas están muy bien escalonadas. Es evidente que su terreno favorito son las carreteras de montaña con muchas curvas, un escenario donde el 2002 Turbo se disfruta muchísimo, ya que además los frenos de disco macizos en las cuatro ruedas son suficientes para un coche que no llega a los 1.100 kg.

Exclusividad a un precio alto

El 2002 estuvo tan sólo dos años en producción, en 1975 llegaba el E21, y en plena crisis del petróleo con los precios del combustible por las nubes y un consumo algo elevado impidieron al 2002 Turbo el éxito comercial que se merecía. En los dos años que se mantuvo en producción se vendieron tan sólo 1.672 unidades, lo que ha provocado que en la actualidad se haya convertido en una preciada pieza de colección. Prueba de ello es que mientras que en el mercado del coche clásico la cotización de un 2002 Tii ronda los 30.000 euros, el 2002 Turbo puede alcanzar los 150.000 euros. Ver para creer.

prueba del BMW 2002 Turbo

Ficha técnica BMW 2002 Turbo (1973)
Motor Cilindrada 1.990 cc
Cilindros
Disposición
Delantero de fundición de hierro
con 4 cilindros en línea
Dos válvulas por cilindro
Potencia máxima 170 CV a 5.800 rpm
Par máximo 240 Nm a 4.000 rpm
Alimentación Tipo Turbocompresor KKK
Inyección mecánica Kugelficher
Transmisión Caja de Cambios Manual de 5 velocidades
Tracción Trasera
Diferencial autoblocante
Suspensión Delantera Independiente con brazos inferiores
Amortiguadores telescópicos
Muelles helicoidales
Trasera Independiente con tirantes transversales
Amortiguadores telescópicos
Muelles helicoidales
Frenos Delanteros Discos macizos, 256 mm
Traseros Discos macizos, 250 mm
Dimensiones Longitud 4.220 mm
Anchura 1.620 mm
Altura 1.410 mm
Distancia entre ejes 2.490 mm
Depósito Capacidad N.d.
Peso Peso 1.080 kg
Prestaciones Velocidad máxima 210 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 6,9″
Consumo Medio N.d.
Ciudad N.d.
Carretera N.d.
Producción Unidades 1.672
Precio Precio en la época N.d.
Valoración
BMW 2002 Turbo
Artículo anteriorLos 10 coches con el mantenimiento más bajo
Artículo siguienteLa marca española Spania GTA prepara «una bestialidad de hiperdeportivo que hará historia»
Todo lo que tenga motor y sobre todo los coches, han sido para mí casi una obsesión desde que tengo uso de razón. Empecé con las motos de campo, pero en cuanto tuve carnet de conducir, los coches se convirtieron en mi pasión. Si bien estudié ciencias empresariales, el periodismo del motor se convirtió, con el tiempo, en mi forma de vida.Me inicié corriendo rallyes desde muy joven y gracias a ello me surgió la oportunidad de entrar a trabajar en la revista Auto Hebdo. Tras dos años, pasé a Auto Mecánica y posteriormente daba el salto a la revista AUTOMÓVIL, donde he ejercido como jefe de pruebas durante más de treinta años. En todo este tiempo he tenido ocasión de conducir los mejores coches que salían al mercado, también muchos de carreras, dado que siempre he compaginado el trabajo de probador con la competición. Después de tantos años, los coches y sobre todo los clásicos, continúan siendo mi pasión, sin olvidar las carreras, una actividad que espero seguir disfrutando durante algunos años más. 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.