Existen coches que son especiales para las marcas. Incluso otros modelos que sin llamar demasiado la atención, como la unidad de esta prueba del Audi RS 4 Avant (B7), marcan a mucho propietarios. Incluso a fans de la marca, que ven en 'sleepers' como este su vehículo de ensueño y perfecto para cualquier tipo de uso.

Al fin y al cabo, eso es lo que siempre ha pretendido Audi con su gama RS con carrocería Avant. Ofrecer unas prestaciones de superdeportivo embutidos en el cuerpo de un familiar en el que sobre el espacio. ¿Es desmesurado el consumo del Audi RS 4 Avant con un V8 bajo el capó? Pues hombre, bajo no es. Pero tampoco se pasa de la raya. ¿Se puede usar a diario? Sin duda.

PRUEBA: Audi RS2 Avant

Lo bueno de poseer esta ranchera de Ingolstadt es que tienes un pedazo de historia de Audi, pues es muy especial. Un gran motor tanto en tamaño como en calidad, embutido en un lobo con piel de cordero que, dada su filosofía, no llama demasiado la atención a primera vista. Pero sí: tiene mucha 'chicha'.

Un motor diferencial

Me parece que estamos todos de acuerdo en que lo más importante en el Audi RS 4 Avant (B7) de esta prueba es el motor, así que voy a empezar contándote cómo es y cuáles son sus prestaciones unidas a este Audi RS. Se trata de un bloque V8 atmosférico de aluminio FSI de gasolina con 4,2 litros de cilindrada y una potencia de 420 CV.

prueba audi rs 4 (b7)

Dado que tiene un peso de algo menos de 1.800 kg, esa cifra, junto a los 430 Nm de par motor máximo, resulta suficiente para hacer que se mueva con soltura. De hecho, acelera de 0 a 100 km/h en 4,9 segundos y alcanza una velocidad punta de 250 km/h... limitada. Si lo deslimitas para su uso en circuito no deberías tener problemas en superar los 300 km/h.

La recuperación de 80 a 120 km/h se la 'merienda' en menos de 3 segundos, por lo que no te encontrarás con falta de empuje en ninguna situación. Aun así, te lo cuento algo más abajo, en las sensaciones. Culminar esta parte comentando su transmisión, una caja de cambios manual de seis relaciones que tiene en la corrección su mejor adjetivo. ¿Un dato interesante de su mecánica? En su momento, poquísimos atmosféricos superaban los 100 CV por litro.

PRUEBA: Audi RS4 Avant 2018 2.9 TFSI 450 CV quattro tiptronic

Pero, ¿cómo va en marcha el Audi RS 4 (B7)?

Estupendamente. Ese podría ser un buen resumen para el apartado del comportamiento dinámico en esta prueba del Audi RS 4 Avant (B7). Aun así, quiero ir un poco más allá por si a) tienes curiosidad y estás intrigado o b) andas en busca de una unidad en el mercado de ocasión y estás valorando su compra frente a otras alternativas de su categoría y tiempo, o precio.

Este alemán es uno de esos coches que da gusto conducir y que bien puede recibir la insignia honorífica de 'coche para todo'. Por supuesto que es deportivo y que tiene unos genes que le permiten disfrutar a su conductor. No en vano, su potencia máxima es entregada en las 7.800 vueltas, y el corte de inyección se sitúa en las 8.250. Pero también es cómodo para ir de viaje con toda tu familia.

prueba audi rs 4 (b7)

No se siente como un vehículo ligero, porque tampoco lo es. Y eso sin llegar a ser ni mucho menos torpe. Curiosamente, la fuerza va a parar al eje trasero en un 60% en condiciones normales, algo que te permite redondear las curvas a la salida de una forma muy satisfactoria siempre que no te pases a la hora de entrar en el vértice.

No es un coche 'morrón' y a pesar de su masa delantera, el hecho de tener, por ejemplo, las aletas frontales y el capó fabricados en aluminio, le restan tonelaje a su frontal. Pero si comienzas una curva demasiado rápido no obtendrás un comportamiento neutro porque sufrirás un leve subviraje. Tampoco es sobrevirador, ojo. Sino neutro.

Si estás buscando ir de lado en cada curva, es mejor que compres un (prueba) BMW M3 CSL, por ejemplo. Porque en donde más cómodo se siente este RS 4 (B7) es en una zona de giros rápidos y no tan retorcidos. Yendo 'alegre' pero sin demasiada exigencia, no se trata de un vehículo radical del que en cada tramo tengas que salir sudando y pensando en que has librado una batalla con él.

COMPARATIVA: Subaru Impreza 22B STi vs Mitsubishi Lancer EVO VI Tommi Mäkinen vs Toyota GR Yaris

Pero tampoco creas que solo es un turismo hecho para la Autobahn. Nada más lejos de la realidad. Es incisivo en los giros y con su tracción total encuentra motricidad en cada resquicio. Su sonido es motivador en cualquier situación y los frenos se portan a la perfección en el último tipo de tramo comentado. Delante monta unos discos de 365 mm de diámetro con pinzas de 8 pistones que trabajan de una manera solvente.

La entrega de potencia es instantánea, progresiva y lineal, y destaca por su empuje. En cuanto pisas el acelerador, responde; y si te mantienes en ciertos términos lógicos no te va a dar ningún susto. Ahora bien, eso no implica falta de diversión, y eso es gracias a detalles como todo lo mencionado... o su dirección, que es estupenda.

prueba audi rs 4 (b7)

Una dirección hidráulica que resulta comunicativa a la hora de 'chivarte' qué es lo que hay bajo los neumáticos delanteros, algo que sin duda se ha perdido en los Audi modernos de la gama RS. Un (prueba) Audi RS 4 actual es mucho más efectivo, sin duda. Por mucho. Pero deja de lado esa pasión que sí es capaz de transmitirte este B7 con el que, sin duda, te puede sacar una sonrisa sin que te lo esperes.

Esas sensaciones están presentes en todo momento, lo cual no quita que pueda 'tragarse' todo lo que vaya pisando el tren delantero, que no se descolocará bajo ningún concepto. Es muy preciso. Igualmente, la suspensión no necesita un tarado seco o demasiado firme para evitar el cabeceo a la hora de trazar curvas o frenar fuerte, y todo ello ofreciendo un notable nivel de confort a todos sus ocupantes.

En definitiva, es un coche perfecto para utilizar en el día a día pues resulta complicado encontrar en un modelo actual esa simbiosis entre comodidad, sonido y deportividad. Otro punto a favor es que la homologación de consumo medio según el extinto ciclo NEDC, que está situada en los 13,5 l/100km, puede ser realista a poco que seas algo cuidadoso con el pedal derecho.

¿Es muy diferente a un A4 estándar por dentro y por fuera?

Lo más seguro es que en una prueba de este tipo su estética sea lo más banal, pues aun tratándose de un tema importante, lo más relevante es todo lo que te he contado en los párrafos anteriores. Aun así, creo que es importante que sepas que este RS 4 Avant (B7) cambia en algunos aspectos. Sutiles, eso sí, al más puro estilo alemán de los 2000. Pero cambiar, cambia.

De esta manera, el entramado del fondo de la parrilla frontal es diferente, al igual que los paragolpes delanteros. Detrás tiene una salida de escape doble, con una cola a cada lado de forma ovalada. Asimismo, la zona inferior de los parachoques traseros también es más agresiva, y los espejos retrovisores laterales están terminados en un gris mate muy atractivo.

prueba audi rs 4 (b7)

Por dentro los detalles son todavía más discretos. Hay inserciones en fibra de carbono en lugares como la parte frontal del copiloto o alrededor del pomo del cambio de marchas. Además, el volante es más deportivo y dispone de una parte inferior achatada y terminada en símil de aluminio. Mientras tanto, los asientos son unos semi baquets muy bonitos, pero también cómodos y a la vez deportivos.

Los ajustes generales son excelentes y se olvida de tanta pantalla actual en favor de botones físicos e indicadores LCD monocolor. En las plazas traseras caben perfectamente dos adultos de talla media y el mullido hace que también se vaya muy confortable. Para terminar, el maletero tiene una capacidad de 460 litros en la variante de cuatro puertas y de casi 500 en el familiar Avant.

PRUEBA: Audi Sport Quattro S1 Grupo B

Conclusión de la prueba del Audi RS 4 Avant (B7)

El Audi RS 4 Avant (B7) de esta prueba demuestra que un coche no tiene por qué ser demasiado bruto o rudo para ofrecerte grandes sensaciones y satisfacciones. Una berlina capaz de solventar tu papeleta de desplazamientos diarios, pero también de viajar con total comodidad y hacer que te diviertas de lo lindo si te apetece algo de 'marcha'.

Eso sí, a costa de un consumo que sin llegar a ser elevadísimo, sí que puede condicionar a más de un hipotético comprador a la hora de valorar si hacerse o no con él. Sea como fuere, es uno de los pocos modelos de la firma de Ingolstadt que tienen ese 'alma' que se echa de menos en muchos Audi que han existido a lo largo de la dilatada trayectoria de la gama RS.

Ficha técnica Audi RS 4 Avant (B7)
Motor Cilindrada 4.163 cc
Tipo / Cilindros Delantero longitudinal
8 cilindros en V
Potencia máxima 420 CV a 7.800 rpm
Par máximo 430 Nm a 5.500 rpm
Alimentación Tipo Atmosférico
Inyección indirecta
Transmisión Caja de cambios Manual, 6 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados de 365 mm
Traseros Discos ventilados de 324 mm
Dimensiones Longitud 4.586 mm
Anchura 1.816 mm
Altura 1.415 mm
Distancia entre ejes 2.651 mm
Maletero Capacidad 495 litros
Peso Peso 1.785 kg
Prestaciones Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 4,9 segundos
Consumo
NEDC
Urbano 20,7 l/100 km
Extraurbano 9,4 l/100 km
Mixto 13,5 l/100 km
Producción Años 2006–2008
Precio Precio año 2006 83.500 euros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.