Fue algo más que la típica colaboración, ya que el Audi-Porsche Avant RS2 (así es como figura en la documentación, aunque de ahora en adelante nos referiremos a él con su denominación más popular, Audi RS2 Avant) se ensamblaba en la mítica planta de Rossle-Bau que el fabricante de deportivos tiene en Zuffenhausen y no en Ingolstadt como cabría esperar si atendemos a los cuatro aros que adornan su parrilla y no me enrollo más, que para leer lo de siempre, está la Wikipedia.

prueba-audi-rs2-avant-detalle-bastidor

¿Qué tiene de especial este coche?

Vamos primero al exterior del RS2 de la prueba: paragolpes, taloneras, antinieblas, intermitentes, retrovisores y llantas vienen de parte de Porsche. Los retrovisores proceden del 964 Turbo, así como el diseño de las llantas, que son de 7” de ancho en 17” de diámetro. Los intermitentes y antinieblas delanteros son de su sucesor, el 993.

Los paragolpes son exclusivos del Audi RS2: el delantero para dejar hueco a la refrigeración del intercooler (también de nueva factura) y poder acoger a los nuevos indicadores y antinieblas antes descritos; el trasero ahora porta la matrícula, para añadir donde esta iría, un reflectante rojo que une ambos faros al más puro estilo Porsche 911.

En el interior también podemos encontrar cosas que en el modelo en el que se basaba no. Lo más llamativo quizás son los asientos Recaro delanteros, que tienen la peculiaridad de ser abatibles como si de un coupé se tratase, pese a que el Audi RS2 Avant un coche de 5 puertas y que en opción podían tener un caracterisitco acabado en napa, todavía más característico si esta era de color azul.

Otra cosa que nos llama la atención es el en su día innovador acabado interior (que no lo llevan todas las unidades, ya que también estaba disponible en madera) de carbono. Sí, sí ¡carbono autentico en el año 94! Y para más inri, las costuras del tejido tienen una parte del hilo en color azul, a juego con el color exterior.

Cosas como los relojes con el fondo blanco (tanto los del cuadro como los tres auxiliares de la consola central), la palanca de cambios de seis velocidades o el volante (hay tres tipos: de tres palos sin airbag, de cuatro palos con airbag y de tres palos también con airbag como el de las fotos) acentúan un poco más  el carácter deportivo del Audi RS2 Avant de la prueba.

La mecánica

La base sobre la que se creó el RS2 fue el ya potente Audi S2 Avant en su versión de 230 CV con cambio de seis velocidades (la única combinación disponible en carrocería familiar), pero para la ocasión, fue convenientemente afinado por Porsche, siendo múltiples las mejoras que se llevaron a cabo: electrónica, caudalimetro, turbo, inyectores, bomba de gasolina, intercooler, árboles de levas, bomba de agua, colector de admisión y escape son más grandes o de nueva factura para poder elevar la potencia hasta los 315 CV y 400 Nm de par sin perjudicar su fiabilidad, ya que se trata de un motor con solamente 2.200 centímetros cúbicos, es decir: 143 CV/l.

Con todos estos ingredientes, la forma con la que entrega la potencia el Audi RS2 Avant es brutal. A partir de 3.000 revoluciones el motor pasa de ser perezoso, vacío e incluso insulso, a ser una bomba que no deja de empujar hasta las 7.200 vueltas a las se encuentra el corte de encendido, que se manifiesta más de lo deseado debido a la rabia y velocidad con la que sube de régimen el pequeño y sonoro 5 cilindros.

prueba-audi-rs2-avant-delantera-lucesEn la otra parte de la mecánica Porsche también dejó su impronta: suspensiones, frenos y llantas fueron también modificados para aceptar de manera holgada el aumento de prestaciones. Pinzas y discos provienen del 968 CS, siendo en su primera versión de 304mm en las ruedas delanteras y de 322mm en una revisión posterior.

Los amortiguadores son de diseño específico, más bajos y firmes, dándole así un comportamiento casi de deportivo, que se ve algo límitado por su peso y el reparto de este, que está condicionado por la peculiar disposición del motor, “descolgado” por delante del eje delantero.

Las llantas, también de diseño Porsche en 17” de diámetro y 7” de ancho, estaban calzadas originalmente con unos Dunlop SP8000 en 245/40 específicamente diseñados para el Audi RS2 Avant y cuyas especiales características hacían posible que fueran montadas en una llanta tan estrecha sin riesgo para la seguridad, algo que no pasa si montamos unas ruedas modernas en la misma medida. Por ello, es recomendable montar unas equivalentes 225/45 17, mucho más acordes al ancho de la llanta y que mejoran el comportamiento de manera notable. En este enlace podremos encontrar más información al respecto.

prueba-audi-rs2-avant-llanta

En marcha

Puede que las prestaciones puras a día de hoy no sorprendan mucho: de 0 a 100 km/h en 5,4 segundos, 262 km/h de punta y un 0 a 1.000 m en 25,1 segundos, pero en su día era suficientes como para que el RS2 Avant que hoy probamos sonrojara a la mayoría de deportivos y aun actualmente permiten llevar ritmos endiablados en carreteras abiertas y con buen firme.

La tendencia al subviraje está ahí, debido al reparto de pesos antes mencionado, pero la inmensa tracción otorgada por el eficaz sistema Quattro torsen acompañada de unas buenas ruedas modernas, hacen que se mitigue bastante, excepto en curvas muy cerradas y lentas, donde el elevado peso de alrededor de 1.600 kg más se deja notar.

prueba-audi-rs2-avant-lateral

Pese a todo, es un coche cómodo: sus suspensiones no son excesivamente firmes para los estándares actuales, está suficientemente bien aislado y el espacio interior es el necesario para que cuatro personas viajen cómodas. Su único inconveniente pueden ser los preciosos asientos, que no están todo lo bien adaptados que cabría esperar al habitáculo y resultan incomodos al poco rato de estar sentados en ellos.

Por el resto sigue siendo un magnífico coche para todo: cómodo, rápido, espacioso, tranquilo si no se le exige y tremendamente rabioso cuando se le pide.

Poseer un Audi RS2 Avant

Según las publicaciones de la época, unas 15 unidades iban a llegar a nuestro país, pero eso fue antes de que se decidiera ampliar su producción de los 2.200 inicialmente previstos a los 2.891 definitivos, por lo que debió matricularse alguno más.

Ahora sigue siendo un coche escaso. En España habrá alrededor de 30/35 unidades entre las nacionales y las importadas, de las que rara vez se ven más de 2 o 3 en venta simultáneamente.

prueba-audi-rs2-avant-frontal-estatica

Pese a ello, no es difícil hacerse con una buena unidad del RS2 por alrededor de 20.000 euros, ya que suelen ser coches que se han cuidado durante toda su vida, pero tampoco es raro que tengan más de 250.000 km, siendo las de kilometrajes bajos, más caras y extrañas.

Debemos buscar uno con un buen mantenimiento demostrable y a ser posible que disponga de elementos tales como el libro de mantenimiento, el de instrucciones, las llaves originales, la carpeta de la documentación, la bolsa de herramientas y la rueda de repuesto, que son difíciles de conseguir y convertirán a nuestra unidad en una verdadera ‘pieza de colección’.

llave-audi-rs-2

Mantenerlo a día de hoy es relativamente sencillo, ya que comparte mucho con el modelo del que deriva.

Las únicas cosas un poco más complicadas de obtener de su mantenimiento rutinario, son la bomba de agua y la correa de distribución, que son específicas y además hay que tener especial cuidado con ellas, ya que las válvulas son de interferencia y podemos causar daños muy costosos en el motor si se rompe la correa.

Pero gracias a Audi Tradition (que funciona realmente bien) es posible tenerlas en casa en menos de 5 días a precios razonables (aquí tienes el enlace):

ElementoCorreaBomba
Referencia034109119C034121004BX
Precio58,91 €303,30 €

Pese a que en cualquier concesionario Audi pueden realizar sin problemas y disponen de toda la documentación necesaria para ello, nunca está de más conocer nuestros coches, en caso de aventurarnos a realizar tan delicada operación fuera de la red oficial.

Otras piezas de desgaste habituales son:

ElementoDiscos de freno (cada uno)Discos de freno perforadosPastillas de freno delanterasPastillas de freno traseras
Referencia8A0615301B (304mm)8A0615601D (322mm)8A0698151F8A0698451A
Precio279,65 €486,71 €387,94 €208,25 €
Ficha técnica Audi RS2 Avant
MotorCilindrada2.226 cc
Cilindros5 en L
Potencia Máxima315 CV / 6.500 rpm
Par Máximo410 Nm / 3.000 rpm
TransmisiónCaja de CambiosManual de 6 velocidades
TracciónTotal
SuspensiónDelanteraMacPherson/Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
TraseraDobles triángulos superpuestos/Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
DimensionesLongitud4.510 mm
Anchura1.695 mm
Altura1.386 mm
Distancia entre Ejes2.620 mm
AlimentaciónTipo de AlimentaciónInyección multipunto. Turbo. Intercooler.
PesoPeso1.765 kg
PrestacionesVelocidad Máxima262 km/h
Aceleración 0-100 km/h5,4 seg
ConsumosUrbano14,3 l/100 km
Extraurbano7,7 l/100 km
Combinado9,2 l/100 km
EmisionesEmisión CO2No disponible
PrecioPrecio oficial (en la época)62.505 euros (10.400.000 pesetas)

Fotos: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.