Si hablamos de los sedanes eléctricos más rápidos del momento, solo hay dos modelos que realmente juegan en otra liga. Y esos son el veterano Tesla Model S Performance y el nuevo Porsche Taycan Turbo S (prueba). Ambos coches eléctricos son auténticos cohetes sobre ruedas que pueden hacer morder el polvo a prácticamente cualquier automóvil con motor de combustión interna en una carrera de aceleración en línea recta.

Aviar R67: imagen de Mustang, corazón de Tesla

Ya hemos tenido la oportunidad de ver un duelo de aceleración entre el Porsche Taycan Turbo S y el Tesla Model S P100D y en aquella ocasión el Taycan venció. La cosa es que desde entonces, Tesla ha actualizado su Model S (prueba) con ajustes de software y un nuevo modo llamado Cheetah Stance (traducido como ‘postura de guepardo’, literalmente). Con este último el sistema rebaja la altura de la carrocería en la parte delantera al activar el control de salida.

La idea detrás de este cambio es la de mejorar ligeramente el reparto de pesos y la aerodinámica de este coche eléctrico. Según Tesla, la actualización también añade unos 50 CV de potencia extra y más fuerza a velocidades por encima de los 120 km/h. Unos cambios que, al menos sobre el papel, podrían ser suficientes para salvar la diferencia de prestaciones entre el Model S Performance y el Taycan Turbo S.

Vídeo: Porsche 918 Spyder vs Porsche Taycan Turbo S

Pero ni con eso, el Tesla Model S no puede con el nuevo Porsche Taycan Turbo S. Según los datos oficiales aportados por cada fabricante, el Model S más rápido pasa de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos mientras que el Taycan completa esa operación en un mínimo de 2,8 segundos. Pero ya sabemos todos a estas alturas que Porsche suele ser muy conservadora con las cifras de prestaciones que ofrece de sus modelos.

Porque lo que sobre el papel es una cosa, en la práctica es otra. El Tesla sale muy rápido, de eso no hay duda, pero no puede hacer nada para evitar que el Taycan acabe pasándole. Ahora bien, para ser justos hay que decir que mientras que el modelo de Porsche prácticamente acaba de llegar al mercado, el Tesla Model S lleva a la venta desde hace siete años (2013). No deja de resultar increíble que un modelo tan antiguo -en términos automovilísticos- pueda plantar cara así a uno de los Porsche que más aceleran de todos los tiempos. Y eso sin contar con que el alemán prácticamente cuesta el doble que el modelo estadounidense, la autonomía, la capacidad de carga…

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.