No formará parte de la historia del Ford Mustang, porque lo haría como bastardo, pero es fácil reconocer que el Aviar R67 está inspirado por el mítico muscle car de Ford. Eso sí, que su americana estampa no os engañe: se trata de un vehículo eléctrico, todavía prototipo, de origen ruso.

Jason Momoa sorprende a su mujer al restaurar su primer coche, un Mustang de 1965

En Aviar Motors no se han cortado a la hora de tomar prestada la imagen del estadounidense, fácilmente reconocible, concretamente del prototipo original del modelo que vio la luz en 1962 en formato de biplaza. Su diseño es prácticamente un calco, aunque aporta ciertos rasgos propios como la fibra de carbono visible en el paragolpes, los faldones laterales o en la parrilla delantera, totalmente carenada ya que no hay motor de combustión que refrigerar.

Aviar R67

Y es que la plataforma sobre la que está desarrollado también es americana, pero no pertenece a la firma del óvalo, si no a la de un Tesla, concretamente la del Model S. Cuenta con un sistema de propulsión 100% eléctrico formado por dos motores, uno acoplado a cada eje, que desarrollan una potencia conjunta de 840 CV, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 2,2 segundos. La energía la suministra una batería de 100 kW, lo que le permite recorrer hasta 507 kilómetros por carga. La buena noticia es que rellenarla será muy rápido puesto que es compatible con los supercargadores de Tesla.

Shelby Mustang Signature Edition: edición especial conmemorativa

Que está basado en la berlina de Elon Musk también queda patente en el interior ya que, aunque el habitáculo ha sido rediseñado consiguiendo un estilo neo-retro, elementos como la masiva pantalla vertical de la consola central son inconfundibles.

Por el momento no se han desvelados ni los precios ni el momento en el que el Aviar R67 saldrá al mercado.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.