Producir e-fuels con una huella de carbono neutra. Ese es el objetivo que persigue la alianza formada (y firmada) por Porsche, Siemens Energy, AME y otros colaboradores. El objetivo no es otro que construir una planta piloto a escala industrial en la provincia de Magallanes, en la Patagonia chilena, con la que Porsche y Siemens se convertirán en fabricantes de combustible sintético.

Los cinco Porsche más rápidos de la Historia

Los e-fuels se obtienen a través de un proceso químico para el que se utiliza energía eólica renovable. En esta operación se disocia el agua en sus dos componentes (oxígeno e hidrógeno) y, a continuación, mezclando éste con dióxido de carbono (CO2) filtrado del aire se forma metanol sintético. Al final del ciclo, después de consumirse el combustible producido el balance de CO2 es casi neutro.

E-gasolina y e-diésel: ¿qué son los combustibles sintéticos?

La gran ventaja del combustible sintético es que se puede utilizar en el motor de gasolina de cualquier vehículo sin hacer ninguna modificación. Además, su distribución correrá a cargo de las estaciones de servicio convencionales así que no se necesita ninguna inversión adicional. Aunque no pueden competir con los coches eléctricos, son una alternativa válida para ayudar a la descarbonización mientras se desarrolla la movilidad cero emisiones y se abarata el precio de las baterías. Eso sí, tienen un talón de Aquiles: su precio es bastante más alto que el de los combustibles convencionales.

Porsche y Siemens unen fuerzas para fabricar combustible sintético

El Porsche 911

Para Porsche es una oportunidad que no podrían dejar pasar: no sólo pueden usarlos en toda su gama actual, también podrán hacerlo en todos modelos los clásicos que han producido desde 1948 y que, en el 70% de los casos, siguen circulando. En Stuttgart la prioridad es la movilidad eléctrica, pero esto es una medida complementaria teniendo en cuenta que el diseño de algunos de sus vehículos (como el Porsche 911) no admite un sistema de propulsión cero emisiones.

PRUEBA: Porsche 911 2.0 F Series (1964)

La marca alemana será el principal cliente de este e-fuel e invertirá 20 millones de euros en esta primera fase en la que está prevista una producción de más de 130.000 litros de combustible sintético para 2022. El Ministerio de Economía de Alemania, por su parte, financiará el proyecto con ocho millones de euros como parte de su estrategia nacional del hidrógeno.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.