Es difícil de entender que la obsesión por las cuatro plazas en la firma de Stuttgart viene desde el inicio de su fundación, más aún al comprobar que el primer modelo de producción con esta disposición es el (prueba) Porsche Panamera, vehículo cuya primera generación fue presentada en 2009.

Después de crear el Porsche de sus sueños, el 356, Ferdinand Porsche comienza a tener hijos con 26 años, momento en el que nace esa necesidad de compartir sus creaciones con su familia. Por ello nace el primer prototipo que supondrá el germen del Panamera, el 356 Tipo 530, que mantenía, grosso modo, las formas del 356, levantaba levemente el techo en la parte trasera para que los ocupantes de la segunda fila tuviesen más espacio, ampliaba la batalla y dejaba las dos puertas para conservar su aspecto deportivo. A pesar de la buena acogida del 356 en EE.UU. -Europa se recuperaba de la Segunda Guerra Mundial-, no llegó a producción por motivos económicos.

Ese empeño por las cuatro plazas se vio materializado en el prototipo Porsche 754 T7, uno de los prototipos del que sería el primer Porsche 911 de la Historia. El concept, que es de 1956, es un encargo de Ferry Porsche a su hijo Ferdinand Alexander Porsche. Tampoco vio la luz.

Porsche 356 Tipo 530
Arriba, el Porsche 356 Tipo 530. Abajo a la izquierda, el 754 T7. A la derecha, el 928-4 S.

El 928-4 S fue el último paso que dio la compañía alemana antes de llegar al Porsche 928 H50. El 928 era el modelo que iba a sustituir al 911 tras 15 años en el mercado, pero por suerte, pero sobre todo porque la firma era conocedora del enorme poder que tenía el ‘nueveonce’, no fue así. Mientras el 928 seguía a la venta, se sigue pensando en las cuatro plazas. Los ingenieros y diseñadores realizan un prototipo en Weissach como regalo a Ferry Porsche por su cumpleaños; es el 928-4 S.

La historia del Porsche 911: generaciones y versiones especiales

Y llegamos al Porsche 928 H50, un prototipo mucho más cercano a un coche de calle, más real. Tenía una serie de características que lo hacían único, como las pequeñas puertas laterales traseras, con apertura tipo suicida, que favorecían la entrada a las plazas posteriores. Y, como habrás podido imaginar, se quedó en el cajón; son dos razones: pensaban que su diseño no era 100% Porsche -tenía una batalla excesivamente larga-, puesto que exhibía un diseño con bastantes similitudes a las de un coche inglés o uno italiano, y porque, en paralelo, se estaban desarrollando otros proyectos de cuatro plazas, entre ellos, el Porsche 989, modelo muy avanzado pero que con la llegada de Wendelin Wiedeking al consejo de Dirección fue cancelado por motivos económicos, dando preferencia al Porsche 911 993 y al Boxster, salvando este último a Porsche de la quiebra.

Porsche 928 H50

El 928 H50 no llegó a ver la luz; tampoco fue mostrado y quedó entre los proyectos secretos de Porsche hasta que 25 años, en 2012, fue desvelado por primera vez en Pebble Beach.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.