El coche conseguido por Walter Röhrl no es uno cualquiera: la última adquisición del conocidísimo piloto es un Porsche 356 que cuenta con un motor que no es el original, sino que pertenecía a un 911 Turbo, lo que le otorga una pegada extra mayor que la del original. ¿Es un cambio suficiente como para que lo consideremos parte de la historia del Porsche 911?

imagen de Walter Röhrl con su Porsche 356

La historia del vehículo, dejando a un lado a su dueño actual, es bastante peculiar. Denominado como Porsche 356 3000 RR, empezó su vida como una unidad de serie, concretamente como un 356 B Roadster de 1959, pero fue modificado recibiendo el motor de seis cilindros de un 91 Turbo de 1977 por Viktor Grahser, mecánico de aviones que fundó Australian Porsche 356 Register para después volver a su Austria natal, a donde regresó con el vehículo y otros dos ejemplares del 356.

Walter Röhrl presenta los 5 mejores Porsche de rallyes de la historia

Allí, lo dejó dentro de un container, sabedor de que necesitaba una importante restauración para volver a estar a punto. Aunque la planeó, no tuvo tiempo de hacerlo porque falleció.

Entonces entró en escena Rafael Díez, mecánico y propietario de Díez Classic, que compró los tres ejemplares del Porsche y se puso manos a la obra para completar la restauración del vehículo modificado (ya contaba con paragolpes más anchos y una entrada de aire en el capó, entre otras cosas), aprovechando para cambiar el volante a la izquierda, cambiando detalles de la carrocería y el interior, y pintándolo por completo.

Porsche 356 de Walter Röhrl

Después le pidió a Röhrl que hiciera una prueba y, pese a que a priori era algo escéptico al respecto, tras ponerse al volante le sorprendió tanto lo balanceado que era y lo bien que iba con sus 260 CV que acabó comprándoselo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.