Los coches de Policía suelen ser vehículos prácticos, eficientes y robustos para aguantar el día a día de patrullar, alguna persecución espontánea y atender lo más rápido posible una emergencia. Sin embargo, algunas fuerzas policiales van un paso más allá y adoptan modelos de alto rendimiento que añaden valor al cuerpo. Este es el caso de la Policía británica, quien está estudiando incluir el Ranger Raptor y el Focus ST a su flota de coches patrulla.

La Volkswagen Transporter de la policía es una celda sobre ruedas

La Policía del Reino Unido disfruta de algunos vehículos algo más exclusivos, pero no tienen nada que alcance este nivel de prestaciones. El primero de ellos es el Ford Ranger Raptor (prueba), la versión de alto rendimiento del pick-up europeo de Ford. Dotado con amortiguadores Fox Racing de mayor recorrido, llantas específicas con neumáticos todoterreno, una altura libre al suelo de hasta 283 mm, modos de conducción y discos de freno en las cuatro ruedas.

Un Ranger Raptor y un Focus ST para la Policía británica

Ranger Raptor Focus ST Policía británica

Bajo el capó, el Ranger Raptor esconde un nuevo motor turbodiésel de 2.0 litros biturbo que entrega 213 CV de potencia y un increíble par motor máximo de 500 Nm. El bloque se asocia a una caja de cambios automática de diez velocidades y a un sistema de tracción a las cuatro ruedas. Pasa de cero a 100 km/h en 10,5 segundos y alcanza una velocidad máxima de 170 km/h. En España tiene un precio oficial de 63.050 euros.

El segundo candidato a sumarse a la flota de vehículos oficiales de la Policía británica es el nuevo Ford Focus ST (prueba). La cuarta generación del modelo apuesta por una estética deportiva y un motor 2.3 EcoBoost de gasolina con 280 CV de potencia y 420 Nm de par motor directos al tren delantero a través de un cambio manual de seis velocidades o una caja automática de siete relaciones.

Ranger Raptor Focus ST Policía británica

Dotado de un diferencial electrónico de deslizamiento limitado que mejora la tracción y la estabilidad, el Ford Focus ST Sportbreack (prueba), por el que apostará el cuerpo armado, puede pasar de cero a 100 km/h en 5,8 segundos y tiene una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h. En España tiene un precio desde 31.886 euros (Focus ST hatch).

Como no puede ser de otra forma, ambos vehículos han sido vestidos con la decoración amarillo fluor, azul, naranja, blanco y negro que lucen los coches de Policía británicos, y equipados con un sistema de luces de emergencia de LED tanto en el techo como en la parrilla delantera y en diferentes zonas de la zaga. Un sistema de radio en el interior permitiría a los agentes comunicarse con la central y con el resto de coches patrulla.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.