BMW es una de las marcas premium por excelencia, un fabricante con una larga trayectoria que tradicionalmente ha sido reconocido por sus berlinas de representación. Sin embargo, la compañía bávara también ha sido una asidua a los deportivos, con una hoja de representantes que es bastante larga. De entre todos ellos hemos elegido 5 de los mejores coches deportivos de la historia de BMW.

BMW 2002 Turbo

Deportivos BMW

El 2002 Turbo tiene el honor de ser ese modelo que establecería el modus operandi de la marca en los años venideros: crear versiones muy deportivas basado en modelos corrientes a los que el gran público aspiraba.

El 2002 se presentó en 1968, pero cinco años después vio la luz la versión Turbo, que montaba una versión turboalimentada del motor de gasolina de cuatro cilindros del modelo, llevando su potencia hasta los 170 CV. Además, un diferencial de deslizamiento limitado y frenos de mayores dimensiones contribuían a mejorar su comportamiento deportivo.

Por aquí te dejo la prueba del BMW 2002 Turbo.

BMW M1

Deportivos BMW

Sería imposible elaborar esta lista sin incluir en ella al que fue el primer modelo de la marca en lucir el distintivo ‘M’, que desde entonces ha sido sinónimo de altas prestaciones.

Sus angulosas formas ya forman parte de la historia de la automoción, montaba un motor 3.5 de seis cilindros en línea situado en posición central, tuvo una producción de solo 400 unidades (fabricadas entre 1978 y 1981) e incluso acabó teniendo su propia competición, la Procar.

Por aquí te dejo la prueba del BMW M1 E26.

BMW Nazca M12

Deportivos BMW

El Nazca M12 no llegó a venderse como tal, pero tras su presentación en el Salón de Tokio de 1991 se fabricaron cinco unidades que posicionaron a BMW en el mercado como una marca capaz de desarrollar superdeportivos.

Diseñado por Fabrizio Giugiaro, presentaba una silueta muy aerodinámica, un habitáculo en forma de cúpula y llamaba la atención por detalles como las llantas de cinco radios en forma de estrella. Su motor era un bloque 5.0 V12 que entregaba 350 CV, aunque una versión posterior descapotable añadía otros 25 CV de potencia.

BMW i8

Deportivos BMW

Con este deportivo BMW demostró que era una adelantada a su tiempo. Apostó por la electrificación para conseguir un mayor rendimiento, en este caso con una fórmula de híbrido autorrecargable que combinaba un motor gasolina 1.5 tricilíndrico con un bloque eléctrico. En la recta final de su producción desarrollaba 374 CV.

Ha pasado a la historia por su estilizado diseño, con detalles como la apertura de puertas de estilo élitro y, además de en carrocería coupé, también se vendió como descapotable.

Por aquí te dejo la prueba del BMW i8 Protonic Red Edition.

BMW I16

Deportivos BMW

Cierra la lista un vehículo que nunca llegó a ver la luz, el que hubiera sido el deportivo de la firma de Munich más actual de toda la lista. Se trata del proyecto BMW I16, que fue concebido como sucesor del i8 y que en su día fue adelantado por el BMW Vision M Next Concept de 2019.

8 superdeportivos de BMW, Mercedes y Audi que no llegaron a producción

Sin embargo, la situación creada por la pandemia del coronavirus hizo que el proyecto cayera en saco roto y hubiera que abandonarlo. Apenas hay datos concretos sobre él, pero parece que iba a ser un híbrido enchufable con 600 CV de potencia y una autonomía eléctrica de unos 100 km.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.