Hubo un tiempo no muy lejano en el que las marcas intentaban acercar al público de por aquel entonces al coche del mañana, concretamente al coche del siglo XXI. Claro ejemplo de ello es el Ford 021C, una berlina eléctrica de contenidas dimensiones que quiso mostrar el futuro de la compañía y, aunque no se acercó demasiado, lo cierto es que sigue siendo un vehículo curioso.

Ford Power Stroke concept, un error de diseño que, por suerte, se quedó en el cajón

Ford anunció a este concept car en el Salón de Tokyo de 1999, momento de irrupción y que momento en el que se anunciaban los primeros pasos de las marcas en el siglo XXI. El 021C fue un coche que quiso dar fe de los primeros vehículos eléctricos, aunque al final ha sido el Ford Mustang Mach-E el encargado de iniciar a la firma del óvalo en dicho terreno.

Ford 021C: un concept car que no atinó demasiado bien

Estéticamente nos encontramos con un coche pequeño -apenas 3,7 mm entre ejes- y con un diseño cuanto menos curioso. Mediante este, Ford consiguió adelantar con gran acierto algunos de los rasgos de los coches eléctricos contemporáneos, como por ejemplo piezas tapiadas que buscan beneficiar la aerodinámica y no refrigerar elementos mecánicos.

Ford GT90 Concept: “el superdeportivo más poderoso del mundo”… de los 90

El maletero se abría como un cajón y las puertas posteriores eran de tipo suicida, pero lo más curioso del Ford 021C es que no fue concebido por un diseñador de coches. El encargado de su creación fue Marc Newson, un diseñador de muebles que ya había colaborado con otras marcas, como por ejemplo diseñando las maletas que incluían algunos Ferrari de la época.

Puede que ni Newson ni Ford fuesen muy diestros a la hora de intentar anticipar a los coches del siglo XXI, pero su creador sí que acertó con una cosa. Y es que el propio Marc Newson bautizó al diseño de su criatura como neo-retro, un concepto que realmente se está utilizando a día de hoy y que busca combinar aspectos modernos con algunos propios del pasado.

Ford 021C concept car trasera

¿Veremos algún día a un coche eléctrico partir de la base del Ford 021C? Nunca se sabe, puesto que las corrientes que sigue el sector automovilístico son a veces inescrutables, y puede que la firma del óvalo nos sorprenda algún día con algo similar.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.