A la hora de definir el concepto ‘Power Stroke’ los adjetivos que se vienen a la mente pasan por potencia, dureza, fuerza… Es la forma de describir a los motores bautizados con ese sobrenombre y que se convirtieron en algo mítico dentro del mundo de los camiones por esas mismas razones. Sin embargo, esas dos palabras no siempre estuvieron relacionadas únicamente con el mundo de la mecánica. Así era el Ford Power Stroke concept, un error de diseño que, afortunadamente, se quedó en algún cajón.

Vídeo: así se castiga al Ford F-150 PowerBoost Hybrid en los ‘test de tortura’

En el año 1995, Ford quería mostrar al mundo su nuevo motor y se le ocurrió dar forma a un prototipo para presentarlo: acababa de nacer el Ford Power Stroke, que albergaba en su interior un motor turbodiésel V8 de 7.3 litros, que no tardaría en llegar a las líneas de producción con el apodo de ‘Power Stroke’. Eso sí, el diseño de aquella camioneta amarilla no captó exactamente la esencia de su mecánica.

Ford Power Stroke

Aunque era un concept car, el Ford Power Stroke estaba preparado para circular por la carretera. Contaba con la estructura modificada de un camión y el interior parecía el de uno de los modelos de las Ford F-Series: lo único que respondía a la definición de prototipo era su carrocería pintada de amarillo. Contaba con un parabrisas envolvente, los pilares A estaban ocultos y el guardabarros trasero estaba integrado en ella. Hoy puede parecer común, pero en 1994 eran toda una novedad.

 

Los complementos del Ford Power Stroke

No obstante, la parte que más reacciones provocó fue la de complementos como la visera que se extiende sobre el parabrisas delantero desde el techo y que era genial en los años 50, pero no en los 90. Tampoco terminaban de cuadrar los estribos con diseño de diamantes y aquellos pseudo contrafuertes ubicados en la parte trasera de la cabina y llenos de luces auxiliares.

Ford Power Stroke

A pesar de todo, el diseño del Ford Power Stroke concept sentó las bases del estilo que se impondría entre las camionetas de aquella época en la que todo giraba en torno a formas curvas, tal y como dejó patente los Ford F-150 del momento. Además, el interior de esta camioneta fue de los pocos detalles que sí llegaron a los modelos de producción: contaba con una consola central integrada, un reproductor de casetes y control de crucero.

Fotos: Mecum Auctions

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.