Cuando piensas en una marca de coches eléctricos, rápidamente se te viene a la cabeza Tesla. Y es verdad que la compañía de Elon Musk es la primera dedicada, exclusivamente, a la producción de vehículos a baterías. Sin embargo, el primer coche eléctrico producido en serie por un gran fabricante mundial no fue un Tesla, sino el FIAT Panda Elettra.

Tenemos que subirnos a la máquina del tiempo y regresar a 1990. Aquel fue el año de ‘Un’estate italiana’ (Un verano italiano), la canción compuesta por Gianna Nannini y Edoardo Bennato que llenó de ‘Notti magiche’ (noches mágicas) el Mundial de Italia’90. Un campeonato que se desarrolló sin mucha emoción y que terminó con Alemania como campeona, tras derrotar a la Argentina de Maradona con un gol de penalti. El primer título de Alemania ya unificada, tras la caída del muro de la vergüenza un año antes.

La Italia de chaquetas bombers y la crisis política

FIAT Panda Elettra

1990 fue también el año del final de una década trágica y sangrienta en Italia, con múltiples asesinatos de la mafia siciliana, la Cosa Nostra, liderada por Salvatore Totò Riina, y que continuaría en los años siguientes, con los asesinatos de los jueces Giovanni Falcone y Paolo Borsellino, ambos sicilianos, de Palermo, en 1992. Años difíciles, acompañados por una crisis política que condujo al escándalo Tangentopoli y a la reestructuración de todo el sistema político italiano.

FIAT Dino Coupé: el Ferrari para la gente corriente

En ese año de chaquetas bombers, jeans holgados y zapatillas blancas (¿cómo ahora?), Italia puso en la carretera un vehículo impulsado por un motor eléctrico en lugar de combustión. Un coche que no contaminaba. Esto era una auténtica revolución para el sector de la automoción, para la movilidad de los ciudadanos y, especialmente, para el cuidado del medio ambiente. Y no era un coche cualquiera, sino el de mayor éxito de la última década.

FIAT Panda Elettra (1990): el primer coche eléctrico producido en serie

Diez años antes, fue presentado el FIAT Panda, diseñado por Giorgetto Giugiaro y cuyo éxito fue tan arrollador que se convirtió en el utilitario por excelencia. El coche más amado por los italianos, desde el FIAT 500. La marca italiana, para demostrar su compromiso por la protección del medio ambiente, decidió realizar una versión del popular utilitario animado pro un motor eléctrico. El resultado fue el Panda Elettra.

Para ello, FIAT se asoció con la empresa austríaca Steyr-Puch y tomó como base el Panda CL. El motor Fire de 750 cc fue reemplazado por otro eléctrico de corriente continua de 9,2 kW de potencia (12 CV), que garantizaba un alto par incluso a bajas revoluciones. La energía eléctrica se generaba a partir de doce baterías de plomo de 6V: dos se colocan en el compartimento del motor, mientras que las otras diez se instalan dentro de un robusto contenedor de acero que ocupa la base del maletero.

95 años del aterrizaje del aviador Charles Lindbergh en París, gracias a la Torre Eiffel iluminada por André Citroën

Además, respecto al Panda CL de gasolina, el Elettra se distingue por el circuito de frenado reforzado, la diferente calibración de las suspensiones y los neumáticos aumentados. El depósito de gasolina se mantuvo para alimentar un pequeño calentador conectado al radiador del sistema de calefacción, que también se almacenaba dentro del compartimento del motor.

100 kilómetros de autonomía

La transmisión se realizaba a través de la caja de cambios convencional de cuatro velocidades del Panda, con su embrague incluido. En el velocímetro se introdujeron tres indicadores de velocidad máxima para las tres primeras velocidades: 15, 25 y 40 km/h, respectivamente. Sin embargo, en la ciudad, en llano, era posible prescindir del cambio manteniendo siempre la tercera marcha, incluso para las salidas desde parado, gracias a su elevado par instantáneo.

El Panda Elettra podía alcanzar los 70 km/h con un paso de 0 a 40 km/h en 10 segundos y superar pendientes de hasta un 25%. Con una velocidad de crucero media de 50 km/h, la autonomía era de 100 kilómetros. Además, el Panda Elettra contaba con un dispositivo automático de recuperación de energía en el frenado y el descenso.

Un interior biplaza

FIAT Panda Elettra

El interior del Elettra sufrió algunas modificaciones para poder albergar la arquitectura del sistema eléctrico. Se eliminaron los asientos traseros, convirtiendo el Panda en un biplaza, mientras que la sección frontal permaneció prácticamente invariable. En la parte inferior del cuadro de instrumentos se ubicaba un ordenador de a bordo que proporcionaba información sobre el estado de carga de las baterías.

El automóvil equipaba de serie un cargador automático, que completaba la carga en aproximadamente ocho horas y se podía conectar a la toma doméstica común de 220 V, 16 A. El equipamiento se completaba con unos asientos con reposacabezas, los cinturones de seguridad con enrollador y el espejo retrovisor en el lado derecho.

Porsche 356 B Carrera Abarth GTL: el coche que inspiró al legendario ‘nueveonce’

En 1992, FIAT lanzó la segunda evolución del Panda Elettra, con un motor más potente, que alcanzaba los 24 CV, y unas baterías de níquel-cadmio que reemplazaron a las de plomo-ácido de la primera serie. El Panda Elettra 2 se mantuvo en producción hasta 1998. En total, ocho años duró la versión eléctrica del FIAT Panda, el primer coche a baterías producido en serie por un fabricante, varias décadas antes de que apareciera Tesla.

Fuente: FCA Heritage

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.