Pensar hoy en FIAT es pensar en vehículos urbanos, ya sean utilitarios, monovolumen o crossovers. Pero antes, la marca italiana hacía cosas que hoy serían impensables, como un deportivo con un motor V6. Esto, que puede parecer una locura a ojos del público actual, es lo que hizo a mediados de los 60 con el FIAT Dino Coupé, el Ferrari para la gente corriente.

Lo de Ferrari no es casual, ya que el corazón de este precioso coupé era un motor desarrollado en Maranello. Desarrollado por dos de los grandes carroceros italianos, el Dino Coupé fue el resultado de un acuerdo entre Ferrari y FIAT, debido a la urgencia impuesta por las competiciones y también al nombre del hijo de Enzo Ferrari.

FIAT Dino Coupé: el Ferrari para la gente corriente

FIAT Dino Coupé

Hay que remontarse a 1966. Mientras Nancy Sinatra, la hija del gran Frank Sinatra, cautiva al público con la canción ‘These Boots Are Made for Walkin’ y el Real Madrid de los Yé-Yé ganaba su sexta Copa de Europa tras ganar al Partizan de Belgrado en la final y eliminar al Inter de Milán en semifinales (campeón de Italia aquel año), Ferrari tenía la urgencia de homologar un motor para los monoplazas de Fórmula 2.

Porsche 356 B Carrera Abarth GTL: el coche que inspiró al legendario ‘nueveonce’

Así que los de Maranello llegaron a un acuerdo industrial con FIAT para el suministro de los motores de seis cilindros en V ‘Dino’, llamados así en honor al hijo de Enzo Ferrari, fallecido prematuramente, y que había contribuido a su diseño.

FIAT Dino Coupé

En torno al nuevo y refinado motor V6 de 65 grados y 2.0 litros, en la sede de FIAT en Turín decidieron producir dos coches deportivos. En 1966 a Pininfarina se le encomendó la creación de la versión Spider, mientras que, al año siguiente, Bertone presentó el Coupé, con una distancia entre ejes alargada, lo que le permitía albergar cuatro asientos. Al ser más largo que el descapotable, también era más pesado y, por tanto, menos rápido. Sin embargo, tuvo una mejor acogida en el mercado que el Spider.

Alfa Romeo SE 048SP Grupo C: el proyecto no culminado de Fiat

La configuración mecánica seguía un esquema convencional: el motor estaba colocado en posición longitudinal delantera y acoplado a una caja de cambios de cinco velocidades que enviaba los 160 CV al eje trasero y contaba con un diferencial deportivo autoblocante. La suspensión delantera era independiente con muelles helicoidales, mientras que la cubierta trasera era rígida, en ballestas de una sola hoja. Tanto la versión Spider como Coupé recurrían a frenos de disco.

Éxito rotundo

FIAT Dino Coupé

El éxito, más del Coupé que del Spider, fue tal que, en 1969, la marca italiana lanzó una segunda serie con un motor evolucionado hasta alcanzar los 2.4 litros. El nuevo propulsor ofrecía mejores prestaciones: ahora entregaba 180 CV a 6.600 rpm. Y alcanza los 205 km/h en la versión coupé.

Además del nuevo motor, el Dino de segunda serie se beneficia de un nuevo puente trasero de suspensión independiente derivado directamente del Fiat 130, el buque insignia de la marca en aquel entonces, mejorando considerablemente el comportamiento en las curvas.

De 1967 a 1972, se producen en total de 7.577 ejemplares de Fiat Dino Coupé, entre las dos series. Alrededor del mismo motor, nacería un poco más tarde otro coche legendario, el Lancia Stratos. El FIAT Dino Coupé que ves aquí, de color plata metalizado con los interiores negros, corresponde a la segunda serie y pertenece a la colección de FCA Heritage. Está expuesto en el Centro Histórico FIAT de Turín.

Fuente: FCA Heritage

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.