El Victoria and Albert Museum de Londres va a ser el escenario de la exposición ‘Cars: accelerating the modern world’ que se centrará en el impacto que han tenido los coches como aceleradores sociales y económicos a lo largo del siglo XX. Una exhibición que incluirá varios modelos entre los que destaca uno: el Fiat 600 Multipla, un triunfo del estilo italiano y precursor de todos los monovolúmenes.

Fiat Multipla: historia, curiosidades y generaciones

Para entender la llegada del Fiat 600 Multipla hay que fijarse, primero, en la del Fiat 600. En 1953, dos años antes de que comenzase su expansión, Vittorio Valletta, que por aquel entonces era el presidente y director ejecutivo de la marca italiana, organizó una jornada dedicada íntegramente a probar un nuevo modelo. Se trataba de un sedán compacto de dos puertas y cuatro asientos con motor trasero y tracción trasera.

De aquella experiencia salió otra idea: la posibilidad de dar forma a una versión ‘carryall’ de aquel coche. Tras una breve fase de diseño, Fiat presentó su nuevo producto: el Fiat 600 Multipla. Lo hizo en el Salón de Bruselas de 1956 presentándolo como un coche con unas novedosas formas y, sobre todo, con un espacio interior excepcional.

Fiat 600 Multipla

Un interior multiusos

El Fiat 600 Multipla llamaba la atención por muchas cosas. Era un vehículo con cuatro puertas: dos traseras y dos delanteras que se abrían al contrario. A esto hay que añadir que se podía transformar en una pequeña autocaravana con una cama doble trasera. Y, además, lanzó una versión taxi que, rápidamente, invadió las ciudades italianas convirtiéndose en uno de los iconos del boom económico de posguerra del país.

Los anuncios de coches más ingeniosos de la Historia

Su interior, como veis, era, sobre todo, polivalente. Con tres filas de asientos podía albergar cómodamente a seis personas y con cuatro asientos abatidos era capaz de ofrecer un espacio de carga amplio y versátil. Con su versatilidad y practicidad, el Fiat 600 Multipla se convirtió en el vehículo predilecto de las familias y los conductores profesionales que se dedicaban al transporte de pasajeros.

La versión D

Compartía mecánica con el Fiat 600, es decir, estaba impulsado por un motor trasero aunque el espacio era diferente. La parte delantera del coche era casi vertical y en lugar de tener un capó ocupado por el depósito y la rueda de repuesto como en el 600, el Multipla tenía un par de asientos. El resultado era un vehículo que parecía estar viajando hacia atrás, con una parte trasera cónica y aerodinámica que podía acomodar tres filas de asientos y hasta seis personas.

Fiat 600 Multipla

En 1960, llegó la primera actualización con la versión D que mejoró el rendimiento sin aumentar el consumo. Por aquel entonces, los taxis italianos tenían una carrocería bitono: verde botella con la parte superior de color negro. Una combinación que acabó extendiéndose a los coches privados.

La furgoneta Fiat 600 T

Este sector contribuyó a la expansión del Fiat 600 Multipla, aunque el modelo que utilizaban era ligeramente distinto: el exterior se mantuvo, pero cambiaron el interior. Sustituyeron el asiento del copiloto por un portaequipajes y equiparon la parte trasera con dos asientos fijos y otros tantos plegables para transportar a dos o cuatro pasajeros.

Estos son varios de los concept cars más feos que se han diseñado

Además, se convirtió en un modelo utilizado por muchas empresas italianas (incluyendo Abarth) y fue la fuente de inspiración que la marca italiana utilizó para crear la furgoneta Fiat 600 T. No obstante, el Fiat 600 Multipla acabaría pasando a la historia como el precursor de todos los monovolúmenes.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.