La historia de este Aston Martin DB9 de comienza a finales de 2015 cuando Jessica Liu lo estrelló contra una roca. Para poder arreglarlo lo llevó hasta el taller Burrard Autostrasse, donde le dieron presupuesto para el arreglo: pagó una parte y se negó a abonar el resto. No contenta con esto, les denunció iniciando un periplo legal que ha durado tres años. La dueña ha terminado pagando 214.000 euros, casi más del doble de su valor.

Aston Martin diseña cinco pisos de lujo en Nueva York… que incluyen un Aston Martin DBX

Teniendo en cuenta que su seguro era el más básico y que el Aston Martin había sufrido daños estructurales, Burrard Autostrasse calculó que el arreglo costaría entre 55.000 y 85.300 euros. Jessica abonó una señal de 32.430 euros, se negó a pagar la suma restante y presentó una demanda contra el taller y contra el concesionario. Liu alegaba que se habían aprovechado de ella debido a su falta de conocimientos de inglés y a la percepción que tenían de ella de ser una persona rica.

Aston Martin DB9

En ese momento, la dueña del Aston Martin DB9 pedía una compensación de 193.000 euros debido a la larga lista de lesiones personales que aseguraba haber sufrido: depresión, ansiedad, trastornos del sueño y baja autoestima, entre otros. Pasó por cuatro bufetes de abogados diferentes antes de decidir que, finalmente, se representara a sí misma.

Casi el doble del valor del Aston Martin DB9

La jueza encargada del caso aseguró que no había encontrado evidencias para ninguna de las afirmaciones de Liu: “Reclama daños por diversas lesiones personales y por viajes que hizo desde y hacia China. A esto añade el valor de un coche nuevo, 256.000 euros y otros costes. La base legal es la coerción, el incumplimiento del deber fiduciario y la extorsión de ella como una persona económicamente acomodada cuyo primer idioma no es el inglés. Ninguna de las pruebas que tengo respalda estas acusaciones”.

Aston Martin DB9

Teniendo en cuenta esto, la jueza ordenó que la dueña del Aston Martin DB9 pagase la parte de las reparaciones que no había abonado, la tarifa por el almacenamiento del coche cuya factura asciende a 214.000 euros y algunos de los gastos legales que ha tenido Burrard Autostrasse. Se acaba así una batalla legal de tres años en la que Jessica Liu ha terminado pagando casi el doble del valor de su coche.

PRUEBA: Aston Martin DB11 V8

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.