Normalmente, cuando visitas algún museo del automóvil de los muchos que hay por todo el mundo, los vehículos que se exhiben están tan limpios y relucientes que puedes ver tu cara reflejada en la chapa. Pero no siempre ocurre así. A veces, los museos deciden conservar la suciedad de los coches de competición expuestos. ¿Sabías cómo lo hacen?

Parece la pregunta de un conocido programa de televisión, pero no. Puede que te parezca extraño, pero hay coches que se exponen tal y como acabaron una carrera o una prueba. Pero lo más llamativo es saber cómo lo consiguen, ya que, con el paso del tiempo, la capa de suciedad que cubre parte del coche puede variar. ¡hasta la suciedad necesita protección!

suciedad en el Toyota con el que la firma ganó las 24 Horas de Le Mans 2023

La curiosa manera de conservar la suciedad de los coches de competición en los museos

Los museos automovilísticos son lugares especiales para todo aficionado al motor. Espacios donde podemos ver joyas imposibles de encontrar en la calle. A menudo, lo más visitados son los de coches clásicos. En España tenemos varios, como la famosa Nave 122 de Seat, donde se encuentra la colección histórica de la marca española, con modelos tan curiosos como el Ibiza del Rey Felipe VI o una unidad del Ronda que Seat utilizó para defenderse de Fiat ante la Corte de Arbitraje de París en 1982.

Otros ejemplos son el Museo de la Historia de la Automoción de Salamanca, el Museo del Automóvil de Málaga, el Museo de coches Jardines de Sabatini, en Madrid, o el Museo Torre de Loizaga, en la provincia de Vizcaya. Fuera de nuestras fronteras, es conocido el Conservatoire Citroën, un enorme museo donde reposa la historia de la marca de los chevrones.

La razón por la que Akira Toriyama puso a Goku, Bulma y Gohan en el McLaren MP4/5B de Ayrton Senna

 

También es conocido el Musée de L'Aventure Peugeot, en Sochaux, donde se pueden ver no sólo los primeros automóviles de la marca francesa, sino también muchos de los productos que comercializó antes de entrar en el sector de la automoción, como bicicletas, molinillos de café u hojas de serrucho con un sistema patentado en 1819.

suciedad en el Toyota con el que Fernando Alonso ganó las 24 Horas de Le Mans 2023

Del mismo modo, también hay museos donde se preocupan por conservar la suciedad de los coches de competición y, para ello, utilizan una capa de barniz transparente. Esto protege los metales de la oxidación, ennegrecimiento, humedad y deterioro debido al uso y al paso del tiempo, a la vez que mantiene o aumenta el brillo. De esta manera, se mantiene el vehículo tal y como quedó después de finalizar una carrera

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.