Chevrolet está pautando los pasos hacia un futuro en el que la electricidad estará presente si o si, solo que lo está haciendo a su manera. Y es que la firma americana no juega sus cartas igual que sus contrincantes, si no que recurre a modelos antiguos y los electrifica, algo que ha pasado con este Chevrolet K5 Blazer de 1977.

El día que Chevrolet construyó un Corvette V12 para luchar contra el Viper

Y es que este no es el primer ejercicio que realiza Chevrolet con sus primeros retoños, los cuales abandonan su condición de vehículo de combustión en beneficio del mañana. Sin embargo, esto no solo podemos verlo como un augurio de lo que sucederá, sino también como una forma de salvar a los más veteranos ante la dura legislación.

Un Chevrolet K5 Blazer que se pasa a lo eléctrico

Estéticamente nos encontramos con un Chevrolet K5 Blazer normal y corriente, donde su imponente apariencia y sus medidas XL a los ojos de un europeo son perfectamente ordinarias. Sin embargo, detrás de toda esa fachada de coche americano de motor potente se esconde un vehículo más comprometido con el medioambiente que alguno que le saca unos cuantos años.

Chevrolet K5 Blazer interior

Estructuralmente nos seguimos encontrando con el mismo coche, aunque por supuesto se ha prescindido del V8 atmosférico de 4.0 litros capaz de producir 175 CV. En su lugar, la gente de Chevrolet ha optado por un motor eléctrico capacitado para desarrollar 200 CV y 361 Nm de par y una batería de 60 kWh. De momento se desconoce la autonomía que puede recorrer.

Chevrolet Camaro eCOPO Concept: más de 700 CV de Camaro eléctrico

Pero, pese a que estamos ante un proyecto destinado para SEMA 2020 virtual, no nos cabe duda de que este proceso servirá en algún momento no muy lejano para mantener vivos a los coches clásico nos guste o no. Mientras tanto disfrutaremos de estas alocadas creaciones y dejaremos que el tiempo se encargue de dictaminar la evolución del automóvil.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.