Después de haberte explicado por qué hemos comprado este coche y de contarte cómo fue el pedido y la entrega de nuestro rabioso utilitario deportivo, continuamos con la saga de artículos dedicados al Toyota GR Yaris. En esta ocasión vamos a tratar un punto que a muchos os parecerá aburrido: cómo hemos hecho el rodaje a nuestro Toyota GR Yaris. Pero que sea interesante o no no resta importancia a este paso, que al fin y al cabo es fundamental para garantizar el correcto funcionamiento y la fiabilidad del vehículo a largo plazo.

Así es el motor de un Toyota GR Yaris por dentro

Tengo que reconocer que haber hecho el rodaje al Toyota GR Yaris me ha recordado mucho a las primeras citas que tuve con mí ahora mujer. Porque con cada salida que hacíamos juntos cuando empezamos a vernos nos permitía conocernos un poco mejor. Al principio siempre mantienes cierta cautela porque al fin y al cabo es una persona desconocida (o un coche, en este caso). Pero con el paso del tiempo, día tras día y cita tras cita, empiezas a descubrir cosas que te encantan, detalles que acaban haciendo que te enamores.

Salvando las distancias, esas primeras citas han sido parecidas a hacer los primeros kilómetros a bordo del Toyota GR Yaris. Porque a pesar de la emoción que supone estrenar un coche -y más uno de este tipo-, tienes que ser capaz de contenerte y para ser más preciso, de controlar tu pie derecho. Poco a poco, según vas acumulando más y más metros, puedes empezar a exigir un poco al motor y este empezará a mostrarte su verdadera personalidad. Hasta que llega un momento en el que por fin puedes pisar sin miramientos el acelerador y es entonces cuando conoces su verdadera cara.

¿Qué dice el manual de usuario sobre el rodaje del Toyota GR Yaris?

Antes de contarte cómo hemos hecho el periodo de rodaje a nuestra unidad, veamos qué dice exactamente el manual de usuario sobre ello. Y aquí viene el primer problema que nos hemos encontrado: no pone lo mismo en el manual digital que cualquiera puede descargar en la web de Toyota en España que en el que viene en el coche. Me explico.

Antes de que nos llegara el GR Yaris (prueba), quizá para calmar nuestras ansias, dedicamos tiempo a recabar toda la información posible sobre el coche. Entre esa información estaba el manual de usuario digital, que leímos de principio a fin. En él encontramos, concretamente en la página 131, una sección titulada “Frenado de su nuevo Toyota”. No podemos poner una imagen por los derechos de autor, pero tú mismo puedes verlo si descargas el manual en la sección de propietarios de la página web de la marca.

¿Qué tiene que ver esa sección con el rodaje? Pues todo, porque en la página 129 del manual en inglés ese mismo punto se llama así: “Breaking in your new Toyota”. Traducido al español significa “El rodaje de tu nuevo Toyota”. Et voila. Un error de traducción podría hacer que un propietario pase por alto las recomendaciones, aunque hay que reconocer que al menos los consejos que dan a continuación sí se entienden perfectamente. Los dividen en dos partes, una dedicada a los frenos y otra al motor y resto de componentes mecánicos, de la siguiente manera:

“Para aumentar la vida útil del vehículo, se recomienda respetar las siguientes precauciones:

  • Durante los primeros 300 km (186 millas): Evite las frenadas repentinas.

Durante los primeros 1000 km (621 millas):

  • No conduzca a velocidades muy elevadas.
  • Evite las aceleraciones bruscas.
  • No conduzca de forma continua con marchas cortas.
  • No conduzca a una velocidad constante durante períodos prolongados.”

Pero quizá más sorprendente que lo anterior sea el hecho de que en el manual físico que viene en el coche esta sección directamente no aparezca. De hecho, el manual digital es mucho más extenso que el de papel, por lo que seguramente habrá otros muchos puntos que se omitan en el segundo.

No se trata de hacer kilómetros en ‘modo Flanders’ y en sexta

Antes de continuar, una aclaración: no te tomes al pie de la letra la forma en la que hemos hecho nosotros el rodaje, porque siempre encontrarás opiniones diferentes sobre cómo debes proceder. En nuestro caso, además de las recomendaciones que da el manual digital, hemos seguido los consejos de un ingeniero en automoción amigo de Periodismo del Motor, que nos dio una serie de pautas para aplicar durante los primeros 1.000 kilómetros.

A lo que indica el manual, es decir, a no conducir a velocidades muy elevadas, evitar aceleraciones bruscas, evitar circular de forma continuada en marchas cortas y evitar moverte a velocidades constantes durante periodos prolongados añadió lo siguiente:

– Someter a cierta carga al motor de vez en cuando sin pasar los límites de vueltas del siguiente apartado, intentando no superar el 50% del recorrido del pedal del acelerador.

Ir incrementando progresivamente ese límite de revoluciones conforme sumes kilómetros: hasta 4.000 rpm entre los 0 y 250 km, hasta 4.500 rpm entre los 250 y 500 km, hasta 5.000 rpm entre los 500 y 750 km y hasta 5.500 rpm entre 750 y 1.000 km.

No mantener el motor a las mismas revoluciones, intentar variar continuamente el número de vueltas para que los diferentes componentes internos se asienten correctamente.

Usar todas las marchas de la caja de cambios con frecuencia en la medida en la que sea posible. De esta forma, te aseguras de que el desgaste sea uniforme y el funcionamiento sea idéntico al engranar cualquier marcha.

Evitar desplazamientos cortos o arrancar el motor durante breves espacios de tiempo. Es importante asegurar una buena lubricación y que se alcancen las temperaturas óptimas de funcionamiento de los fluidos y componentes.

– Al alcanzar los kilómetros recomendados de rodaje (1.000 km en este caso), puedes someter a más carga al motor, pero continúa subiendo de vueltas progresivamente.

 

Hay quien recomienda cambiar el aceite una vez has finalizado el rodaje para sacar del circuito todos aquellos restos que se han podido generar durante esta fase. Toyota en este caso no lo especifica, indicando que la primera revisión -como todas las futuras- debe pasarse a los 10.000 kilómetros o al año, lo que antes suceda. En nuestro caso realizaremos un cambio de aceite (motor, caja de cambios, diferenciales y sistema de acoplamiento del eje trasero) al llegar a los 3.000 kilómetros, aproximadamente.

Como hemos dicho, esto es lo que hemos hecho nosotros, pero no te lo tomes al pie de la letra. Sigue siempre las recomendaciones que te den en el concesionario o las que aparecen en el manual.

 

En la siguiente entrega de esta saga de artículos dedicados a contar nuestra experiencia con el Toyota GR Yaris haremos una comparativa entre nuestra unidad con Circuit Pack y una sin esta opción. Aportaremos datos interesantes que posiblemente no hayas visto hasta ahora.

2 Comentarios

  1. hola me parece muy interesante desarrollar asi el articulo, de esta manera nos hacemos a la idea de todo el proceso.
    Solo hecho en falta a la espera de la siguiente parte el que nos cuentes un poco mas del dia a dia con el coche. Uno no siempre va con el pedal a fondo. ej: tipico dia, ir al curro, luego circular por autovia y finalmente ” relajarnos” en un tramo de curvas antes de volver a casa. con una sonrisa en la cara.

  2. Buenas, acabo de recibir el mio también y la verdad tenía pensado hacer el rodaje como vosotros, aunque lo que probablemente haga será cambiar solo aceite motor y filtro.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.