Los coches lobo con piel de cordero son muy atractivos para mucha gente. No a todo el mundo, ni mucho menos, le gusta que el diseño de su coche grite a los cuatro vientos que lleva algo 'gordo' bajo el capó. Algunos prefieren la discreción, y justo eso es lo que ofrecen los coches de esta lista: mucha potencia sin llamar la atención. Eso sí, todos tienen algo en común, y es que son de la década de los años '90.

GMC Typhoon

coches lobo con piel de cordero

El GMC Typhoon utilizaba un motor V6 sobrealimentado por turbo de 4,3 litros de cilindrada. Su estética era discreta, pero bajo su capó se escondían 280 CV de potencia enviados a las cuatro ruedas a través de una transmisión de cuatro velocidades. Además, el equipamiento de serie incluía un diferencial de deslizamiento limitado trasero y suspensión neumática.

Nissan Sentra SE-R

coches lobo con piel de cordero

El Sentra SE-R estaba construido sobre la plataforma B13 de Nissan y el motor era el SR20DE de cuatro cilindros con 140 CV de potencia. Aparentemente puede no parecer mucha potencia, pero gracias a su bajo peso podía acelerar de 0 a 100 km/h en tan solo 7,6 segundos.

Mercedes 500E

coches lobo con piel de cordero

Mercedes siempre quiso instalar un motor grande en una berlina media, así que le encargó el trabajo a Porsche. La colaboración, que incluía un rediseño del chasis, dio lugar al 500E, el cual estaba propulsado por una mecánica V8 atmosférica de más de 300 CV. Contaba con un cargador de CD's y hasta teléfono, lo que era bastante sorprendente en aquella época.

Dodge Spirit R/T

coches lobo con piel de cordero

Dodge también tomó prestados los conocimientos de otra marca, en este caso Lotus, para dar vida al Spirit R/T. Disponía de un propulsor de 2,2 litros con 220 CV y una caja de cambios de cinco relaciones para gestionar toda esa potencia. Por otro lado, su nivel de acabados también estaba muy por encima del resto de versiones del modelo.

Mitsubishi Galant VR-4

coches lobo con piel de cordero

Presentado en un primer momento como una versión potente del Galant normal para competir en el Grupo A del Mundial de Rallyes, Mitsubishi logró vender hasta tres generaciones del VR-4. Podría decirse que fue el hermano mayor del Lancer Evolution. Tenía casi 200 CV de potencia y un sistema de tracción a las cuatro ruedas.

Volkswagen Passat VR6

coches lobo con piel de cordero

Volkswagen ya tiene mucha experiencia con el Passat. Sin embargo, en los '90 nos sorprendió con el VR6, con un motor V6 de 2,8 litros de cilindrada que erogaba más de 170 CV de potencia. Iba ligado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y tenía la capacidad de acelerar de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos.

Ford F-150 SVT Lightning

coches lobo con piel de cordero

Ford tiene un filón en el F-150, un pick up con una larga historia tras su nombre. Pero esta versión SVT Lightning era uno de esos coches lobo con piel de cordero de los '90. No llamaba mucho la atención, pero disponía de un bloque V8 de 5,8 litros con 240 CV. De hecho, la siguiente generación aumentó la potencia hasta los 340 CV. ¿Una curiosidad? Hasta Lady Gaga tiene uno.

Toyota Previa S/C

coches lobo con piel de cordero

Toyota decidió montar un motor de 2,4 litros en el monovolumen Previa antes de dejar de vender este modelo. Por aquel entonces, un vehículo de este tipo con sus 135 CV de potencia no era lo normal. Montaba un motor de 2,4 litros ligado a una transmisión manual o automática. Incluso más adelante llegó a los casi 160 CV, después de que el fabricante japonés introdujese pequeñas mejoras.

Volvo 850 T-5R

coches lobo con piel de cordero

Volvo lanzó este coche en los '90 con un motor turboalimentado y una potencia de casi 250 CV en cuya gestión electrónica también puso su granito de arena Porsche. Eso sí, aunque no era demasiado llamativo, contaba con ciertos detalles delatores, como unos faldones laterales, el alerón trasero o, si te fijabas un poco más, los asientos de cuero con inserciones en Alcantara.

Estos son varios de los concept cars más feos que se han diseñado

Jeep Grand Cherokee Limited 5.9

coches lobo con piel de cordero

Cuando Jeep decidió dar carpetazo a la producción de la primera generación del Grand Cherokee, la marca despidió al modelo colocándole un potente motor V8 de 5,9 litros. Se vendió a finales de la década de los años '90 con casi 250 CV de potencia. Pero no solo destacaba por ello, sino también por su equipamiento: tapicería de cuero Nappa, sistema de audio Infinity, llantas exclusivas, escapes cromados...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.