Se suele decir aquello de “quien tuvo, retuvo”, pero si hablamos de Walter Röhrl, el mítico piloto directamente nunca ha dejado de tener unas manos que ya querrían el resto de los mortales para sí. Aunque a sus 72 años ya no se dedique a competir, no está para nada oxidado y es que cada poco tiempo le vemos a los mandos de un deportivo exprimiéndolo a placer. Esta vez le ha tocado el turno al Porsche 718 Cayman GT4.

Nuevos Porsche 718 Spyder y 718 Cayman GT4: los más deportivos

La segunda generación del modelo alemán se presentó este mismo verano, como un vehículo exigente que, para regocijo de los puristas, se decantaba por el empleo de una caja de cambios manual de seis velocidades. Su corazón es un motor bóxer 4.0 de aspiración natural que desarrolla 420 CV de potencia y 420 Nm de par máximo, lo que le propulsa de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos y le permite alcanzar una velocidad máxima de 304 km/h.

Cuenta, además, con toda una serie de añadidos que perfilan un comportamiento dinámico de primer nivel: aumento del 50% de carga aerodinámica respecto a su predecesor, chasis derivado del 911 GT3 991, suspensiones Porsche Active Supension Management (PASM) que rebajan 300 mm su altura, frenos con discos de acero perforado de 380 mm…

Porsche 718 Cayman GT4 Sports Cup Edition: lo más de lo más

El lugar elegido para la prueba de Röhrl es el circuito de Knockhill, en Escocia, donde tuvo lugar la presentación del Porsche. Lo mejor es que los compañeros de Carfection, haciendo gala del buen gusto que tienen siempre, se han dejado de efectos sonoros o de enturbiar el vídeo con música de fondo, dejando como banda sonora el rugido del motor atmosférico de cuatro litros del deportivo:

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.