Volvo y seguridad son dos términos que llevan ligados más de medio siglo. Los productos del fabricante sueco destacan por sus grandes avances en materia de seguridad, y esto no es casualidad. La compañía realiza un gran trabajo de investigación y desarrollo con el objetivo de reducir al máximo el número de víctimas mortales en las carreteras. A continuación, implementan estos avances en sus propios vehículos. Pero esto supone un gran esfuerzo en investigación y miles de pruebas de choque anuales. Por suerte, Volvo cuenta con las mejores instalaciones de Suecia diseñadas con este fin, el Volvo Cars Safety Center.

20 años de Euro NCAP: así han evolucionado los test de choque

El Centro de Seguridad de Volvo Cars fue inaugurado a principios de 2000 por el rey Carl XVI Gustaf de Suecia en Torslanda, cerca de Gotemburgo. Este enorme laboratorio permite a los ingenieros recrear todas las situaciones de tráfico y accidentes posibles, probando sus coches mucho más allá de lo que estipulan las normativas europeas. Durante las últimas dos décadas, Volvo ha realizado una media de un crash test al día, lo que se traduce en más de 7.000 pruebas de choque para aprender más sobre los accidentes y cómo mitigar sus efectos en los pasajeros.

Volvo Cars Safety Center: 20 años innovando en seguridad

El Volvo Cars Safety Center está equipado con dos pistas de pruebas principales que tienen 108 y 154 metros de longitud, respectivamente. La pista más corta es móvil y se puede colocar en un ángulo entre 0 y 90 grados, lo que permite realizar pruebas de choque en diferentes ángulos y velocidades, o simular un accidente entre dos coches en movimiento. En este caso, se pueden realizar test de choque a velocidades de hasta 120 km/h.

Volvo 245 Transfer: la polivalencia de una enorme carrocería

Mientras tanto, en el exterior de estas instalaciones se realizan las pruebas de vuelco y unos test que simulan una salida de la carretera donde el coche se lanza a un gran socavón de tierra a gran velocidad. Volvo también cuenta con un equipo móvil que rastrea y examina accidentes reales, así como una grúa que puede dejar caer los coches al vacío desde una altura de 30 metros. De este modo, los equipos de emergencia pueden practicar rescates en condiciones que simulan un accidente real.

Volvo Cars Safety Center
El equipo de técnicos de Volvo lleva 50 años analizando accidentes de tráfico reales en pos de la seguridad

En el interior de la sala principal del Centro de Seguridad de Volvo Cars se utiliza una barrera de choque de gran tamaño para probar varios impactos frontales, traseros y laterales. La barrera tiene un peso de casi 940 toneladas y se puede mover si es necesario para realizar una prueba de choque. Además, el fabricante sueco cuenta con otras dos docenas de barreras fijas y móviles que se pueden utilizar en los test, incluida una similar a un alce para simular choques que involucran animales grandes o realizar la famosa ‘prueba del alce’ (maniobra de esquiva).

Orígenes y evolución del Centro de Seguridad de Volvo Cars

En el año 2010, Volvo implementó un sistema de cámaras de alta velocidad capaz de grabar las secuencias de los test de choque a 200.000 fotogramas por segundo. Las escenas se graban desde diferentes ángulos, incluido el foso cubierto de plexiglás. Y más recientemente, el centro de seguridad ha sido actualizado para albergar test de choque para coches eléctricos.

Sin embargo, Volvo comenzó a trabajar mucho antes en seguridad. Sus orígenes se remontan a la década de 1950, cuando la compañía implementó el cinturón de seguridad como equipamiento de serie en sus coches después de la solicitud de patente de Nils Bohlin en 1959. Desde entonces, Volvo no ha perdido su ambición por comprender los accidentes, trabajando de manera constante para prevenirlos y reducir así las víctimas de accidentes de tráfico en todo el mundo.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.