El Volkswagen W12 Nardò es uno de esos prototipos que bien podría haber cambiado la historia de una marca. No hay duda que con el paso de los años a Volkswagen le ha ido más que bien pero, ¿qué habría sido de haber llevado a producción un concept de este tipo? Al fin y al cabo, Audi se atrevió con el R8 y el resultado ha sido todo un éxito. Hoy te contamos la historia del Volkswagen W12 Nardo, el que podría haberse convertido en el ‘superdeportivo del pueblo’ en caso de que se hubiera fabricado.

Volkswagen EcoRacer Prototype, diésel y muy deportivo

Volkswagen W12 Nardò, un estilo propio

A finales del siglo pasado, Ferdinand Piëch estaba completamente loco por sacar un superdeportivo bajo una de sus marcas. Para ello le solicitó al diseñador italiano Giorgetto Giugaro que crease una carrocería para un concept que acabaría vendiéndose como modelo de producción bajo el paraguas de Volkswagen. De este modo, en 1997 fue presentado el Volkswagen W12 Syncro en Tokio. Se trataba de un coche que anticiparía la llegada del superdeportivo -o hiperdeportivo- más mítico de la firma de Wolfsburgo: el Volkswagen W12 Nardò.

volkswagen w12 nardo interior

El resultado fue una carrocería excepcionalmente baja y ancha, como la de cualquier superdeportivo que se precie. Además, los pasos de rueda sobresalían del conjunto de forma llamativa. Sobre todo los de los neumáticos delanteros, que ayudaban a redondear el diseño de un capó con unos faros a la altura de las llantas. Por el contrario, la parte trasera exhibía unas formas bastante cuadradas y una salida de escape doble a cada lado del paragolpes, donde estaban integradas. Pero incluso con un atractivo tan singular, la imagen del cuerpo era lo de menos: lo importante, la verdadera estrella de este coche, era su motor.

Para empezar; W12, 414 CV y tracción total

Al final lo que importaba era que se viera su propulsor. Lo que brillaba con luz propia. Por eso se instaló un techo panorámico que, además del habitáculo, dejaba a la vista su impresionante mecánica. El cristal llegaba hasta la zaga del vehículo y el motor estaba en posición central trasera. Un bloque de 5,6 litros con 12 cilindros en disposición de W y una potencia de 414 CV. Hoy en día un compacto premium deportivo puede acercarse mucho a esa cifra, pero hace más de 20 años era una auténtica barbaridad. Tanto que la aceleración de 0 a 100 km/h le llevaba tan solo 4 segundos.

Volkswagen Corrado G60 Record: un desconocido para recordar

Conviene añadir que otro de los estandartes del primer prototipo era la implementación de la tracción a las cuatro ruedas de Volkswagen. Se le conocía comercialmente como Syncro, y fue el sistema que aportó el apellido a este concept car. Tras probar su eficacia en él, en el siguiente ejercicio se olvidaron de esta tecnología Syncro y al coche le quitaron el techo.

Primero el descapotable, y en 2001…

Durante los siguientes meses, Volkswagen tuvo a bien presentar el W12 Roadster, que venía a ser prácticamente el mismo coche que el W12 Syncro, pero sin techo. Bueno, también había otra diferencia muy importante: la tracción a las cuatro ruedas pasó a ser un sistema de propulsión trasera. Con todo, mantenía el motor original de su predecesor y, con este las increíbles prestaciones de las que presumía. Lo que más llamaba la atención -saliendo de lo obvio, ya que se trataba de un superdeportivo roadster- era un parabrisas sin marco.

volkswagen w12 nardo

En ese momento todo conducía a la fabricación del superdeportivo de Volkswagen. Así, en 2001 salió a la luz el Volkswagen W12 Nardò. El producto definitivo. Un coche con el que la marca alemana plantaría cara a los V12 de sus rivales. La carrocería volvía al formato coupé, pero al motor W12 se le apretaron las tuercas para obtener unos 600 CV de potencia, una burrada incluso a día de hoy. Con menos de 1.200 kg de peso, sus números eran sorprendentes: de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y una velocidad punta de 350 km/h. De hecho, Nardò hace referencia al circuito de pruebas de velocidad situado al sureste de Italia y cuyo propietario desde el año 2012 es Porsche Engineering.

La historia de los 3 Volkswagen Polo G40 de 1985 que rodaron a 200 km/h durante 24 horas

Los récords del Volkswagen W12 Nardò

Gracias a su aerodinámica y a su potente propulsor, el Volkswagen W12 Nardò ha sido el protagonista de varios récords de velocidad. El más llamativo fue el de una carrera de resistencia de 24 horas en la que recorrió aproximadamente 7.700 km… a una velocidad media cercana a los 320 km/h. Al final, cuando más maduro estaba el proyecto, Bugatti anunció la aparición del Veyron 16.4: Piëch ya tenía su hiperdeportivo… pero bajo otra marca diferente. Eso sí, este prototipo sirvió como base para coches como el Audi A8.

volkswagen w12 nardo trasera

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.