En 1977, se estrenó la película ‘La espía que me amó’, de 007, protagonizada por Roger Moore. En aquella película, Bond conducía un Lotus Esprit capaz de sumergirse bajo el agua y navegar como si fuer aun submarino. Desde entonces, muchos han intentado sumergir un coche en el agua, aunque sin éxito. Sin embargo, el canal Chillin whit Chet de YouTube ha metido un Tesla Model S Plaid en el agua. ¿Qué ha pasado?

El Tesla Model S Plaid bate el récord de coches eléctricos en Nürburgring

Partiendo de la base de que es difícil que un coche pueda circular bajo el agua, resulta algo más sencillo en un vehículo eléctrico que en uno de combustión interna, ya que no necesita aire para que funcione el motor. Esta es la teoría, pero como es habitual, ponerla en práctica no es tan fácil. No obstante, estos chicos del canal de YouTube han hecho un experimento introduciendo un Tesla Model S Plaid bajo dos metros de agua.

El Tesla Model S Plaid bajo el agua

Los motores eléctricos no necesitan aire para funcionar, a diferencia de los motores de combustión interna, que funcionan con la mezcla de combustible y aire. Por otra parte, el Model S Plaid cuenta con potencia suficiente para no necesitar modificaciones para moverse bajo el agua.

El Tesla Model S Plaid supera al Porsche 911 GT2 RS en Laguna Seca

Lógicamente, existe el riesgo de que el agua entre en el sistema eléctrico, aunque, en teoría, los coches eléctricos están perfectamente aislados para que no entre una cantidad importante de agua que pueda provocar un corto circuito y acabar electrocutados.

Y el Tesla flota…

Luego hay que tener en cuenta otro factor, el conductor y su necesidad de respirar. Uno de los retos a los que se enfrentaban los protagonistas del vídeo era evitar la entrada de agua en los componentes electrónicos y en el interior. También intentan que el coche se hunda por completo, pero el Tesla demuestra una capacidad de flote sorprendente.

A pesar de sus más de 1.800 Kg, la berlina eléctrica de Tesla es capaz de flotar a través de la zanja con más de dos metros de agua, sin hundirse. Finalmente, el coche llega por sus propios medios al otro extremo de la charca y logra salir con un poco de ayuda de un todoterreno.

Fuente: Carscoops

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.