El Ford Mustang de Westen Champlin ya fue noticia el año pasado al instalar un motor diésel bajo el capó. En una serie de vídeos, el propietario mostró al mundo su creación mientras remolcaba un barco con sobrada potencia. Si bien entonces ya era un espectáculo de humo negro y fuerza bruta, Champlin ha decidido que no era suficiente y ha instalado un motor diésel de 1.500 CV en su Ford Mustang.

Este estadounidense decidió cambiar la mecánica de gasolina de su Ford Mustang (conoce la historia) por un motor Cummins de seis cilindros en línea y 5.9 litros en 2020. Este propulsor ofrecía de serie 233 CV de potencia y casi 600 Nm de par, aunque tras instalar un turbocompresor de grandes dimensiones que asomaba por encima de motor junto a la chimenea en la que se había convertido el escape, ahora entregaba 620 CV y 2.033 Nm de par.

Instala un motor diésel de 1.500 CV en un Ford Mustang

motor diesel 1.500 cv ford mustang
Westen Champlin (YouTube)

Para la gran mayoría de conductores, estas cifras serían suficientes (sobre todo la de par motor que, poniéndolo en perspectiva, es 400 Nm superior a la que ofrece el Bugatti Chiron (prueba) de serie), para Westen no lo era y decidió que había llegado el momento de instalar un nuevo motor y duplicar la potencia de su Ford Mustang diésel.

Alemania fuerza una alianza contra la prohibición de los motores diésel y gasolina en 2035

El propulsor elegido volvió a ser Cummins, pero ahora tiene 6.1 litros de cilindrada y está respaldado por dos enormes turbocompresores. El resultado de este swap fue una increíble potencia inicial de más de 900 CV medidos en un banco de potencia, aunque la cosa no quedó aquí.

En una segunda prueba en el dinamómetro, el Mustang turbodiésel arrobó 1.030 CV de potencia. No contento con ello, el equipo volvió a realizar ajustes en la mecánica y probó una tercera vez para medir su potencia, con un resultado de 1.281 CV de potencia a las ruedas, que equivale a unos 1.500 CV al cigüeñal, y un impresionante par motor de 2.982 Nm, o lo que es lo mismo, casi el doble de lo que ofrece el hiperdeportivo de Bugatti antes mencionado.

Si bien Westen Champlin y su Mustang diésel no son el mejor amigo de los ecologistas, todos sabemos que en Estados Unidos las normas anticontaminación no son tan estrictas como en Europa y es sustancialmente más fácil modificar motores o crear locos proyectos como el que puedes ver en el vídeo (en inglés) más arriba. No te lo pierdas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.