Si pensamos en un coche rápido, polivalente y que enamora a todo amante de los coches por igual tan solo nos viene a la mente el Audi RS6. Y es que Audi lleva desde hace años mejorando un fórmula maravillosa, mediante la cual se permite a sus usuarios disfrutar plácidamente de un viaje por autopista o acudir a Nürburgring y dar rienda suelta a todo su potencial.

PRUEBA: Audi RS2 Avant

Esto mismo ha hecho este periodista que, ni corto ni perezoso, ha decidido acudir al Infierno Verde para ver de qué es capaz el Audi RS6 2020. Y es que no es para menos, puesto que por mucha carrocería familiar que presente el alemán, no deja de contar con una puesta a punto digna de un superdeportivo.

Audi RS6 2020: una bestia disfrazada de familiar

Cierto es que la imponente estética del Audi RS6 2020 deja entrever que no estamos ante un familiar normal y corriente. No, se trata de un auténtico lobo con piel de lobo dispuesto a impulsarte a toda velocidad por circuitos tan exigentes como lo es Nürburgring.

Esto en parte es posible gracias al espectacular esquema mecánico del que goza y presume el Audi RS6. En sus entrañas se esconde un V8 biturbo de 4.0 litros capacitado para desarrollar 600 CV y 800 Nm de par, cifras que lo catapultan hasta los 100 km/h en 3,6 segundos y le permiten alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h limitada electrónicamente.

Y es que resulta hasta alucinante decir que el propio Infierno Verde se le queda pequeño al Audi RS6 2020. Dicha conclusión la sacamos después de ver al super-familiar adelantando como si nada a auténticos superdeportivos o trazando curvas a más de 200 km/h con la precisión de un bisturí. Por supuesto mención aparte merecen las manos de su conductor, quien demuestra que sabe muy bien lo que hace.

Audi RS6 Avant RS Tribute Edition, limitado a 25 unidades

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.