España tiene todo el potencial para jugar un papel fundamental en la industria del motor. Y, más concretamente, en la de los coches eléctricos. No hacemos referencia a la cantidad de fábricas que atesoramos, sino a la riqueza geológica de nuestro país. Las tierras raras tienen la clave: ahora sólo falta explotarlas.

Ford 021C: el concept car eléctrico que quiso adelantar los coches del siglo XXI

Uno de los elementos principales que componen las baterías son las tierras raras, que son 17 elementos de la tabla periódica que no se encuentran en su forma pura con mucha frecuencia. El 80% de la producción mundial está en China, razón por la que este país es el principal fabricante del citado componente. España podría convertirse en el actor revelación por la cantidad de materiales de este tipo que tiene en la superficie y en su fondo marino. No en vano, según detalla 20Minutos, dentro de nuestras fronteras habría unas 70.000 toneladas de tierras raras.

Coche eléctrico

1,3 millones de toneladas de litio

Sin embargo, nuestro país posee cantidades considerables de los elementos químicos que marcan el ritmo en la industria del motor. En Cáceres hay 1,3 millones de toneladas de carbonato de litio (con un valor de 4.000 euros por tonelada) en lo que sería el segundo yacimiento más grande de Europa por detrás de Portugal. Vincent Ledoux Pedailles, director ejecutivo de Infinity Lithium (la empresa que quiere extraerlo) explicó a EFE que con esa cantidad se pueden fabricar 10 millones de coches eléctricos.

Coches eléctricos: los puntos de recarga públicos tendrán que pagar un nuevo impuesto

Sin salir de Extremadura nos encontramos con el vanadio (20.000 euros/tonelada) o con el cobalto, del que se estima poseemos unas 10.000 toneladas (65.000 euros/tonelada). El 59% del cobalto procede de la República Democrática del Congo donde la extracción no se ajusta a unos principios demasiado éticos, algo que deja a China, una vez más, como principal exportadora.

Mina de Riotinto

Segundo productor de cobre

En Andalucía y más concretamente en Huelva están las minas de Riotinto. Este yacimiento rico en cobre convierte a España en el segundo productor europeo de este material. El objetivo es extraer 822.000 toneladas de este punto ya que, según las previsiones, su demanda aumentará un 40% en los próximos años: los coches eléctricos tienen entre cinco y seis veces más cobre que un vehículo normal.

En los túneles del Capitolio se utilizaban coches eléctricos a principios del siglo XX

La última parada está en las Islas Canarias: allí se encuentra el monte submarino Tropic para el que España ya ha solicitado la soberanía. Esta formación es rica en telurio y cobalto (las estimaciones apuntan a 2.600 toneladas), hay suficiente cantidad como para fabricar 277 millones de coches eléctricos. El problema es que, hoy en día, no existe la tecnología necesaria para extraer estas materias que están a 5.000 metros de profundidad.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.