Inicio Etiquetas SEAT Ibiza Kit Car

Etiqueta: SEAT Ibiza Kit Car

El SEAT Ibiza Kit Car fue el resultado de una apuesta, un sueño: volver a los rally con grandeza y consiguiendo buen marketing y buena imagen a base de ser los mejores en la competición. En los años 90 SEAT vivía tiempos de cambios. Volkswagen estaba ya controlando la compañía y la marca debía dar un salto en cuanto a imagen. El SEAT Ibiza Kit Car llegó, además de para devolver a SEAT a la más alta competición sobre ruedas, para mejorar esa imagen.

Seat Ibiza Kit Car

Tras 18 años sin competir en el Mundial de Rallies, SEAT lo tenía claro: para conseguir prestigio internacional, esta plataforma era la más apropiada. Echo un vistazo a su gama y desde el primer momento estuvo claro: el SEAT Ibiza debía ser el coche sobre el cual basar la estrategia. Sin duda, el modelo más importante a nivel comercial de la marca por aquel entonces.

1995: comienza el proyecto del SEAT Ibiza Kit Car

En 1995 SEAT decide inscribir un Ibiza 1.8 16v pilotado por Erwin Weber en el Rally de Portugal, en una categoría que parecía venirle como anillo al dedo: la de dos ruedas motrices. En aquella época ya todo el mundo equipaba la tracción integral en la categoría reina, por lo que era interesante ver cómo pequeños coches homologados con tracción delantera sufrían por los tortuosos caminos de tierra y exigentes tramos de asfalto.

El coche se comporta bien, pero se nota que estamos ante un proyecto recién nacido. Poco a poco los resultados van mejorando, hasta que en el Rally Acrópolis tiene lugar el momento de inflexión: el SEAT Ibiza consigue un primero y un segundo que cambiarán el curso de la historia para la marca española. SEAT Sport tiene el favor de la compañía y se lanzan a un proyecto mayor: competir en el WRC, en la categoría F2, con coches de dos litros y tracción a dos ruedas.

Seat Ibiza Kit Car tierra

La FIA se había propuesto crear esta categoría con el objetivo de dar más vida y espectáculo al Mundial de Rallies, pero capando notablemente el poderío de estas máquinas para evitar poner en ridículo a más de un coche del WRC, cuyo coste era muy superior. El SEAT Ibiza Kit Car es un pequeño matagigantes, con un motor de dos litros y 260 CV enviados a las ruedas delanteras mediante una transmisión de seis velocidades con relación cerrada y embrague bidisco de carbono. El coche tiene una gran puesta a punto y los resultados no tardarán en llegar.

SEAT Ibiza Kit Car: campeón del mundo

El coche cuenta con una puesta a punto genial en tierra, donde no encuentra rival. En asfalto empieza más flojo pero pronto los resultados llegan. El equipo español se proclama campeón del mundo en categoría FIA 2L en su primera participación, algo único hasta ese momento. Es cierto que no es una categoría tan mediática como el WRC pero SEAT empieza a cosechar los primeros resultados de su apuesta.

Seat Ibiza Kit car trasera

El año 1997 será clave, ya que toca repetir éxito en un entorno más hostil: ya no son unos tapados. En el Rally de España debuta el SEAT Ibiza Kit Car EVO 2 y el éxito es abrumador: consigue ocho victorias consecutivas y al final del Rally de Italia, Seat Sport se proclama matemáticamente ganadora de la Copa del Mundo 2L. Ese mismo año, viendo los buenos resultados, se decide dar el salto a la categoría reina. Seat desarrolla el Cordoba WRC.

Varios son los nombres propios adscritos a los éxitos del SEAT Ibiza Kit Car, destacando especialmente tres: Harri Rovanpera, Chus Puras y Erwin Webber. El coche estaba a la altura de lo que se esperaba y destacó también por su buena fiabilidad, algo que lo hizo prácticamente imbatible durante la temporada de 1997.

SEAT Ibiza Kit Car: ¡3 mundiales consecutivos!

En 1998 el éxito se iba a repetir por tercer año consecutivo y ya no había duda de su potencial. SEAT Sport vivía un año histórico, con el desarrollo de dos proyectos paralelos en la élite de los rally. El SEAT Ibiza Kit Car volvía a conquistar el campeonato del mundo de dos litros con Harri Rovanpera, Oriol Gómez, Toni
Gardemeister, Jörgen Jonasson y Gwyndaf Evans en el equipo. Además, ese mismo año debutó el Córdoba WRC en el Rally de Finlandia, además de conseguir el primer punto para la marca en la categoría reina en el Rally RAC de Gran Bretaña.

Seat Ibiza Cupra F2

Sin duda, el SEAT Ibiza Kit Car fue un punto de inflexión para el departamento de SEAT Sport, el salto definitivo hacia la élite de la competición. Desde entonces, la marca no ha repetido un éxito tan rotundo como aquel y es una pena que desde SEAT no se conmemorasen aquellos triunfos con alguna edición especial para fans y coleccionistas. El SEAT Ibiza Cupra F2 fue un buen intento, una pena que finalmente se quedará en un simple sueño de verano.

ESPECIAL: el SEAT Ibiza cumple 30 años

Hoy, 27 de abril de 2014, el SEAT Ibiza cumple 30 años. Ese día, hace ahora tres décadas, salía de la Zona Franca de...