A comienzos del siglo XX, cuando los automóviles eran artículos de lujo solo al alcance de las clases más adineradas, era habitual la existencia de carroceros que elaboraban piezas únicas para los clientes más exigentes y distinguidos. Rolls-Royce era un ejemplo, entre muchos otros, y ahora ha recuperado esa tradición, a través de su departamento de personalización, creando este Rolls-Royce Boat Tail, un lujoso one-off para irse de pic-nic.

De pic-nic de lo que quiera su dueño, que ha pagado por este encargo la friolera de 20 millones de libras, unos 23 millones de euros al cambio. Pero decimos lo del pic-nic, porque este Rolls es un elegante y moderno descapotable de inspiración náutica que, bajo las puertas de su cubierta trasera de madera, se esconde una nevera para guardar champán y copas, así como un juego de cubiertos de plata con el emblema Boat Tail grabado, platos de porcelana con bordes de platino, una sombrilla y dos sillas plegables de tela. Todo esto se completa con dos pequeñas bandejas que se abren para posar las copas y los platos.

Rolls-Royce Boat Tail: un lujoso one-off para irse de pic-nic

Rolls-Royce Boat Tail

El Boat Tail ha sido presentaod este pasado fin de semana en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este, a orillas del Lago di Como, en Italia, un rincón muy apropiado para un coche así.  Es el primer one-off que hace la firma británica desde 2017, cuando creó el Rolls-Royce Sweptail en 2017, otra joya única, aunque mucho más “barata” que aquel, ya que su dueño “solo” pagó 10 millones de euros. De todas formas, de ahora en adelante la marca de Derby va a volver a realizar estos encargos únicos, gracias al regreso de su departamento de carroceros. El Boat Tail es el primero.

El Rolls-Royce Phantom Series II debuta con una parrilla iluminada

Con encontramos con un descapotable lleno de detalles llamativos, como un parabrisas envolvente, una exclusiva carrocería bitono, unas llantas con las mismas tonalidad de la carrocería, inserciones de aluminio y la característica cubierta de madera en la zaga que acabamos de describir. El interior cuenta con una tapicería de cuero azul bitono como la carrocería y un peculiar salpicadero de madera de estilo náutico, con instrumentación de tipo Guilloché. Una última curiosidad: la capota es de lona extraíble y funciona de manera manual.

Cuatro años de desarrollo

El Boat Tail tiene poco que ver con el resto de modelos de la marca británica, no solo por su diseño vanguardista y exclusivo, inspirado en el mundo de la náutica y, especialmente, en las lanchas de lujo, sino también por el tiempo que ha requerido su fabricación, lo cual se refleja también en su desorbitado precio. Nada menos que cuatro años de trabajo han hecho falta para hacer realidad esta obra única.

Rolls-Royce crea un Espíritu del Éxtasis más aerodinámico

En cuanto a la mecánica (quizá lo menos importante en un coche así), no ha trascendido su motor y potencia, aunque es de suponer que equipe el V12 de 6.7 litros y 600 CV que utilizan los modelos de la gama alta de la marca.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.