En Periodismo del Motor te hemos hablado bastante sobre Innengine, el motor español que pretende revolucionar la industria del automóvil, diseñado y creado en Granada. Pero lo que no te hemos contado es que anteriormente, el motor español Innengine fue probado en un Mazda MX-5.

El motor es obra de Juan Garrido Requena, un ingeniero granadino que creó su empresa hace más de diez años para desarrollar un motor de gasolina diseñado para simplificar muchas partes, lo que permitía reducir el peso y, así, conseguir un rendimiento más eficiente.

Aunque muchas veces no se valora la tecnología española (sobre todo, por los propios españoles), lo cierto es que este motor está listo para revolucionar el sector de la automoción, al combinar las ventajas de un motor de combustión convencional de pistones con las de uno rotativo Wankel, pero sin utilizar cigüeñal. Y claro, esto ha llamado la atención a Mazda.

El motor Innengine

En primer lugar, empecemos por explicar el funcionamiento de este motor de Innengine: presenta dos discos opuestos, llamados pistas de leva. Estos discos están unidos por un eje principal hueco y, a su alrededor, se encuentran ocho pistones opuestos, como si fuera un motor bóxer.

Estos pistones recorren el bisel de los discos o pistas de leva, haciéndolas girar mediante la explosión clásica de una mezcla de combustible y aire. El movimiento lineal se transforma en rotativo, aunque todas las piezas funcionan en un mismo eje, al contrario que los motores actuales. La admisión y expulsión de gases de escape se realiza a través de unas lumbreras que se abren y cierran por el propio recorrido de los pistones.

Una de las claves del funcionamiento del motor español es que consigue generar mucha potencia con un tamaño reducido, muy poco peso y bajas emisiones.

Dos motores: e-REX y REX-B

Innengine motor español

La empresa española ha desarrollado dos motores, el e-REX y el REX-B. El primero es un bloque de 700 centímetros cúbicos con el que pretende sustituir los motores de cuatro tiempos en muchas aplicaciones, gracias a su potencia con poco peso y bajas emisiones. Estará listo a finales de 2023.

Por ejemplo, uno de los usos que podría tener en el futuro es como generador de energía para coches eléctricos, aumentando así la autonomía y prescindiendo de baterías tan pesadas, así como de los materiales que se necesitan para fabricarlas.

El segundo motor es el REX-B y es el que ya está a la venta a un precio de 2.776 euros. Se trata de una versión más pequeña del e-REX, con 125 centímetros cúbicos y tiene un uso más enfocado a drones y aeromodelismo.

El revolucionario motor español Innengine fue probado en un Mazda MX-5

El Mazda MX-5 ha sido el primer coche en montar el motor español Innengine. La empresa española ha instalado un e-REX de 500 centímetros cúbicos en un MX-5 de segunda generación, y el resultado ha sido sorprendente: con solo 35 kg de peso y admisión atmosférica, consiguió producir 120 CV, con un sonido muy parecido al de los deportivos japoneses de los años 90.

De todas formas, Innengine sabe que el futuro de la movilidad será eléctrico y, por ello, su intención no es que su motor impulse vehículos, sino que sirva para alimentar baterías de coches eléctricos, baterías que, por supuesto, serían más pequeñas que las que se utilizan actualmente.

La idea de Innengine podría acabar los principales problemas del coche eléctrico, es decir, su elevado precio, la autonomía y la escasez de puntos de recarga. ¿Cómo? Combinando las bajas emisiones que produce el motor con la potencia que desarrolla para la batería y, en consecuencia, alimentar el motor eléctrico.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.