Existen pocos modelos tan icónicos para una marca como lo es el Impreza para Subaru. Tras 25 años a la venta y una generación perdida en España, llega la quinta a nuestro país con la intención de desbancar a sus oponentes con la seguridad como bandera. Y es que, como hemos comprobado durante la prueba del Subaru Impreza 2018 1.6 Lineartronic 114 CV, el vehículo japonés equipa multitud de funciones preventivas ante un accidente, las que forman el denominado Subaru EyeSight: aviso, frenada y asistencia ante una posible colisión, control de crucero adaptativo, aviso y asistente ante cambio involuntario de carril, control del acelerador, aviso de derrapado y de avance del coche que nos precede. No nos podemos olvidar de otros sistemas como el reparto activo de par y el de par en curva, así como de su nueva Plataforma Global (SGP), que ya conocimos durante la prueba del Subaru XV 2018, y que está construida en acero más resistente y diseñada de tal forma que ante un impacto la energía se dispersa de forma más eficiente. Y qué decir de la tracción total permanente, todo un clásico en Subaru.

prueba Subaru Impreza 2018 1.6 Lineartronic 114 CV

Pero no todo va a ser seguridad en el nuevo Subaru Impreza, porque también porta un atractivo diseño, muy similar al exitoso todocamino de la marca -es 9 cm más bajo que el XV-. Destacan sus faros afilados con tecnología LED y diseño que simula la cabeza de pistón de un motor tipo bóxer, sus amplios pasos de rueda, su línea de cintura ascendente y sus pilotos -también con tecnología LED- horizontales, disposición con la que se consigue aumentar la sensación de anchura de la carrocería.

Subaru STI cumple 30 años

Dentro también encuentro un gran salto de calidad. La percibida es mayor, pero también al tacto, porque el coche de la prueba, el Subaru Impreza 2018 1.6 Lineartronic 114 CV, adopta bastantes materiales gomosos y plásticos blandos, aunque siguen existiendo duros, como en la mayoría de sus rivales en el segmento. Lo que me ha gustado es que todo está situado al primer vistazo. No es necesario apartar la vista de la carretera para tener el control de la gran mayoría de funcionalidades. Para ello equipa tres pantallas: una entre las esferas del cuadro de instrumentos, otra en la parte superior de la consola central de 6,3” y otra, la principal, de 6,5” u 8”, dependiendo del acabado escogido, Executive o Sport, que pertenece al sistema de infotainment y que está alojada en la parte más alta de la consola central.

interior Subaru Impreza 2018

Antes de comenzar la prueba dinámica echo un vistazo al espacio interior que tiene reservado para los ocupantes de las plazas traseras. Todas sus dimensiones han crecido a excepción de la altura. El Impreza cuenta con 4.460 mm de longitud (+45), 1.775 mm de anchura (+35) y 1.480 mm de altura (-10). Asimismo, y gracias a la nueva plataforma, las vías y la distancia entre ejes también han pegado un estirón -la batalla suma 2.670 mm (+25 mm)-. Todos estos cambios repercuten favorablemente en el espacio a bordo, por ello los pasajeros de la segunda fila cuentan con un hueco destacado para las piernas, hombros -con dos pasajeros- y cabeza. El maletero, con una boca de carga más grande, cubica 385 litros -más que un Volkswagen Golf, Renault Mégane 2016 o SEAT León, pero menos que un Peugeot 308 o un Hyundai i30– que pueden verse ampliados hasta los 1.310 si se abaten los respaldos de los asientos posteriores, ofreciendo una superficie que no llega a ser del todo plana.

prueba nuevo Subaru Impreza

Es hora de comenzar la prueba dinámica Subaru Impreza 2018 1.6 Lineartronic 114 CV. El acceso al interior se realiza de forma cómoda gracias al ángulo de apertura de sus puertas, cercano a los 90º. Sentado en sus cómodos asientos aprieto el botón y su motor bóxer de cuatro cilindros comienza a funcionar sin excesivo ruido y también sin vibraciones. Es lo bueno de este tipo de propulsor. Porque lo menos bueno viene cuando se le demanda potencia. Sus 114 CV sirven para mover el vehículo de forma tranquila y eficaz, aunque cuando es necesaria más energía es cuando se hace notar su cambio Lineartronic de variador continuo. Este tipo de cajas no son santo de mi devoción, aunque en el caso de la de Subaru, que ha sido rediseñada y que es ocho kilogramos más ligera, cuenta con una función que simula el salto de marchas como si de una de convertidor de par se tratase. Es lo que hay, porque el nuevo Subaru Impreza en España solo estará disponible con esta configuración: 1.6 Lineartronic 114 CV.

Olvídate de una variante diésel, porque tres de cada cuatro coches que vende Subaru ya son de gasolina… Además, la marca confirma que si existiese la opción con cambio manual, el Sistema EyeSight no podría ser instalado, y menos de serie; recuerda lo que te he dicho al principio: la compañía quiere diferenciarse del resto por su extensa seguridad. Y ahí también entra la buena visibilidad que ofrece al conductor gracias a unos pilares con un grosor reducidos, a una mayor superficie acristalada y a diferentes soluciones como la colocación de los retrovisores exteriores en la carrocería.

prueba Subaru Impreza 2018 1.6 Lineartronic 114 CV

Donde no se le puede poner ni una pega es en el excelente trabajo que realiza la suspensión, una equilibrada suspensión que mantiene el coche firme sin castigar a sus ocupantes y con hasta un 50% menos de balanceos respecto a la generación anterior gracias a que su estabilizadora está fijada al chasis. Y es que el nuevo Impreza se traga los badenes y todas las irregularidades de la calzada de forma efectiva. ¡Excelente trabajo de los ingenieros! Lo hemos podido comprobar en Ilunion, uno de los centros de alto rendimiento de conducción situado en Madrid, donde también he percibido durante la prueba de slalom la mayor rigidez torsional del chasis -es un 70% superior-.

PRUEBA: Subaru WRX STi 2015

El Subaru Impreza 2018 ya está a la venta con un precio de partida de 20.400 euros -incluye un descuento de 1.400 euros-. Sin duda una cifra ajustada para la seguridad a bordo que ofrece, además de su sistema de tracción total permanente. Qué lástima que no pueda equipar un tercer pedal…

prueba Subaru Impreza 2018 1.6 Lineartronic 114 CV

Precios Subaru Impreza 2018
Acabado 1.6 Lineartronic 114 CV Sport 1.6 Lineartronic 114 CV Executive
Precio 20.400€ (campaña 1.400€ incluida) 23.200€  campaña 1.700€ incluida
Equipamiento Subaru EyeSight Aviso de ángulo muerto
Symmetrical AWD Aviso tráfico trasero
7 airbags incluido Rodilla Llantas de aleación de 17”
VDC / TCS / ATV Faros delanteros LED direccionales
Asistente de arranque en pendiente Luces diurnas LED
Climatizador automático apertura y arranque sin llave
Freno de mano eléctrico Climatizador dual automático
Asientos delanteros calefactables Cámara visión trasera
Sensor de luces y lluvia Asistente de cambio de luces
Android Auto y Apple Car Play Cuadro multifunción superior
Audio CD 8” Starlink 6 altavoces
Retrovisores eléctricos, térmicos y plegables
Parabrisas térmico
Cristales traseros tintados
Antinieblas delanteros
Volante y pomo en cuero
Ficha técnica Subaru Impreza 2018 1.6 Lineartronic 114 CV
Motor Cilindrada 1.600 cc
Cilindros 4 Bóxer
Potencia Máxima 114 CV / 6.200 rpm
Par Máximo 150 Nm / 3.600 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática, variador continuo
Tracción Total
Suspensión Delantera Independiente tipo MacPherson
Trasera Independiente. Doble tipo horquilla
Dimensiones Longitud 4.460 mm
Anchura 1.775 mm
Altura 1.480 mm
Distancia entre Ejes 2.670 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa secuencial  multipunto
Peso Peso 1.358 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 180 km/h
Aceleración 0-100 km/h 12,4 seg
Consumos Urbano 7,7 l/100 km
Extraurbano 5,3 l/100 km
Combinado 6,2 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 140 g/km (Euro 6C)
Precio Precio final Desde 20.400 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.