La obligación de las más recientes y exigentes normas anti contaminación nos han llevado a hacer esta prueba del Subaru Forester Eco-Hybrid. Un coche que sigue manteniendo una filosofía evolutiva de diseño y que en su interior sigue contando con todo el buen hacer de la firma japonesa en términos de calidad, tecnología y, sobre todo, espíritu offroad. Una quinta generación preparada para todo; y eso habla muy bien de él.

PRUEBA: Opel Corsa 2020

Una imagen novedosa, pero reconocible

La primera vez que tuvimos contacto con el Subaru Forester Eco-Hybrid de esta prueba fue en el pasado Salón de Ginebra. Sin embargo, no es hasta ahora cuando ha llegado a nuestro mercado. Pero ya desde el primer contacto visual que tuvimos con él apreciamos que se trata de un Subaru Forester. La continuación de una saga muy exitosa.

Cuenta con una longitud total de 4,63 m y su distancia entre ejes es de 2,67 m, algo que sin duda repercute en un espacio interior muy bueno. La anchura es de 1,82 m, lo que le sitúa en la media. Mientras tanto, se trata de un coche alto. Mide 1,73 m de altura, unos 6 cm más que un Seat Tarraco, para que te hagas una idea. Pero no afecta en su estabilidad y encima hace que la habitabilidad en el interior crezca.

Por delante cuenta con una parrilla frontal que ya nos suena de Subaru, de coches como el XV. Es hexagonal y, a diferencia del modelo compacto, cuenta con elementos cromados. La firma luminosa LED diurna es característica y bajo los paragolpes vemos las clásicas protecciones plásticas y algún que otro símil de aluminio. Curiosamente, toda la carrocería es nueva, no recicla ni un solo componente de su predecesor.

prueba del subaru forester eco-hybrid faro trasero

El lateral es clásico, sin estridencias, y se olvida de líneas de tensión forzadas o de techos que le den forma de coupé. De nuevo estamos ante soluciones que hacen que la amplitud interior sea mejor. Por último en cuanto a imagen, la parte trasera es realmente bonita y novedosa. La caída es muy rectilínea y le aporta cierto encanto de coches pasados, pero modernizado.

Además, incluye molduras negras entre los grupos ópticos, un color que también está presente en los marcos laterales de la luneta posterior o en el spoiler trasero. ¿Y sabes qué? Que la única salida de escape que tiene es de verdad. No finge nada. Añadir que utiliza una nueva plataforma SGP (Subaru Global Platform) que permite aprovechar mejor el habitáculo… y también dar cabida a su sistema de propulsión híbrido.

¿Generalista? Pues va a ser que no…

En esta prueba del Subaru Forester Eco-Hybrid me he dado cuenta de que la compañía nipona sigue a pies juntillas aquello de tener una imagen similar en sus modelos. En el habitáculo se nota, y mucho. Recuerda muchísimo, por no decir que es casi igual, al del Subaru XV. Y eso tan solo puede significar cosas buenas.

La calidad de fabricación se desmarca claramente de las marcas que venden coches como churros y está un escalón por encima. Por calidad podría equipararse a un Volvo, cuyos modelos de nueva generación se encuentran más cerca de los premium alemanes de lo que podría parecer. Aunque en la concepción de la gente se sitúen en un limbo entre generalistas y las tres marcas premium de referencia, como son Mercedes, BMW y Audi.

prueba del subaru forester eco-hybrid interior

Los asientos son realmente cómodos y cuentan con regulación eléctrica y con calefacción integrada. Un puntazo. Además, encuentras huecos por todas partes para dejar la cartera, el móvil, las llaves… La superficie acristalada es considerable y eso hace que la luminosidad en el interior sea mucha, algo a lo que también ayuda el techo solar de las versiones más altas de gama, que si bien no es panorámico, sí que se puede abrir.

El diseño es muy lógico. Podría decirse incluso que no parece japonés. No te costará encontrar dónde está cada mando. Y la consola central dispone de una pantalla táctil multimedia de hasta 8 pulgadas rodeada de grandes botones físicos para evitar confusiones. Puede que los rayos del sol sean algo molestos cuando le inciden directamente, aunque su manejo es intuitivo y rápido. La conectividad es total con Android Auto y Apple CarPlay, lo cual es un punto muy a favor.

Lo curioso es que justo encima de la pantalla incorpora un pequeño display, justo en la parte alta del salpicadero, en el que se pueden ver datos relativos al consumo o a los sistemas de seguridad. Justo igual que en el LCD que hay entre los diales de la instrumentación, que por cierto no son digitales, sino analógicos. Con las clásicas agujas de toda la vida.

Detrás también hay una amplitud considerable, aunque considero que es mejor que vayan dos personas por anchura. Aun así, el asiento central resulta relativamente mullido, el túnel de transmisión no molesta mucho y las cotas por espacio para las cabezas y, sobre todo, para las piernas, son excelentes. Me gusta que haya enchufe USB trasero doble para cargar los dispositivos móviles.

prueba del subaru forester eco-hybrid offroad

Para terminar con su habitáculo, decir que el maletero resulta más que suficiente para cualquier uso estándar, e incluso para irse de vacaciones una familia con dos niños. Tiene una capacidad de 509 litros y, si se abate la fila de asientos posterior, llega hasta los 1.071. Sus formas son regulares y es fácil meter y sacar cualquier bulto ya que se encuentra a la altura perfecta.

PRUEBA: MINI John Cooper Works Countryman 2019

Tecnología y seguridad son dos de sus grandes credenciales

Es posible que ya sepas de qué va el sistema de seguridad EyeSight de Subaru. Pero en caso de que no, te lo cuento. Se trata de un conjunto de avances destinados a preservar la seguridad de sus ocupantes a través de la tecnología. Lo mejor es que es de serie en toda la gama. Y para hacer su función se vale de diversos sensores, cámaras en alta definición y radares.

Entre sus funciones principales se encuentran un sistema de mantenimiento activo de carril, una frenada automática de emergencia o un detector de ángulo muerto. Ahora bien, lo que me resulta increíble es el reconocimiento facial. Una cámara se encarga de distinguir el rostro del conductor y ajusta la climatización, los espejos, el asiento e incluso la radio a su gusto, de la manera en la que éste lo haya configurado previamente.

prueba del subaru forester eco-hybrid plazas traseras

Lo bueno es que esta tecnología también sirve para comprobar si el conductor está cansado, pues evalúa constantemente sus movimientos, si cierra o no los ojos, o si desvía la mirada de la carretera. En cuanto a la tecnología destinada a la comodidad, el Subaru Forester Eco-Hybrid puede incluir, entre otros, un sistema de audio Harman Kardon, un portón del maletero con apertura y cierre eléctricos o una tapicería de una piel con un tacto excelente.

El motor, la gran novedad

De todas formas, lo más novedoso en esta prueba del Subaru Forester Eco-Hybrid es el motor. Recibe la denominación e-Bóxer y se trata de un bloque de 2,0 litros y cuatro cilindros con una configuración clásica bóxer de Subaru al que se le suma un motor eléctrico de 16 CV. Las cifras resultantes de este matrimonio son de 150 CV de potencia y un par motor máximo de 194 Nm a partir de las 4.000 rpm.

De alimentar al propulsor eléctrico se encarga una batería de iones de litio con una capacidad de 0,57 kWh, que se encuentra instalada justo debajo del piso del maletero. Es pequeña, y su autonomía 100% eléctrica es de más o menos un par de km. Pero gracias a un sistema de frenada regenerativa y a los modos de conducción disponibles apoya al motor de combustión en las aceleraciones y contribuye a la reducción del consumo.

Un consumo que, según el ciclo WLTP, se sitúa en 8,1 l/100km de media. Una cifra no demasiado complicada de conseguir, e incluso de bajar, aunque si se le pisa también puede aumentar ligeramente. Los modos de conducción, por cierto, se dividen en EV -solo eléctrico y disponible hasta 40 km/h-, mixto -alterna el motor eléctrico y el término según convenga- y térmico -se vale del motor de combustión para moverse-.

prueba del subaru forester eco-hybrid motor

En cuanto a la caja de cambios, incorpora el conocido CVT. Una transmisión de variador continuo que es obligatoria para que el sistema EyeSight pueda llevar a cabo su función. Para conducción tranquila resulta idónea y silenciosa, aunque al acelerar a fondo la sonoridad es más bien elevada. Recibe el nombre comercial de Lineartronic y en esta ocasión simula las marchas, así que es posible ‘jugar’ con las levas que hay tras el volante, aumentando o disminuyendo la retención del motor.

Prueba del Subaru Forester Eco-Hybrid: ¡a conducir!

Para empezar, este coche se siente muy sólido, con una pisada segura y un aislamiento realmente conseguido. No obstante, si tengo que poner alguna pega diría que el viento se escucha un poco a velocidades de autopista. Nada alarmante. Quizá tenga mucho que ver en esta mejora el hecho de que la marca haya aumentado la rigidez y la ligereza, lo cual, según Subaru, reduce el balanceo en un 50% con respecto al anterior modelo. Lo cierto es que en curva se le nota aplomado y en ningún momento tengo la sensación de inestabilidad.

A esto también contribuye un centro de gravedad más bajo debido a la configuración del propulsor bóxer, lo cual es una ventaja si lo comparamos con algunos rivales con otro tipo de motores. Además, cuenta con un sistema de distribución del par motor que mejora el paso por curva gracias a enviar la potencia correcta a la rueda indicada. Se llama ATV y funciona genial.

prueba del subaru forester eco-hybrid zaga

La visibilidad en todos los ángulos es estupenda fruto de la superficie acristalada que he mencionado antes, y de unos espejos retrovisores muy grandes. Por otro lado, considero correcta la puesta a punto de la dirección y de la suspensión. La filtración de lo que hay bajo los neumáticos está muy conseguida.

Se sabe que los motores atmosféricos como este adolecen de tener poca fuerza en la parte baja del cuenta vueltas. Sin embargo, en este coche el motor eléctrico juega un papel importante. Está ubicado en la propia caja de cambios y ayuda al propulsor térmico a tener una respuesta más viva, y si bien su aceleración no te deja pegado al asiento, con el paso de los km te das cuenta de que corre lo suyo.

En general, la combinación entre los motores eléctrico y térmico, con el cambio de marchas, ayudan a una conducción tranquila, relajada, cómoda y capaz de ofrecer muchas variantes. Desde ir al supermercado, recoger a los niños en el colegio, salir de excursión por el campo o hacer un viaje de un buen puñado de km. Y con la etiqueta ECO, punto muy importante. Pero si tengo que destacar algún aspecto sobre todos los demás es que no se siente como un coche híbrido por tacto de conducción, sino como uno de combustión de toda la vida.

Estos de Subaru saben hacer todoterrenos

Si algo tiene claro la gente de Subaru es cómo hacer 4×4 resolutivos y fiables. Y si bien este nuevo Forester no es un todoterreno puro, cuenta con soluciones que le permiten desenvolverse de manera muy solvente fuera del asfalto. La distancia libre al suelo es de 22 cm, mientras que los ángulos de ataque, ventral y de salida son de 20,2, 22 y 25,8 grados, respectivamente.

prueba del subaru forester eco-hybrid vadeo

Además, a eso hay que añadir el sistema X-Mode y los dos modos de conducción destinados a salir pelearse con el barro. He tenido la oportunidad de llevarlo por zonas embarradas y bastante complicadas y el nuevo Forester ha salido airoso, casi sin inmutarse.

Precios del Subaru Forester Eco-Hybrid

Y llegamos, por fin, al punto clave. A la culminación de esta prueba del Subaru Forester Eco-Hybrid. ¿Cuánto cuesta? Pues bien, tiene un precio que arranca en 32.450 euros -incluyendo descuentos- con el nivel de entrada a la gama, llamado Sport Plus. Y en el caso de que se quiera subir de nivel, siempre se le pueden añadir los paquetes Executive y Executive Plus, desembolsando un extra de 2.700 y 4.200 euros respectivamente. No está nada mal, ¿no crees?

Ficha técnica Subaru Forester Eco-Hybrid
Motor Cilindrada 1.995 cc
Cilindros 4 en disposición bóxer
Potencia Máxima 150 CV / 5.600 rpm
Par Máximo 194 Nm / 4.000 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática, CVT
Tracción Total
Suspensión Delantera McPherson / Resorte helicoidal
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal
Dimensiones Longitud 4.625 mm
Anchura 1.815 mm
Altura 1.730 mm
Distancia entre Ejes 2.670 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Atmosférico, inyección directa
Peso Peso 1.731 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 188 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 11,8 segundos
Consumos WLTP Urbano N.D.
Extraurbano N.D.
Combinado WLTP 8,1 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 185 g/km – Euro 6
Precio Precio Oficial Desde 32.450 €

 

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.