Vale que el Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV de la prueba no es el coche más deportivo, rápido o ‘pintón’ de entre las berlinas compactas. Pero sí es el que tiene mejor relación entre precio y prestaciones y el que cuenta con el habitáculo más espacioso y aprovechable. Es, en definitiva, la opción más lógica y sensata para los que busquen un verdadero todo en uno.

Prueba del Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV zaga

Porque estamos ante un coche sobresaliente para el día a día con un comportamiento lo suficientemente deportivo como para sacarte una sonrisa de vez en cuando. Y todo ello aliñado con la versatilidad de la que siempre hacen gala los modelos de Skoda, pues este no es una excepción. Basta fijarse en las capacidades de su maletero o en su espaciosa segunda fila de asientos para darse cuenta de esto.

Pero empecemos hablando del exterior, donde este Skoda Octavia RS deslumbra con multitud de detalles específicos. Cambia el paragolpes delantero, que ahora presenta unas entradas de aire más agresivas en comparación con el resto de versiones de la gama Octavia. También la parrilla, que está rematada en color negro y presenta un logo con las siglas RS en su sección inferior.

PRUEBA: Skoda Octavia I (1959)

En la vista lateral los ojos más experimentados percibirán que la carrocería se asienta más cerca del suelo que en otros Octavia (15 mm concretamente). Pero lo más evidente son las llantas de aleación con diseños específicos y con hasta 19 pulgadas de diámetro. Estas, además, dejan entrever un conjunto de frenos con pinzas flotantes rematadas en color rojo.

La parte trasera es, junto con el frontal, la zona en la que es más fácil identificar a este Octavia RS. Porque detalles como los embellecedores de las salidas de escape, el difusor, los detalles aerodinámicos del paragolpes o el pequeño alerón que hay sobre el portón del maletero le delatan como la variante más deportiva de la gama de la berlina checa.

Prueba del Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV interior

Hasta aquí el exterior, pero como conductor también te interesará saber cómo es por dentro. Y ahí es donde viene la mayor sorpresa, porque lo primero que pienso al subirme a bordo de este Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV es que está muy bien terminado, con materiales que transmiten solidez y con una excelente calidad aparente.

El volante tiene el logo RS y está achatado en su sección inferior; hay molduras decorativas en que imitan la fibra de carbono y paños de Alcantara que realzan su lado más deportivo; unos asientos delanteros semibacquet que no solo sujetan bien el cuerpo y son cómodos, también tienen un diseño muy vistoso; unas plazas traseras muy espaciosas y cómodas; y un maletero cavernoso con 600 litros de capacidad.

Prueba del Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV cuadro mandos

El equipamiento es amplio y destacan elementos como las sendas pantallas del sistema multimedia y del cuadro de mandos, los múltiples asistentes de conducción, las cámaras de visión cenital, los faros de ledes, los asientos delanteros calefactables, el climatizador bizona, el portón del maletero con apertura y cierre eléctricos y función manos libres…. vamos, todo lo que necesitas y más.

Así va el Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV

Aunque ya habíamos tenido la oportunidad de probar el Skoda Octavia Combi RS -la variante con carrocería familiar-, esta ha sido la primera ocasión en la que hemos conducido la berlina. Y lo hemos hecho aprovechando un evento dedicado a los modelos RS de Skoda que nos ha permitido conocer su comportamiento tanto en circuito como en carretera abierta al tráfico.

Prueba del Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV frontal

Empiezo por el segundo de los dos escenarios. Desde los primeros metros pienso que es un coche muy confortable, con un habitáculo silencioso y cómodo que hace que sea un coche perfecto para enfrentarse a los desplazamientos diarios. La suspensión filtra muy bien los baches especialmente en el caso de la unidad probada del Skoda Octavia RS, que equipa los amortiguadores adaptativos.

Al llegar a la primera incorporación hundo mi pie derecho sobre el pedal del acelerador. La caja de cambios DSG de siete velocidades baja de golpe tres marchas y el motor 2.0 TSI responde con rotundidad catapultándome con autoridad hasta la velocidad deseada. No es una entrega explosiva de potencia y par, porque al fin y al cabo son 245 CV y 370 Nm, pero es mucho más rápido que la inmensa mayoría de coches que circulan por nuestras carreteras.

Prueba del Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV lateral

Y eso permite que se mueva con mucha soltura entre el tráfico. Es algo así como una versión más sensata del típico compacto deportivo. Porque a pesar de su tamaño y aprovechable habitáculo, este Octavia RS 2.0 TSI 245 CV DSG pesa unos 1.500 kg en orden de marcha, una cifra prácticamente idéntica a la de modelos como el Hyundai i30 N (prueba).

La prueba de que ofrece unas prestaciones más que correctas la tienes en estos dos datos: acelera de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h. Unas cifras que, sin ser espectaculares, son más que respetables. Otra cualidad de este motor de cuatro cilindros en línea sobrealimentado es que es eficiente, pues a pesar de su rendimiento es fácil moverse en cifras de alrededor de 7 litros cada 100 kilómetros.

Prueba del Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV zaga

Llega la hora de entrar a circuito, así que a través del selector de modos de conducción elijo el más deportivo, denominado Sport. En ese preciso instante hasta mis oídos llega un sonido que no había escuchado hasta este preciso momento y que casi me recuerda más al que produce un V8 que un tetracilíndrico. Entonces recuerdo que este Octavia RS lleva un amplificador de sonido.

Pongo el cambio automático de doble embrague en el modo manual para manejarlo a mi antojo desde las levas que hay detrás del aro del volante y encaro un trazado ratonero, más parecido a una retorcida carretera de montaña que de un circuito al uso. La capacidad de tracción es notable incluso en los giros más cerrados. Se nota el buen trabajo que realiza el diferencial autoblocante con control electrónico que incorpora de serie este coche.

Prueba del Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV llantas

El comportamiento de este Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV inspira mucha confianza. Porque la zaga parece estar ‘atada’ al suelo y no se mueve aunque lo intente, ahuecando en pleno apoyo o incluso jugando con las inercias. Tiene un paso por curva muy rápido, pero cuando te pasas de la raya te lo hace saber con un sutil subviraje fácilmente corregible.

PRUEBA: Skoda Enyaq Coupé RS iV

Después de haber probado este Octavia RS, tengo claro que sería el coche que me compraría si estuviese buscando un vehículo práctico con cierto tiente prestacional y un coste de adquisición razonable. Pero dado que a nivel dinámico no hay diferencias claramente apreciables, en lugar de la berlina me iría a por la versión Combi y puestos a pedir, con la carrocería rematada en ese elegante Verde Khaki.

Ficha técnica Skoda Octavia RS 2.0 TSI 245 CV DSG
Motor Cilindrada 1.984 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 245 CV / 5.250 – 6.500 rpm
Par máximo 370 Nm / 1.600 – 4.400 rpm
Alimentación Tipo Inyección mixta directa e
indirecta. Turbo
Transmisión Caja de Cambios Automática, doble embrague
7 velocidades
Tracción Delantera
Suspensión Delantera McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos
Dimensiones Longitud 4.702 mm
Anchura 1.829 mm
Altura 1.457 mm
Distancia entre ejes 2.681 mm
Maletero Volumen 600 – 1.555 litros
Peso Peso 1.528 kg
Prestaciones Velocidad máxima 250 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 6,6 seg
Consumo Combinado 6,8 l/100 km
Velocidad baja 10,8 l/100 km
Velocidad media 7,0 l/100 km
Velocidad alta 5,6 l/100 km
Velocidad muy alta 6,1 l/100 km
Emisiones Emisiones de CO2 154 g/km Euro 6 – Etiqueta C
Precio Precio oficial Desde 42.100 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.