Por concepción, un SUV nunca debería ser deportivo. Principalmente por su elevado peso y por su alto centro de gravedad, que son dos características que chocan frontalmente con los ingredientes necesarios para ofrecer un comportamiento dinámico y ágil. Pero realizar esta prueba del Porsche Cayenne Turbo me ha servido para comprobar que hay excepciones y este modelo es el mejor ejemplo.

Porsche 597, el 4×4 militar que Porsche fabricó en los 50

Porque esta versión del popular modelo de Porsche cumple con creces con lo que se espera de un todocamino y además ofrece unas prestaciones impropias de un modelo de sus dimensiones y peso. ¿Un ejemplo? El Porsche Cayenne Turbo que he probado acelera de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos, exactamente el mismo tiempo que necesitaba para completar esa misma operación el Porsche 911 Turbo de la anterior generación (997.1).

Porsche Cayenne Turbo trasera

Está claro que si un producto de Porsche lleva el apellido Turbo va a ser extremadamente veloz y el Cayenne Turbo no es una excepción. Por eso lo que más sorprende de este modelo es la agilidad de la que hace gala. Consigue que enlazando curvas los 2.250 kg que pesa en orden de marcha parezcan muchos menos.

Frena con intensidad y sin desfallecer, los balanceos de la carrocería no existen, el tren delantero sigue mis órdenes con precisión y el eje trasero ayuda a redondear los giros e incluso se insinúa si aprovechas toda la potencia del motor a la salida de una curva.

Prueba del Porsche Cayenne Turbo: ¿mejor que un RS 6 Avant?

Porsche Cayenne Turbo lateral

Parece magia, pero no lo es. Porsche ha puesto toda su experiencia y tecnología sobre la mesa para lograr esto: barras estabilizadoras activas movidas mediante un sistema electromecánico de 48 V, sistema de dirección a las cuatro ruedas, suspensión neumática con tres cámaras, tracción a las cuatro ruedas con reparto vectorial del par…

Todos estos elementos -y muchos otros- aportan su granito de arena al objetivo que perseguía la compañía durante el desarrollo del Porsche Cayenne Turbo, que no era otro que el de ofrecer el comportamiento de un deportivo.

Porsche Cayenne Turbo frontal

Por todo esto estoy convencido de que el Porsche Cayenne Turbo de la prueba es un mejor ‘todo en uno’ que coches como el Audi RS 6 Avant. Porque además de ofrecer unas prestaciones de escándalo, de contar con un habitáculo lujoso, espacioso y confortable, el Cayenne se desmarca añadiendo a todo lo anterior la capacidad de poder salir fuera del asfalto.

Vale que casi ningún usuario aprovechará las habilidades camperas del Cayenne Turbo. Más que nada porque lo último que querrá es dañar un vehículo con un precio que parte de 160.613 euros, una bonita pero expuesta carrocería y unas llantas de 21” pulgadas. Pero poder puede, porque tiene potencia y capacidad de tracción de sobra para superar obstáculos difíciles, amplios recorridos de suspensión y diferentes modos de conducción que facilitan todo en el campo. Aunque siendo sincero, tengo que decir que generación tras generación el Cayenne se ha alejado cada vez más del concepto clásico de todoterreno tradicional para convertirse en un SUV, muy capaz, pero un SUV a fin de cuentas.

Porsche Cayenne Turbo suspensión neumática

De impulsar al Porsche Cayenne Turbo de la prueba se encarga un motor 4.0 V8 biturbo, una mecánica originalmente desarrollada por Audi que es muy similar precisamente a la que equipa el mencionado RS 6 Avant, aunque con cambios considerables. Produce 550 CV de potencia y 770 Nm de par, que además están disponibles de manera constante desde casi 2.000 rpm y hasta las 4.500 vueltas.

Es decir, que prácticamente desde el ralentí empuja con fuerza y justo cuando el par motor empieza a disminuir, los más de medio millar de caballos golpean con energía para propulsar a este todocamino hasta una velocidad máxima de 286 km/h. Y el cambio automático con convertidor de par de ocho velocidades es el aliado perfecto para este motor, porque gestiona la ingente cantidad de par motor con suavidad cuando circulas a ritmos normales y es rápido y eficaz cuando así lo demandas.

Prueba del Porsche Cayenne Turbo: tecnología, calidad y versatilidad

Porsche Cayenne Turbo curva

Tiene una personalidad dual muy diferenciada. Cuando deseas ir rápido, puedes ir como el que más, disfrutando de un comportamiento ágil y una capacidad de aceleración y frenada brillante. Y cuando practicas una conducción más relajada, gozarás del mismo nivel de confort que puedes encontrar en berlinas de representación.

PRUEBA: Porsche Panamera Turbo S E-Hybrid

Esto es posible gracias a la suspensión neumática adaptativa que equipa de serie y al Porsche Dynamic Chassis Control opcional (3.733 euros), que controla la acción de las barras estabilizadoras para aumentar la capacidad de absorción o contener los balanceos de la carrocería en fuertes apoyos laterales.

Porsche Cayenne Turbo habitáculo

A todo esto hay que sumar su habitáculo, que está muy bien rematado, transmite solidez y mucha sensación de calidad. Ofrece una mezcla de tradición, lujo y tecnología, con una pantalla táctil de 12,3” dominando el centro del salpicadero y una consola central en donde los clásicos botones han sido reemplazados por pulsadores táctiles, como en el Porsche Panamera (prueba).

El cuadro de mandos luce el tradicional diseño de Porsche pero cuenta con dos pantallas de alta definición de 7 pulgadas que se ubican en cada uno de sus dos extremos. Desde ella se puede visualizar toda clase de información, desde los datos habituales de consumo o autonomía hasta ver las imágenes captadas en tiempo real a través del sistema de visión nocturna opcional (2.525 euros).

Porsche Cayenne Turbo alerón

La habitabilidad es notable en todas las plazas, que son amplias e incluso es posible desplazar longitudinalmente la segunda fila de asientos, lo que te permite aumentar la capacidad de carga o el espacio para los ocupantes en función de las necesidades. Y ya que menciono el maletero, decir que su capacidad alcanza los 745 litros con cinco asientos en uso y que llega a los 1.710 litros si abates los respaldos de la fila trasera.

Mención especial merece también el poderoso equipo de frenos que monta de serie el Porsche Cayenne Turbo. Opcionalmente hay disponible un conjunto de frenos con discos cerámicos reforzados con fibra de carbono (6.801 euros), pero la unidad de la prueba no montaba eso. En su lugar llevaba los de serie, que incluyen unas pinzas fijas de 10 pistones en el eje delantero y otras de cuatro pistones para el trasero.

Porsche Cayenne Turbo frenos

Hasta aquí todo normal, salvo por las colosales dimensiones de las pinzas. Lo que no es tan común son los discos y no lo digo precisamente por su generoso diámetro (415 mm delante y 365 mm detrás). Y es que se tratan de unos discos de acero recubiertos con una finísima pero resistente capa de carburo de tungsteno.

¿Qué se consigue con esto? Según la marca, más resistencia ante un trato exigente, mayor potencia de frenada, una vida útil hasta un 50% superior en comparación con unos de acero convencionales y lo que más sorprende de todo, la ausencia de residuos que ensucien las llantas o las propias pinzas. De hecho y para demostrar que esto es así -y de paso para diferenciar este conjunto de frenos del resto- las enormes pinzas van pintadas en blanco.

Porsche Cayenne Turbo logo

En definitiva, la prueba del Porsche Cayenne Turbo me ha servido para confirmar lo que ya sentí durante la presentación internacional de la gama del Porsche Cayenne 2018 (prueba) a la que asistí en Portugal. Que es un ‘cohete’ vestido de SUV, un deportivo por prestaciones que al mismo tiempo resulta práctico y confortable y con el que además puedes aventurarte fuera del asfalto. Por todo esto, se ha convertido en mi ‘todo en uno’ preferido adelantando así al siempre sorprendente Audi RS 6 Avant.

A destacar A mejorar
Prestaciones Precio
Comportamiento dinámico Consumo
Confort de marcha
Ficha técnica Porsche Cayenne Turbo 2018
Motor Cilindrada 3.996 cc
Cilindros 8 en V
Potencia Máxima 550 CV / 5.750 – 6.600 rpm
Par Máximo 770 Nm / 1.960 – 4.500 rpm
Transmisión Caja de Cambios Aut, 8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable, Resorte neumático, Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable, Resorte neumático, Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.926 mm
Anchura 1.983 mm
Altura 1.673 mm
Distancia entre Ejes 2.895 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa, biturbo, Intercooler
Peso Peso 2.250 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 286 km/h
Aceleración 0-100 km/h 3,9  seg (con Paquete Sport Chrono)
Consumos Urbano 16,2 l/100 km
Extraurbano 9,3 l/100 km
Combinado 11,7 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 267 g/km
Precio Precio final 160.613 euros

Imágenes: Álex Aguilar.

Valoración
Diseño
8
Acabados
9
Habitabilidad
9
Maletero
9
Motor
10
Consumo
7
Comodidad en marcha
9
Comportamiento
9
Equipamiento
8
Precio
6
Compartir
Artículo anteriorEl Toyota Supra invade el SEMA Show 2018
Artículo siguienteSébastien Loeb correrá el Rally Dakar 2019 como equipo privado
Nacho de Haro
¿Un coche? Grande, pequeño, deportivo, práctico, de tracción, de propulsión, gasolina, diésel, eléctrico... Me gustan todos, así que 'ponme' el que quieras.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.