La firma japonesa ha anunciado que el Toyota Supra 2019 será desvelado por completo en el próximo mes de enero en el Salón de Detroit 2019. Para celebrar la llegada de la quinta generación del icónico modelo, la marca ha decidido invadir el SEMA Show 2018 con numerosos Toyota Supra: exponen hasta una docena de ejemplares que van desde modelos clásicos a radicales variantes de competición.

Las mejores imágenes del SEMA Show 2018

Y eso sin contar las unidades que hayan llevado hasta Las Vegas otros participantes de la que es la feria de preparaciones y accesorios para coches más importante del planeta. En su propio estand del SEMA Show 2018, Toyota tiene expuestas todas las generaciones del Toyota Supra. No es la primera vez que las vemos a todas juntas en un mismo lugar, pues eso ya sucedió en julio en Reino Unido, pero sí es la primera vez que las vemos en compañía por dos variantes de competición del futuro Supra.

La historia del Toyota Supra comenzó con el Toyota Celica Supra de 1978 (A40). Un modelo que nació como una versión más lujosa y potente del Celica de segunda generación, con una distancia entre ejes ampliada para poder sustituir los bloques de cuatro cilindros en línea originales por otros de seis cilindros, más apropiados para competir con los Z de Nissan. La saga continuó con el Toyota Celica Supra de 1981 (A60).

Este también está desarrollado a partir de un Celica, en concreto, toma la base de la tercera generación del Toyota Celica. Esta fue la última generación de la saga Celica con una configuración de motor delantero longitudinal y propulsión. Como con el A40, para el Celica Supra A60 la marca prolongó la distancia entre ejes para poder instalar un propulsor de seis cilindros en línea. Una mecánica en este caso con hasta 2.8 litros y con hasta 181 CV.

Tras este llegó el Toyota Supra de 1986 (A70), que por primera vez se distanció por completo del Celica recurriendo a una plataforma propia. Lo que no cambió fue la configuración mecánica, pues se mantuvieron las mecánicas de seis cilindros en línea, siendo la principal novedad la aparición de versiones turboalimentadas con hasta 280 CV de potencia.

Y así llegamos hasta el Toyota Supra de 1993 (A80), que ya es considerado toda una leyenda. En eso último tiene mucho que ver el famoso motor que desarrolló la firma para este coche, el 2JZ-GTE turboalimentado que producía alrededor de 330 CV de potencia en su configuración original.

La futura quinta generación del Toyota Supra está representada por dos versiones de competición. Por un lado está el coche con el que Toyota participará en la NASCAR y junto a él encontramos el Toyota GR Supra Racing Concept, un prototipo que anticipa cómo podría ser la variante de competición para carreras de resistencia del nuevo Supra.

Y como broche final, Toyota ha llevado hasta Las Vegas nada menos que ocho unidades adicionales de las diferentes generaciones, todas ellas con importantes modificaciones tanto estéticas como mecánicas. Así el total de Toyota Supra expuestos por la compañía japonesa asciende a nada menos que una docena de ejemplares.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.