Soy más de motores turbo que de atmosféricos. Soy más de familiares que de berlinas. Soy más de monovolúmenes como el de esta prueba, el Mercedes B 200 d 8G-DCT, que de SUV. Lo sé, me pueden caer palos por reconocer todo esto, soy consciente, pero me podrán quitar los propulsores de combustión y sustituirlos por eléctricos, pero no la libertad, como juraría que dijo alguien cercano a William Wallace…

prueba Mercedes B 200 d 8G-DCT

Y es que he de reconocerte que si hace tiempo hubiese tenido que comprarme un coche de holgado espacio, el Clase B con paquete AMG de la generación anterior hubiera sido mi opción número 1. Eso hasta la aparición de la segunda, hace escasos meses. Como podrás ver en las fotografías, su imagen suma aún más puntos positivos. La forma de sus faros, más afilados, y la ubicación de estos, en una posición más baja, hacen que el frontal sea más dinámico. También lo consigue la línea de techo con una caída más pronunciada. Tampoco pasan desapercibidas un par de importantes novedades: el difusor posterior, que ahora está más cerca del suelo, y las ópticas más delgadas.

PRUEBA: Tesla Model X P100D

Dentro hallo las diferencias más notables respecto a la generación anterior. El Mercedes B 200 d 8G-DCT de la prueba adopta un diseño top, donde las pantallas son las auténticas protagonistas. Las dos son de 10,25 pulgadas (26 cm) y tienen unos gráficos de alta calidad creados por la empresa NVIDIA -si te van los videojuegos seguro que te suena-. Una de ellas hace de cuadro de instrumentos digital, mientras que desde la otra se controlan, de forma sencilla, todas las funciones del sistema de infoentretenimiento. Hay algunos plásticos mejorables, pero en general la calidad percibida es muy buena, en gran parte debido a las pantallas, pero también a las toberas de ventilación tipo turbina y a la conseguida iluminación ambiente.

interior del Mercedes B 200 d 8G-DCT

Salgo del asiento del piloto para desplazarme a las plazas traseras y comprobar el hueco existente en las mismas. Se respira amplitud, mucha amplitud, tanto para las piernas como para la cabeza, ventajas de que la batalla haya crecido 30 mm y de que el techo no tenga una caída muy pronunciada. Más justo es el de los hombros si viajan tres personas, algo que no me sorprende tratándose del segmento al que pertenece. Eso sí, tampoco hace que un pasajero viaje de forma confortable un túnel de transmisión alto y una plaza con una butaca y un respaldo duro, este debido al reposabrazos que esconde.

PRUEBA: Mercedes Clase E 220 d Estate All Terrain

Respecto al maletero, cúbica menos que la generación anterior, siempre y cuando no tenga la fila trasera móvil (705 litros): 455 frente a 488 litros, una cifra más justa que la que ofrece la competencia. Aunque también tiene puntos a destacar: una boca de carga baja, piso con doble altura y formas regulares bien aprovechables.

maletero del Mercedes B 200 d 8G-DCT

La versión de la prueba, el Mercedes B 200 d 8G-DCT, equipa un motor 2.0 de cuatro cilindros capaz de rendir 150 CV. Es energético y más que suficiente como para optar por el 220d, de 180 CV. Su garra se ve incrementada cuando pasa de las 2.000 rpm, ofreciendo una considerable patada que te pega al asiento cuando la aguja, digital, pasa de las 2.500 vueltas. Funciona realmente bien con el cambio automático de doble embrague, que en el caso de este motor es de ocho velocidades y no de siete. Asimismo, está bien insonorizado y en carretera se agradece su transmisión porque el motor va muy desahogado y, por lo tanto, la rumorosidad es menor. Lo que no me ha hecho tanta gracia del cambio es al iniciar la marcha desde parado, que es demasiado brusco, por lo que hay que andar con tiento a la hora de pisar el pedal derecho. Si a ello se suma un detector de obstáculos con parada demasiado intrusivo que detiene el coche con bastante distancia… Aparcar en cuesta puede ser algo molesto. ¿Lo bueno de esta asociación motor-cambio? Que su consumo medio puede mantenerse sin problemas en los 5,5 l/100 km.

prueba del nuevo Mercedes B 200 d 2019

En curva se mantiene firme, sin excesivos balanceos, ventajas de tener varios modos de conducción, y los asientos, además de ser cómodos, cumplen agarrando excelentemente mi cuerpo, sobre todo en la parte de los costados. Al conjunto se suma una dirección rápida.

Y dados los tiempos que corren no podía faltar la tecnología, mucha tecnología. El coche de la prueba, el Mercedes B 200 d equipa el sistema MBUX, que es el que destacaría por encima de todos. Al decir “Hola Mercedes”, el coche se convierte en una especie de asistente que obedece y ejecuta órdenes. Es cierto que todavía hay que pulirlo, pero el de la competencia, el de BMW, que es más nuevo, también.

prueba Mercedes B 200 d 8G-DCT

Asimismo, puede equipar el Active Distance Assist DISTRONIC, que mantiene la distancia con el coche que le precede, aumentado o reduciendo la velocidad; el de frenada de emergencia o el asistente de mantenimiento y cambio de carril, que en más de una ocasión ha frenado de forma brusca, sin un motivo muy evidente de peligro, como ya me pasó con el Clase A.

PRUEBA: Mercedes Clase A 2018

Para hacerte un resumen, que sé que tú tiempo vale oro: si quieres espacio, tecnología, buen comportamiento y un diseño acertado y deportivo, el Clase B se posiciona como la mejor opción. Y no oro, pero sí 32.025 euros son los que cuesta este coche con el motor de acceso. Si quieres el de la prueba tendrás que soltar 34.775 euros.

prueba del Mercedes B 200 d 8G-DCT

A destacar A mejorar
Diseño exterior e interior Maletero respecto a la competencia
Respuesta de su motor Cambio automático en ocasiones algo brusco
Espacio para los pasajeros Asistentes demasiado intrusivos

Ficha técnica Mercedes B 200 d 8G-DCT
Motor Cilindrada 1.950 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia Máxima 150 CV / 3.400 – 4.400 rpm
Par Máximo 320 Nm / 1.400 – 3.200 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automático, 8 velocidades, doble embrague
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.419 mm
Anchura 1.796 mm
Altura 1.562 mm
Distancia entre Ejes 2.729 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Turbo de geometría variable.
Peso Peso 1.535 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 219 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 8,3 seg
Consumos Urbano N.D.
Extraurbano N.D.
Combinado WLTP 5,1 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 115 g/km Euro 6
Precio Precio Oficial 34.775 €

Fotografías: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.