prueba Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018

PRUEBA: Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018

Esta vez toca realizar la prueba del Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018, el SUV más rápido y potente del mundo. Equipa el motor V8 de 707 CV de los Hellcat, así que me puedo imaginar cómo será esta bestia de 2.433 kilogramos…

Me he desplazado a Portland para realizar la prueba del Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018. Se trata de la versión más prestacional de la cuarta generación del exitoso SUV que lleva dando alegrías a la marca desde su aparición en 1993.

Por fuera es fácil diferenciarlo. A su capó, parecido al del Grand Cherokee SRT por sus tomas de refrigeración y su joroba, elementos que le dan un aspecto imponente, deportivo, se une la clásica parrilla frontal con las siete aperturas, solo que en esta ocasión viene bañada en color negro piano y está compuesta por un protector tipo panal de abeja. El mismo trazado se ha utilizado para cubrir la enorme toma inferior del paragolpes delantero, que está escoltada por dos más pequeñas: una encargada de refrigerar el radiador del aceite del motor y la otra de esconder el colector de admisión.

prueba Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018

Su perfil pone de manifiesto la clase de vehículo que es, porque sus enormes llantas de aluminio forjado de 20 pulgadas esconden unos frenos Brembo, que se distinguen por sus pinzas amarillas y por el gran diámetro de los discos delanteros. Y es que son los más grandes jamás ofrecidos en un vehículo Jeep. Como debe ser, no todo es cuestión de estética, porque son capaces de frenar el coche de 60 a 0 mph (96  a 0 km/h) en 43,9 metros, a pesar de sus 2.433 kilogramos. Además, en los laterales, a los anagramas Grand Cherokee se le une otro con la palabra Supercharged. Los marcos de las puertas vienen en negro brillante, el mismo tratamiento que se le ha dado en su parte posterior a la chapa Jeep, así como a la Trackhawk. Pero lo que realmente le diferencia son sus cuatro salidas de escape -realizadas en un material más resistente a altas temperaturas-, con dos a cada lado de 10,16 cm cada una y pintadas, cómo no, en negro brillante; así como el difusor, totalmente funcional.

escape Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018

Esa deportividad que emana su exterior también se respira en el interior. Lo primero es el color de su llave, que es roja y que es la única opción. No existe la llave negra del Charger SRT Hellcat (prueba) que pone limitaciones a las prestaciones del coche. Lo que sí tiene es modo ‘aparcacoches’, con el que la potencia se verá reducida y las levas quedan inutilizadas. Pero la llave no es necesaria para arrancar este todocamino de 707 CV, porque el encendido es por botón, que también es rojo y está rodeado de molduras de fibra de carbono con hilo metálico, que le da apariencia 3D. En el momento en que su V8 6.2 con logo Hellcat, toda una declaración de intenciones, comineza a sonar, aparece en la pantalla del cuadro de instrumentos la palabra ‘Supercharged’. Si estas señas no te parecen suficientemente deportivas, el tacómetro digital en el centro del mismo es un indicador muy claro, tacómetro que, por cierto, da la impresión de tratarse de uno analógico. Marca 320 km/h, aunque el SUV ‘sólo’ es capaz de alcanzar 290 km/h. Está montado sobre una pantalla de siete pulgadas que es configurable: entre las múltiples opciones se puede seleccionar una denominada ‘Trackhawk’, que brinda información importante para circuito: velocidad, velocidad máxima alcanzada, fuerzas G, tiempos… Y por si aún tienes dudas de su deportividad, la pantalla del sistema de infoentretenimiento, que es de 8,4 pulgadas y que equipa el sistema Uconnect 4, tiene de fondo un piano de circuito.

interior Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018

A pesar de las diferencias, el grueso volante me recuerda al del Hellcat. Su parte inferior es achatada y porta el logo Trackhawk, así como las levas desde las que se controla el cambio de ocho velocidades ZF, cuya segunda generación ha sido adaptada para soportar el impresionante par motor que produce su bloque V8 6.2 de 707 CV y que es enviado a las cuatro ruedas. Los materiales utilizados en el habitáculo son de primera calidad, como el cuero, plásticos blandos repartidos por todo el interior, aluminio, aluminio cepillado, Alcantara recubriendo el pilar A… Como ocurre con el volante, los asientos, que adoptan el anagrama Trackhawk, son muy parecidos a los del Challenger SRT Hellcat (prueba), aunque no son los mismos, porque los del Jeep cuentan con un sistema de entretenimiento en su parte posterior -con mando a distancia y conectores auxiliares y HDMI-. A pesar de ello, y gracias al tratamiento cóncavo que se les ha dado, los pasajeros posteriores tienen espacio suficiente para las piernas; como cuatro dedos. La guinda la pone el sistema de sonido Harman Kardon con 19 altavoces y dos subwoofers.

prueba Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018

Mientras realizo la prueba del Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018 puedo seleccionar diferentes tipos de modos de conducción: Tow, para poder remolcar hasta 3.265 kg gracias a que el par pasa a las ruedas delanteras para tener la mejor capacidad de arrastre dentro del segmento de los SUV deportivos; Snow, para superficies deslizantes, y Auto, con un reparto más equilibrado pero sin llegar al 50/50. La deportividad la ofrecen el Sport y el Track, donde la entrega de par es más contundente, la suspensión, más dura y la transmisión, más rápida. También tiene la función ‘Launch Control’, con el que pasa de 0 a 60 mph (0 a 96 km/h) en solo 3,5”.

El sonido del compresor es diferente a lo escuchado anteriormente; un sonido que ha sido modificado gracias a un resonador en el colector de admisión y que se encarga de perfeccionarlo, de hacerlo más lineal. Pero también se ha trabajado en él para que permita inducir 30.000 litros de aire por minuto.

Es cómodo como para poder viajar con él en familia, porque además de ofrecer una excelente respuesta en circuito, Jeep ha querido que este SUV sea válido para el uso diario. Por este motivo ha implementado el sistema noise cancelation, que filtra el sonido al interior del coche. Lo que sí noto es que a pesar de estar en modo ‘Auto’, la suspensión es bastante rígida, pero puede deberse a sus llantas de 20” con neumáticos de perfil bajo. Se mueve bien, pisa seguro en curva, aunque siento algo de balanceo, aunque no me puedo quejar. La suspensión, firmada por Bilstein, ha sido calibrada un 9% más firme en el eje delantero y un 15 en el trasero en comparación con la Grand Cherokee SRT, por lo que el Trackhawk está a otro nivel.

Los ingenieros de SRT han transmitido el espíritu deportivo de sus ‘muscle car’ al coche de esta prueba, el Jeep Grand Cherokee Trackhawk. Y es que parece que estuviese conduciendo precisamente uno de estos deportivos. Entrega 874 Nm, por lo que han tenido que modificar el diferencial y los ejes -ha sido utilizado material aeroespacial, según la firma norteamericana- para soportar esta increíble cantidad de par.

prueba Jeep Grand Cherokee Trackhawk

Le he dado duro y me ha encantado su respuesta en pista. A pesar de su enorme potencia y masa, el sistema de tracción permanente hace un trabajo sensacional, porque que es capaz de sacarte de cualquier problema. Cuando siento que subvira o sobrevira por su elevando peso, basta con apuntar el volante donde quieres ir y acelerar con ganas para confiar en esa cantidad de potencia que es capaz de sacarte. Y lo hace, por lo que es perfecto para conductores con poca experiencia en circuito. Asimismo, en pista los frenos se han comportado muy bien. Notan la fatiga, sí, pero es algo natural, y más si se trata de un coche de casi dos toneladas y media, al que le exiges y al que lo estás llevando a velocidades que en algunos casos superan los 160 km/h.

No me movería con él por caminos off-road, porque ha sido pensado para circuito y para el día a día. Y es que la suspensión, incluso en modo automático, que supuestamente es el más blando, sigue siendo firme.

prueba Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018

Sin duda, uno de los SUV deportivos con el que lo tendrás más fácil para convencer a tu mujer a la hora de comprarlo. Su precio de 85.900 dólares (unos 73.200 euros) incluye más 70 sistemas de seguridad, como el Jeep Compass 2017, que también hemos probado. Lo de que es el SUV más rápido y potente del mercado no hace falta que lo menciones…

Ficha técnica Jeep Grand Cherokee Trackhawk 2018
Motor Cilindrada 6.166 cc
Cilindros 8 en V
Potencia máxima 707 CV / 6.000 rpm
Par máximo 874 Nm / 4.800 rpm
Transmisión Caja de cambios Automática, 8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Independiente. Adaptativa Bilstein. Barra estabilizadora.
Trasera Multibrazo. Adaptativa Bilstein. Resorte helicoidal. Barra estabilizadora.
Dimensiones Longitud 4.800 mm
Anchura 1.930 mm
Altura 1.701 mm
Distancia entre ejes 2.895 mm
Alimentación Tipo de alimentación Inyección indirecta. Turbo. Compresor volumétrico
Peso Peso 2.433 kg
Prestaciones Velocidad máxima 290 km/h
Aceleración 0-96 km/h 3,6 seg
Consumos Urbano 21,3 l/100 km
Extraurbano 13,8 l/100 km
Combinado 18,0 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 n.d.
Precio Precio final Desde 85.900 dólares (73.100 euros aprox)

Fuente: Univisión Autos

Tags

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

Si desea obtener información sobre definición de cookies en internet pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies