El Hyundai Staria Style de esta prueba se sale de lo habitual por varios motivos. Primero por su diseño, pues presenta una imagen de lo más futurista que encajaría a la perfección en una película de ciencia ficción. Segundo, porque se trata de un monovolumen, un segmento cada vez menos concurrido debido al imparable éxito de los SUV y crossover. Y tercero, porque ofrece siete amplias plazas (o hasta nueve asientos en otras variantes) con una amplia dotación de confort.

Tanto es así que me atrevería a decir que este Hyundai Staria Style es uno de vehículos más confortables para viajar de cuantos he probado en los más de 15 años que llevo dedicándome al periodismo del motor. Y si crees por un momento que estoy exagerando, te invito a que eches un vistazo a su segunda fila de asientos, te fijes en su equipamiento o mires la desorbitada cantidad de espacio que ofrece para esos afortunados pasajeros.

prueba del Hyundai Staria Style zagaTiene muchísimo volumen interior a costa, eso sí, de contar con una carrocería enorme. Con 5,25 metros de longitud y casi 2 metros de alto y de ancho, encontrarás pocos monovolúmenes más grandes que este. De hecho, solo hay dos a la venta que le superen en longitud: el Ford Tourneo Custom (prueba) y el Mercedes Clase V -en ambos casos en sus versiones de batalla larga-.

Y justo entre estos dos es donde situaría al Hyundai Staria. Porque ofrece una calidad de acabados interiores y un equipamiento que poco tiene que envidiar al del modelo de Mercedes y todo ello con un precio de venta más próximo al del producto de Ford.

Polivalencia futurista

prueba del Hyundai Staria Style delantera

Una diferencia importante con respecto los productos de la marca alemana y estadounidense es que el Staria tiene un diseño exterior más arriesgado. Porque por norma general, un monovolumen no es un vehículo que suela llamar la atención por la calle, justo lo contrario de lo que sucede con este.

El frontal es sin duda la parte más llamativa gracias, entre otras cosas, a una parrilla ubicada muy cerca del suelo y que ocupa el ancho completo del vehículo. Es tan grande que incluso integra en sus extremos exteriores los grupos ópticos principales. Sobre esta se sitúa una tira luminosa que hace las veces de luz diurna y que completa un frontal con un innegable aire futurista.

prueba del Hyundai Staria Style trasera

La carrocería se caracteriza por lucir unas superficies minimalistas, sin apenas líneas de carácter, y por la gran superficie acristalada. La línea inferior de las ventanas laterales describe una marcada curva hacia abajo desde el pilar A, aumentando el tamaño de los cristales y proporcionando así una increíble luminosidad y una gran visibilidad al interior.

La zaga está dominada, de nuevo, por la gran luneta y por unos pilotos -con tecnología de ledes para todas sus funciones- con un diseño tipo pixel que recuerda al visto en el Hyundai Ioniq 5 (prueba). El portón de acceso al maletero es gigantesco, algo que puede dificultar su apertura en determinadas situaciones y más si tenemos en cuenta que con él cerrado el coche ya supera de largo los cinco metros de longitud.

Sobresaliente en confort y tecnología, no así en modularidad

prueba del Hyundai Staria Style salpicadero

Todas las plazas de este Hyundai Staria son muy amplias y adecuadas para que personas adultas viajen sin problema mientras gozan de un gran nivel de confort y de una calidad de terminaciones sorprendente. Porque aunque en algunas zonas sí se aprecia la presencia de plásticos más típicos de vehículos profesionales, en general los acabados son muy buenos.

Hay numerosos detalles que refuerzan esta afirmación, como por ejemplo, el tapizado tipo Alcantara que cubre el guarnecido del techo; el cuero de los asientos; las superficies mullidas para apoyar los brazos… Todo tiene un aspecto muy bueno y transmite sensación de calidad y solidez, a lo que hay que sumar la gran luminosidad.

prueba del Hyundai Staria Style asientos traseros

Y si a esto que acabo de decir le añades una dotación notable, tienes como resultado un coche pensado por y para devorar kilómetros sin que la fatiga haga acto de presencia. Los asientos delanteros son muy cómodos y cuentan con regulación eléctrica en todos sus movimientos, pero la verdadera estrella del interior son sin duda las dos plazas centrales.

Estas están formadas por sendas butacas individuales que también cuenta con regulación eléctrica (salvo para desplazarlos longitudinal o lateralmente). Es más, solo con pulsar un botón son capaces de reclinarse por completo y de elevar un apoyapiés. Así consigue que los afortunados usuarios que se sienten en ellos se sientan como si estuvieran en primera clase de una gran aerolínea. Y sí, además ofrecen la función de calefacción y ventilación.

Ahora bien, hay algo que considero que se podría mejorar: la modularidad. Porque aunque puedes mover longitudinalmente los asientos gracias a los raíles que hay en el piso, lo cierto es que me ha parecido que el movimiento que ofrecen es limitado. Especialmente en el caso de la tercera fila, que apenas se mueve un palmo hacia adelante o hacia atrás. Y tampoco se pueden sacar del coche los asientos, únicamente puedes plegar el respaldo o levantar la banqueta para aumentar la capacidad de carga.

Un equipamiento de primera

prueba del Hyundai Staria Style cuadro mandos

Como buena novedad que es, el Hyundai Staria Style de la prueba viene cargado hasta arriba de tecnología. El cuadro de mandos está formado por una pantalla de 10,25 pulgadas, que queda ‘flotando’ sobre el salpicadero. El sistema multimedia tiene otra pantalla, esta vez táctil, de idéntico tamaño y con un sistema operativo idéntico al de los últimos lanzamientos de la compañía surcoreana. Tampoco le faltan elementos como el cargador inalámbrico para teléfonos móviles compatibles o numerosos puertos USB repartidos por todo el habitáculo.

Tiene climatizador automático delante y detrás (aunque solo es de dos zonas en total), faros y pilotos con tecnología de ledes, sensor de luminosidad o funciones tan interesantes como un sistema que amplifica la voz del conductor en el habitáculo mediante el uso de los altavoces y el micrófono del sistema de manos libres.

prueba del Hyundai Staria Style tercera fila

Echo de menos un sensor de lluvia u otros elementos que sí se ofrecen en otros mercados, como la función de ventilación para los asientos delanteros o la cámara interior que permite ver qué sucede en la segunda o tercera fila a través de la pantalla central. Otro detalle significativo es que solo tiene dos anclajes Isofix para sistemas de retención infantil (SRI), algo que las familias numerosas deberán tener en cuenta ya que sus competidores ofrecen hasta cinco.

Otros elementos de equipamiento destacados son las puertas laterales con apertura y cierre eléctrico (al igual que el maletero), la iluminación ambiental (con 64 colores disponibles), el doble techo solar (aunque solo el delantero es practicable), el equipo de sonido Bose con 12 altavoces, las cámaras exteriores con visión 360 o la abrumadora batería de ayudas o asistentes de conducción.

Motor turbodiésel y herencia SUV

prueba del Hyundai Staria Style culo

El Hyundai Staria está construido sobre la plataforma N3 de Hyundai, la misma que da vida a modelos como los Hyundai Tucson (prueba) y KIA Sportage (prueba) de última generación. Una estructura con una configuración de motor delantero transversal y tracción delantera o, como en este caso, a las cuatro ruedas mediante un acoplamiento tipo Haldex.

El hecho de que se asiente sobre la base de una estructura empleada en turismos le permite contar con esquema de suspensiones más refinado que algunos de sus rivales. Me explico: mientras que competidores como el Ford Tourneo Custom ofrecen un eje rígido trasero controlado por vetustas ballestas, el Staria dispone de un avanzado esquema multibrazo con dobles trapecios y barra estabilizadora que aporta una calidad de rodadura y un confort de marcha claramente superior.

prueba del Hyundai Staria Style llanta

Únicamente está disponible con un motor turbodiésel 2.2 CRDi, una unidad convencional en el sentido de que no tiene ningún tipo de hibridación. Ofrece una potencia de 177 CV y lo que es más importante, un par motor de 430 Nm que además se alcanza desde tan solo 1.500 vueltas. Este propulsor se asocia exclusivamente a una caja de cambios automática de ocho velocidades y, en el caso del acabado Style, al sistema de tracción a las cuatro ruedas HTRAC.

No hay por el momento más opciones que esta mecánica diésel, aunque atendiendo a la cantidad de espacio que han dejado en la parte central de los bajos del vehículo y el hecho de que comparta plataforma con muchos modelos del grupo, tengo la sensación de que más pronto que tarde lanzarán una versión híbrida o totalmente eléctrica. Sea como sea, me parece que este motor diésel encaja a la perfección con la filosofía de un monovolumen.

prueba del Hyundai Staria Style frontal

Porque ofrece una gran cantidad de par desde bajas vueltas, algo fundamental si tenemos en cuenta que en orden de marcha acaricia las 2,4 toneladas métricas. Y aunque no va sobrado de potencia dado su peso y capacidad de carga, gracias a ese cambio automático de ocho velocidades, con relaciones muy bien escalonadas, ofrece una respuesta suficiente a baja y media velocidad. A ritmos más rápidos, como en autovía, sí echo en falta algo más de respuesta, como era de esperar.

La visibilidad desde el puesto de mandos es fantástica en todas direcciones, lo que facilita enormemente maniobrar. Está claro que las dimensiones que tiene son las que son y no se pueden disimular, pero considero que salvo cuando te enfrentas a zonas angostas conducir el Staria es muy parecido a llevar un SUV (muy alto, ancho y largo, eso sí).

prueba del Hyundai Staria Style lateral

El confort de marcha es superlativo para tratarse de un vehículo de este tipo. Se nota que han prestado mucha atención a parámetros fundamentales para que esto sea así, como por ejemplo, la insonorización del habitáculo, que es muy buena -tiene cristales dobles delante-. Tampoco se aprecian vibraciones o desajustes cuando circulas sobre firmes irregulares gracias a la calidad de ejecución como al buen trabajo que realizan las suspensiones.

Conclusión de la prueba del Hyundai Staria Style

prueba del Hyundai Staria Style tres cuartos

El Staria Style me ha parecido un producto superlativo. Porque salvo por algunos detalles mejorables, como la limitada modularidad, es un grandísimo coche familiar con el que podrás viajar con un nivel de confort difícil de igualar. Además, a diferencia de lo que suele ser habitual en este segmento, presenta un diseño exterior que es muy llamativo y no deja indiferente a nadie.

Está disponible desde unos 53.000 euros con el acabado de acceso o por unos 63.000 euros en el caso de la unidad de la prueba, con el nivel de equipamiento más elevado. Una suma que deja a este modelo en una posición ventajosa frente a los más lujosos del segmento, como el Clase V.

Ficha técnica Hyundai Staria 2.2 CRDi 177cv 4×4 8AT Style
Motor Cilindrada 2.199 cc
Cilindros 4 en línea
Potencia máxima 177 CV / 3.800 rpm
Par máximo total 430 Nm / 1.500-2.500 rpm
Alimentación Tipo Inyección directa Common Rail, turbo, intercooler
Transmisión Caja de Cambios Automática, 8 velocidades
Convertidor de par
Tracción Total HTRAC
Suspensión Delantera Tipo McPherson
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte helicoidal
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos ventilados
Dimensiones Longitud 5.253 mm
Anchura 1.997 mm
Altura 1.990 mm
Distancia entre ejes 3.273 mm
Maletero Volumen 117-1.303 litros
Peso Peso 2.367 kg
Prestaciones Velocidad máxima 185 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 12,4 seg
Consumo Combinado 8,7 l/100 km
Velocidad baja 11,8 l/100 km
Velocidad media 8,9 l/100 km
Velocidad alta 7,3 l/100 km
Velocidad muy alta 8,7 l/100 km
Emisiones Emisiones de CO2 228 g/km Euro 6 – Etiqueta C
Precio Precio oficial 62.990 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.