El Audi Q8 60 TFSIe quattro que pruebo es un SUV superlativo. Todo en él es excepcional, desde su imponente imagen exterior a su increíblemente bien rematado habitáculo, sin olvidarnos de su ágil dinámica, impropia de un automóvil de sus dimensiones y peso. Pero lo mejor de esta versión híbrida enchufable es que combina todo esto con un sistema de propulsión eficiente con el que es capaz de recorrer hasta 46 kilómetros en modo eléctrico.

PRUEBA: Audi Q7 60 TFSIe quattro tiptronic

Y eso significa que el Q8 60 TFSIe puede presumir de lucir la etiqueta ambiental 0 de la DGT en el parabrisas. Un distintivo con el que puede acceder sin problema, más allá de las limitaciones propias de su tamaño, al centro de las grandes ciudades. Pero sus atributos no terminan ahí, ya que con 462 CV y 700 Nm a disposición de tu pie derecho, sus prestaciones son las que cabría esperar de un buen deportivo incluso a pesar de sus 2.515 kg.

Un SUV superlativo con estética coupé

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro trasera

Uno de los puntos fuertes de cualquier Audi Q8 es su diseño exterior. Para las versiones híbridas enchufables, Audi ha conseguido mantener inalterada esa imagen que tanto llama la atención. Es un SUV de grandes dimensiones, pues se aproxima a los cinco metros de largo y a los dos de ancho. Esto, unido a su musculosa estética coupé, con una pronunciada caída de techo en la zaga, hacen que luzca un aspecto verdaderamente imponente.

Es inevitable que la gente se quede mirando este todocamino. Al fin y al cabo, todo en él llama poderosamente la atención: la enorme parrilla, los grupos ópticos (delanteros y traseros), las trabajadas superficies laterales… Los marcados pasos de rueda pueden acoger unas llantas que de serie tienen 21 pulgadas de diámetro. Opcionalmente pueden ser de hasta 22”, como es el caso de la unidad de la prueba.

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro interior

Cuando me aproximo al Audi Q8 60 TFSIe y abro la puerta, me fijo en otros de los detalles que hacen especial a este coche: las ventanillas no tienen marco. Algo que no suele ser habitual en los SUV, más propio de los coupés, y que aporta otro toque más de exclusividad. Además, aíslan perfectamente a los pasajeros del exterior con los cristales dobles con los que viene de fábrica.

Es fácil acceder al interior gracias a la suspensión neumática adaptativa que monta de origen, que permite ajustar la altura de la carrocería. Los asientos de serie son realmente cómodos y cuenta con regulación eléctrica y función de memoria. Y la calidad de los materiales empleados y de los ajustes es verdaderamente soberbia: todo encaja a la perfección, es agradable al tacto y transmite solidez. Vamos, como cabe esperar de un coche de su precio.

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro toma carga

Al maletero del Q8 se accede a través de un amplio portón eléctrico. Como tiene una suspensión regulable en altura, es posible bajar la carrocería facilitar la carga objetos pesados o voluminosos. Eso sí, las formas de la carrocería condicionan su capacidad en comparación con modelos como el Q7, pues la pronunciada caída del techo limita la altura disponible en esta zona.

La capacidad de carga es de 505 litros, un dato inferior al que ofrecen los Audi Q8 que no son híbridos enchufables, que llegan hasta los 605 litros. Esta diferencia se debe a la presencia de la batería, que eleva el piso del maletero unos centímetros restando 100 litros a la capacidad total. Con los respaldos de la segunda fila abatidos, alcanza hasta 1.625 litros frente a los hasta 1.755 de un Q8 normal.

El sistema de híbrido enchufable del Audi Q8 TFSIe

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro logotipo

Hay versiones del Q8 que son más rápidas y exclusivas, como el (prueba) SQ8 o el brutal RS Q8. También hay variantes más ‘modestas’ con motorizaciones microhíbridas que son igualmente interesantes. Pero ninguno de estos puede tener esa codiciada etiqueta 0 salvo el Audi Q8 60 TFSIe quattro de esta prueba y la versión de menor potencia, el 55 TFSIe.

Gracias a este distintivo ambiental, este Audi Q8 híbrido enchufable puede circular sin restricciones por el centro de grandes ciudades; acceder al carril BUS-VAO sin importar cuántos pasajeros viajen a bordo; está exento del impuesto de matriculación; puede aparcar en zonas de estacionamiento regulado sin coste y sin límite de tiempo… Vamos, que se beneficia prácticamente de las mismas ventajas que un coche eléctrico sin tener las mismas limitaciones que estos.

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro cuadro mandos

Porque como combina un poderoso motor 3.0 TFSI V6 con otro eléctrico, no tendrás problemas cuando se agoten los 17,9 kWh de la batería. Eso sí, debes tener en cuenta que eso sucederá rápidamente, pues anuncia una autonomía 100% eléctrica de 46 kilómetros. Un dato que durante la prueba no hemos conseguido igualar, aunque nos hemos quedado muy cerca al llegar a recorrer hasta 42 kilómetros sin utilizar el motor de combustión.

Aun así, esa cifra es suficiente para cubrir las necesidades diarias de la mayor parte de los usuarios. Y lo bueno es que tendrás tiempo de sobra para recargar la batería durante la noche, pues con una potencia máxima de carga de 7,4 kW, puede pasar del 0 al 100% en unas dos horas y media.

462 CV y 700 Nm

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro frontal

El motor de gasolina es el conocido 3.0 V6 sobrealimentado, una unidad que por sí sola produce los mismos 340 CV que entrega en el Q8 55 TFSI. El par máximo alcanza los 450 Nm, es decir, ligeramente menos que los hasta 500 Nm que genera en este último. Pero como en este caso se combina con un motor eléctrico con 100 kW (136 CV) y 400 Nm adicionales, la cifra total combinada es impresionante: 462 CV y 700 Nm.

El motor eléctrico está integrado dentro de la caja de cambios automática de ocho velocidades. Una unidad con convertidor de par que tiene un funcionamiento fantástico y que ofrece funciones como la circulación ‘a vela’. Esta, a su vez, trabaja junto con un sistema de tracción quattro. Este envía en condiciones normales un 60% de la fuerza al eje trasero, aunque puede variar el reparto de forma que mande hasta un 85% delante o un 70% detrás.

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro lateral

Con semejante cantidad de potencia y par disponible y a pesar de la importante diferencia de peso que hay entre el Audi Q8 60 TFSIe quattro y el Q8 55 TFSI normal (2.515 kg frente a 2.170), el PHEV es muy rápido. Con la batería cargada, completa el 0 a 100 en tan solo 5,4 segundos frente a los 5,9 del otro. Eso sí, su velocidad máxima, poco significativa en nuestro país, es ligeramente inferior: 240 km/h frente a 250.

Donde hay mucha diferencia es el consumo medio que logra uno y otro. Porque el Q8 60 TFSIe anuncia un gasto combinado de solo 2,8 l/100km frente a los 10,3 de su hermano de gama. Un dato que no he conseguido igualar, siendo 5,2 l/100km (y 13,2 kWh) la mejor cifra que he visto en el ordenador de a bordo.

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro frontal campo

El Q8 60 TFSIe quattro se diferencia del Q8 55 TFSIe quattro en la potencia total combinada, que es mayor en el primero gracias a una gestión electrónica diferente. La autonomía y el consumo de ambos es idéntico y dado que también andan muy parejos en prestaciones (el 55 TFSIe hace el 0 a 100 km/h en 5,8) y hay una diferencia de precio de más de 10.000 euros entre ambos, personalmente me quedaría con el Q8 55 TFSIe. Además, este último cuesta poco más de 3.000 euros extra con respecto al 55 TFSI.

Prueba del Audi Q8 60 TFSIe quattro

Este todocamino, como todos los modelos híbridos enchufables de la gama de Audi, arranca por defecto con el motor eléctrico y en modo Hybrid. Su funcionamiento como coche eléctrico es muy satisfactorio, con una suavidad de marcha envidiable y una respuesta suficiente por potencia. Y como cuenta con una calefacción con resistencia y bomba de calor, no tendrás problemas para calentarte los días de frío sin necesidad de tener que recurrir al motor de combustión.

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro trasera estática

Es cierto que con 100 kW y 400 Nm no es rápido. Al fin y al cabo hay que tener en cuenta lo que pesa, su aerodinámica o los enormes neumáticos que monta. Pero sí es suficiente para moverse con cierta soltura en entornos urbanos. Además, tan pronto como necesites más potencia el motor de combustión se pondrá en marcha y su capacidad de recuperación será demoledora casi al instante.

Para ello solo hay que pisar con más intensidad el pedal del acelerador, que ofrece cierta resistencia en un punto del recorrido para indicarte hasta donde puedes ir en eléctrico. Este pedal también es capaz de avisarte con pequeños toques sobre cuándo debes dejar de acelerar. Todo para ayudarte a lograr la máxima eficiencia cuando, por ejemplo, te aproximas a una rotonda o una curva.

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro trasera campo

Pero esto, que ya es impresionante para alguien que nunca lo haya experimentado, no es nada en comparación con lo que es capaz de hacer el coche. Porque con la estrategia predictiva de funcionamiento, el sistema ajusta su funcionamiento para gastar lo mínimo posible. Elige el modo más adecuado gracias a la gran cantidad de datos a los que tiene acceso, como la orografía del recorrido, el tráfico en tiempo real o las velocidades máximas permitidas en cada zona. Y con todo ello él decide si circular “a vela”, regenerar energía, activar el modo eléctrico, usar el motor de combustión o ambos…

El modo Hybrid permite elegir manualmente entre tres opciones: “Auto”, “Hold” y “Charge”. En el primero gestiona todo automáticamente para ofrecer una relación óptima entre consumo y rendimiento. En el segundo es para mantener la carga de la batería en su nivel actual, con mínima variación, para poder utilizarla posteriormente. Y en el tercero, “Charge”, permite aprovechar la energía del motor de combustión mientras circulamos para recargar la batería.

Conclusión

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro detalle carga

Después de haber pasado una semana conviviendo en el día a día con el Audi Q8 60 TFSIe quattro de la prueba, he podido sacar varias conclusiones. La primera de ellas es que gracias a su etiqueta 0 disfruta de todas la ventajas de un coche eléctrico en ciudad. La única y principal limitación en este sentido viene por sus enormes dimensiones. Pero por suerte cuenta con avanzados asistentes de aparcamiento y con buenas cámaras, lo que facilita enormemente su uso en este entorno.

La segunda de ellas es que tiene todo lo bueno de un coche eléctrico sin los problemas de autonomía de estos. Sí, es cierto que la batería da para poco más de 40 kilómetros de alcance. Lo bueno de un híbrido enchufable es que cuando se agote podrás continuar usando el coche como un híbrido tradicional. El consumo en esta situación se disparará, pero si eres capaz de cubrir tus desplazamientos diarios en modo eléctrico, esto solo debería suceder cuando realices viajes más largos.

Prueba Audi Q8 60 TFSIe quattro delantera carga

Y tercera, que ofrece un comportamiento dinámico a medio camino entre una berlina de representación (por confort de marcha) y un SUV deportivo (por agilidad y prestaciones). Eso sí, personalmente me quedaría con el Q8 55 TFSIe pues las prestaciones de ambos son muy parejas y el precio de este último es más razonable.

Ficha técnica Audi Q8 60 TFSIe quattro
Motor Cilindrada 2.995 cc
Cilindros 6 en V
Potencia máxima Potencia motor combustión:
340 CV / 5.300 – 6.400 rpm
Potencia motor eléctrico:
136 CV
Potencia máxima: 462 CV
Par máximo Par motor combustión:
450 Nm / 1.340 – 5.300 rpm
Par motor eléctrico:
400 Nm
Par máximo: 700 Nm
Alimentación Tipo Inyección directa, turbo e intercooler
Eléctrica
Transmisión Caja de Cambios Automática
Convertidor de par
8 velocidades
Tracción Total
Suspensión Delantera Paralelogramo deformable
Resorte neumático
Barra estabilizadora
Trasera Paralelogramo deformable
Resorte neumático
Barra estabilizadora
Frenos Delanteros Discos ventilados
Traseros Discos ventilados
Dimensiones Longitud 4.986 mm
Anchura 1.995 mm
Altura 1.701 mm
Distancia entre ejes 2.995 mm
Maletero Volumen 505 – 1.625 litros
Peso Peso 2.515 kg
Prestaciones Velocidad máxima 240 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 5,4 seg
Consumo
WLTP
Combinado 2,8 l/100 km
Velocidad baja n.d.
Velocidad media n.d.
Velocidad alta n.d.
Velocidad muy alta n.d.
Emisiones Emisiones de CO2 64 g/km Euro 6 – Etiqueta 0
Precio Precio oficial Desde 98.760 euros

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, introduce tu comentario
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.