Para la prueba del Audi A1 Sportback 30 TFSI 116 CV S tronic queríamos esta unidad, no otra. El paquete Epic Edition con la combinación de colores que ves en las fotos exhibe una clara inspiración en el Audi Sport Quattro; es lo que me sedujo en el primer vistazo. No es difícil rememorar uno de los coches más míticos; sí hacerlo de una forma acertada. Y la compañía alemana lo ha conseguido con una pintura roja, bañando los logotipos en negro y equipando unas llantas de 18 pulgadas en color blanco con la firma de Audi Sport. Dónde quedaron las enormes, por aquel entonces, llantas de 17 pulgadas del primer S3… Pero no es el único detalle que ha heredado del Sport Quattro, como me sugieren las tres tomas ubicadas entre el capó y el paragolpes. ¡Chapó!

prueba Audi A1 Sportback 30 TFSI 115 CV S tronic Epic Edition

Pero esta segunda generación del A1 también innova. Los grupos ópticos delanteros son de nuevo cuño. También los pilotos divididos que penetran en el portón del maletero. Asimismo, los paragolpes exhiben un nuevo diseño y acogen amplias entradas de refrigeración; algunas funcionales, otras no. No pueden fallar, y no lo hacen, unas líneas de diseño bien ejecutadas que consiguen mayor atractivo. Porque de la mayor presencia y deportividad se encargan sus nuevas cotas: su longitud aumenta 5,6 centímetros y la altura decrece 1,3; por su parte, la anchura queda inalterada. No sé qué habrá dejado Audi para montar en una futura versión S y que supere a esta estéticamente…

PRUEBA: Audi A1 quattro

Si el exterior adopta cambios de importancia, los del interior son aún de mayor calado. La tecnología ha llegado para quedarse y en el coche de la prueba, el Audi A1 Sportback 30 TFSI 116 CV Epic Edition, se aprecia nada más acomodarte. El cuadro de instrumentos, Virtual Cockpit al ser totalmente configurable, está compuesto por una pantalla de 12,3 pulgadas y el sistema de infoentretenimiento se controla desde otra de 10,1 con un interfaz claro e intuitivo. Además, el diseño del salpicadero está claramente orientado hacia el conductor. Líneas horizontales, pocos botones y molduras en gris se combinan con algunos plásticos gomosos, pero también con alguno que otro duro, como el de los paneles de las puertas o los del túnel de transmisión, para ofrecer, eso sí, una muy buena calidad percibida.

interior del Audi A1 Sportback 30 TFSI 115 CV S tronic

Respecto a los materiales menos premium que equipa, es cierto que se trata de un utilitario, pero es más cierto aún que su precio puede superar fácilmente los 30.000 euros. Mejora el resultado las líneas compuestas por luces LED en rojo que recorren parte del cuadro de instrumentos, las toberas de ventilación que escoltan a este y los paneles de las puertas. Este detalle incrementa la deportividad del vehículo, como también su techo tapizado en negro. Por su parte, el volante suma su granito de arena en este apartado por su grosor y porque en los extremos están tapizados con cuero perforado. Por cierto, un aro que no está achatado por su parte inferior y que valoro positivamente -opcional y por 230 euros es el que tiene forma en D-.

asientos traseros Audi A1 Sportback 30 TFSI 115 CV S tronicCómo la distancia entre ejes ha crecido 9,4 centímetros, el espacio para los pasajeros también lo ha hecho. Ahora las posteriores sí son unas auténticas plazas. Guardan bastante espacio longitudinal, pero también en altura -con mi 1,78 m, son dos dedos los que separan mi cabeza de rozar con el techo-. Si viajan tres personas, el hueco en anchura es insuficiente, aunque viajar no supone un castigo. Por lo menos el respaldo no tiene reposabrazos, por lo que es blando, y la banqueta tiene un buen mullido. Otro tema es el túnel de transmisión, que es alto.

El maletero también crece. No solo destaca por su capacidad, de 335 litros -65 más que la generación anterior con carrocería de cinco puertas-, de alabar tratándose del segmento que es, también lo hace por sus formas regulares y bien aprovechadas.

PRUEBA: Toyota Yaris GRMN

Enciendo el motor introduciendo y girando la llave. Sí, esta unidad de pruebas del Audi A1 Epic Edition con un precio que en el concesionario parte de 29.430 euros no tiene apertura y encendido por botón. Tampoco espejos retrovisores abatibles eléctricamente (295 euros). Ni freno de mano eléctrico, que, llámame carca, no lo echo para nada en falta; en ese aspecto soy más de la vieja escuela. Su motor de tres cilindros vibra como cualquier bloque de sus características, independientemente de la marca que sea. También su sonido es el típico en estos propulsores, aunque he de decir que no es el más logrado. Mi percepción cambia al seleccionar el modo Dynamic, que es cuando los altavoces se encargan de disfrazarlo con uno más deportivo. Me gusta, no el cómo, pero sí el resultado.

Para la prueba del A1 2019 he escogido el 1.0 TFSI de 116 CV por ser la motorización de acceso en la gama de propulsores de gasolina. A priori puede parecer escaso; ni mucho menos. Empuja con ganas, sobre todo a partir de las 2.800 vueltas, momento en el que se hace más acusada su entrega. Juega un papel importante el cambio automático de doble embrague y siete velocidades -opción disponible por 2.000 euros en lugar del manual de cinco-, rápido y eficaz como me tiene bien acostumbrado.

prueba del Audi A1 Epic Edition

Cómo la primera generación, es un coche ágil. Y es que a pesar del aumento de tamaño y de la mayor tecnología a bordo, solo ha sumado unos 20 kilogramos. Su mayor distancia entre ejes y su suspensión deportiva hace que afronte las curvas casi plano, dándome una confianza total. Este tipo de suspensión junto con sus zapatones de 18 pulgadas hacen que el coche no sea el más cómodo del segmento. Elige el modo de conducción Individual y configura la suspensión a tu antojo. Aún así, si valoras más la comodidad a bordo, siempre puedes optar por la suspensión normal o por unas llantas que no calcen neumáticos de perfil 40, como es el caso del Audi A1 de la prueba.

PRUEBA: Ford Fiesta ST 2018

¿Y este juguetito por cuánto sale? Pues como uno a escala 1/18… pero añadiéndole unos cuantos ceros a la derecha. Es un utilitario premium, en eso estamos de acuerdo. También un coche de 4,03 metros de longitud cuyo precio base parte de 20.765 euros, pero que si optas por un motor y un acabado intermedio y algo de equipamiento casi indispensable se sube hasta los 26.000 euros. Si quieres la versión pintona de las fotos, prepara 29.430, que es lo que vale este Epic Edition y súmale unos euros más; cantidad que si tuviese, date por seguro que pagaría.

prueba del Audi A1 Sportback 30 TFSI 115 CV S tronic

A destacar A mejorar
Respuesta de su motor Algunos materiales del interior
Imagen Sin posibilidad de tres puertas
Espacio para los pasajeros y maletero Sonido del motor sin modo Dynamic
Ficha técnica Audi A1 Sportback 30 TFSI 116 CV S tronic
Motor Cilindrada 999 cc
Cilindros 3 en línea
Potencia Máxima 116 CV / 5.000 – 5.500 rpm
Par Máximo 200 Nm / 2.000 – 3.500 rpm
Transmisión Caja de Cambios Automática, 7 relaciones, doble embrague
Tracción Delantera
Suspensión Delantera Tipo McPherson / Resorte helicoidal
Trasera Rueda tirada con elemento torsional / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
Dimensiones Longitud 4.029 mm
Anchura 1.740 mm
Altura 1.433 mm
Distancia entre Ejes 2.693 mm
Alimentación Tipo de Alimentación Inyección directa. Turbo. Intercooler
Peso Peso 1.200 kg
Prestaciones Velocidad Máxima 203 km/h
Aceleración 0-100 Km/h 9,4 seg
Consumos Urbano 5,8 l/100 km
Extraurbano 4,2 l/100 km
Combinado 4,8 l/100 km
Emisiones Emisión CO2 108 g/km Euro 6
Precio Precio Oficial Desde 23.810 euros

Imágenes: Álex Aguilar

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.