Si hay un grupo automovilístico que siempre me ha facilitado las cosas para llevar a cabo mi trabajo a lo largo de mis más de 20 años de trayectoria profesional, ese ha sido el Grupo Fiat –ahora FCA-. Gracias a su disponibilidad, he podido probar la gran mayoría de los automóviles lanzados por la compañía italiana en las últimas tres décadas. De los más deportivos, creo recordar que he probado prácticamente todos. No obstante, y no por falta de insistencia, hay tres muy especiales que se me escaparon vivos; me refiero al los Alfa 4C y 8C, y el Abarth 695 Biposto.

fotografía del Alfa Romeo 147 GTA

Pero no me enrollo más y ataco con lo que toca, con la prueba del Alfa Romeo 147 GTA, probablemente el compacto deportivo con más personalidad, encanto y sensaciones que se haya fabricado nunca.

PRUEBA: Alfa Romeo 4C Spider

Como buen coche italiano que se precie, la puesta en escena es espectacular. En este sentido, no me equivoco en absoluto si afirmo con total rotundidad que se trata de un automóvil atemporal que no defrauda absolutamente a nadie. Tanto es así, que, como buen coche clásico que se precie, sigue siendo tan atractivo o más que el primer día. Y es que, sólo hay que ver electrodomésticos como los que nos toca sufrir en la actualidad para darse cuenta de que un Alfa sigue siendo un coche con mucha clase. En el caso concreto del 147 GTA, sin duda, estamos ante un vehículo que tiene todo lo que cabe esperar en un coche de altas prestaciones: una carrocería musculosa, escapes de verdad, unos paragolpes muy envolventes y unas llantas con mucha presencia.

fotografía del interior del Alfa Romeo 147 GTA

Por dentro, también es un coche que está a la altura de lo esperado. De hecho, si por algo destaca el 147, es por la calidad del producto. El compacto italiano ofrece unos materiales de buena factura que nos hacen sentir que estamos al volante de un coche de categoría. El salpicadero esta recubierto por una gruesa capa de material blando y de muy buen aspecto. Tampoco falta piel en las puertas y en los asientos. Unos asientos de tipo bacquet que son una auténtica maravilla; muy bien fabricados, guarnecidos con cuero de calidad y con unas formas que nos permiten adaptarnos perfectamente a los mismos. Sin duda, Alfa consiguió en su día que uno tuviera la sensación de estar a los mandos de un pequeño Ferrari de 250 CV.

fotografía del motor del Alfa Romeo 147 GTA
Motor V6, atmosférico de 3,2 litros capaz de rendir 250 CV. Una rara avis en la actualidad.

Pero lo que le permite marcar la diferencia respecto a sus rivales es el motor. Fue lanzado en unos años en los que todavía podíamos disfrutar de un mundo sin complejos, en los que se podría comprar un compacto deportivo de 6 cilindros en V y 3.2 litros. Nada de turbos ni de complejos sistemas de inyección directa. Tenemos ante nosotros un motor sin filtros con un sonido y unas prestaciones de auténtico deportivo; siempre lleno desde la parte más baja del cuentavueltas y brillante en la zona media y alta. Es un gustazo pisar gas a fondo y disfrutar de su maravillosa sinfonía y de su fantástica aceleración. Gracias al sobresaliente funcionamiento del motor y a la perfecta elección de los desarrollos de su transmisión manual de 6 velocidades, este Alfa podía, y aún puede, presumir de tener la perfecta calibración de un reloj suizo.

PRUEBA: Ford Focus RS 2009

Por cierto, el 147 GTA también se comercializaba con el cambio robotizado Selespeed con las mismas relaciones que el manual. También lo pude probar, y, aunque en la época era de lo más avanzado, no mejoraba, ni de lejos, las prestaciones del manual.

imagen de la prueba del Alfa Romeo 147 GTA

Como es lógico, el consumo en este coche no es uno de sus puntos fuertes, aunque dicho sea de paso, es algo más que justificado. En conducción normal en uso combinado (ciudad-carretera) la media se suele situar sobre los 12 litros, y ya en conducción deportiva la cifra supera holgadamente los 20 litros de media.

Ir rápido con este Alfa no es tarea fácil, pues el setup del chasis cuenta con un ajuste un tanto peculiar. Su configuración, con un muelle de recorrido más blando al inicio y más firme al final, genera un balanceo inicial de la carrocería algo acusado. Por tanto, es un coche que hay que entenderlo para llevarlo rápido. En este sentido, no estamos ante un (prueba) SEAT León CUPRA de la época –un coche que te perdona casi todo y sólo se vuelve algo crítico en curva rápida-. En el Alfa hay que ser muy fino, controlar bien la transferencia de masas para no girar la trasera más de lo debido y frenar lo justo para que no se produzca un subviraje excesivo a la entrada de la curva.

Entre lo mejorable que tienen las suspensiones, además del acusado recorrido inicial, es lo poco que absorben cuando el firme esta muy bacheado, algo que perjudica ligeramente la estabilidad. Por el contrario, cuando la carretera esta en perfectas condiciones, este Alfa brilla con luz propia.

fotorgafía lateral durante la prueba del Alfa Romeo 147 GTA

No quiero dejarme en el tintero de esta prueba del Alfa Romeo 147 GTA los frenos, que en este coche son especialmente buenos. Tienen una resistencia a la fatiga más que razonable, un tacto muy bueno y una frenada potente que nos permite detener el deportivo en pocos metros con la precisión deseada.

Para finalizar, debo reconocer que, tras probarlo durante una semana, es duro despedirme de este coche, pues sé que no voy a probar algo similar en formato compacto en años… quizá nunca. Este 147 te transmite unas sensaciones que sólo se pueden vivir en deportivos de mayor categoría y precio. Sin duda, es un coche especial, único, con alma, con mucha personalidad. Todo un Cuore Sportivo. Un Alfa Romeo en estado puro.

fotografía trasera durante la prueba del Alfa Romeo 147 GTA

Ficha técnica Alfa Romeo 147 GTA
MotorCilindrada3.179 cc
Cilindros6 en V
Potencia máxima250 CV a 6.200 rpm
Par máximo300 Nm 4.800 rpm
TransmisiónCaja de CambiosManual, 6 velocidades
TracciónDelantera
SuspensiónDelanteraParalelogramo deformable / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
TraseraTipo McPherson / Resorte helicoidal / Barra estabilizadora
DimensionesLongitud4.213 mm
Anchura1.764 mm
Altura1.412 mm
Distancia entre ejes2.546 mm
AlimentaciónTipo de alimentaciónInyección indirecta
PesoPeso1.435 kg
PrestacionesVelocidad máxima246 km/h
Aceleración 0-100 Km/h6,3 seg
ConsumosUrbano18,1 l/100 km
Extraurbano8,6 l/100 km
Combinado12,1 l/100 km
EmisionesEmisión CO2n.d
Precio en 2001Precio oficial32.082 euros

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.