No son pocos los anuncios de coches que han sido prohibidos por diferentes razones, pero la lista siempre puede seguir engordando con los ‘spots’ de nuevos modelos. En esta ocasión ha sido el del Toyota GR Yaris en Australia que, según las autoridades, “promovía la conducción poco segura”.

5 curiosidades sobre el Toyota GR Yaris que no sabías

Teniendo en cuenta que se trata del nuevo Toyota, una máquina prácticamente de rallyes homologada para la calle, a priori podríamos creernos que hubieran hecho un anuncio, digamos, “excesivo” y que pudiera ser merecedor de la prohibición en mayor o menor medida… pero nada más lejos de la realidad. Comprobadlo vosotros mismos:

Se trata de un vídeo de apenas 30 segundos en el que un trío de hermanos hablan sobre el aniversario de boda de sus padres, con las dos hermanas (una con un Toyota Yaris y otra con la versión SUV del mismo) echándole en cara a su hermano que seguro que se ha olvidado de ello. Éste lo niega y, gracias al GR Yaris, ya está en casa de sus padres, con tarta incluida, para cuando éstas llegan.

Sin embargo, no se ve ni una sola escena en la que se produzcan maniobras arriesgadas o un exceso de velocidad palpable (¿quizá cuando salé del granero?), simplemente se intuye que el hermano tiene que pisar el acelerador para llegar a tiempo. Y eso ha sido suficiente para que en esta sociedad hipersensibilizada, las autoridades correspondientes hayan considerado que “promueve la conducción poco segura”.

El fabricante nipón ha tenido que retirar el anuncio, pero, según recoge CarExpert, ha emitido un comunicado que dice lo siguiente: “Toyota se toma muy en serio la opinión del demandante. Sin embargo, creemos que el anuncio no contraviene el Código FCAI ni las leyes y regulaciones aplicables que rigen las carreteras comunitarias y los estándares de conducción”.

1 Comentario

  1. ESTADO NIÑERA. En Australia han decidido que adultos, que mayormente diferencian la ficción de la realidad, este anuncio no lo pueden ver, porque les incita a la conducción temeraria. Como dato, los países en que se asume al individuo como un impedido mental/emocional son los rincones más miserables de este mundo. El problema de tanto instinto paternal es que se empieza por ahí y se acaba capando YouTube para que no aparezcan, ya no los vídeos esos de Ken Block o Travis Pastrana haciendo el cabra por grandes urbes (eso imagino que en Australia ya estará banneado, ¿no?), es que no se salva ni el pinche Cory Bólidos. El círculo vicioso “por el bien común” de siempre: UN PROBLEMA QUE NO EXISTE (la gente conduce peor por anuncios así), UNA SOLUCIÓN QUE NO LO ES (censurar), RESULTADOS INCONCLUYENTES O ABIERTAMENTE MALOS (no disminuyen los accidentes por más anuncios que censures), y si en algún caso tuvieran que dar explicaciones (burócratas, difícil) agregarán la cuarta tomadura de pelo del círculo que es típicamente REDEFINIR EL ALCANCE/OBJETIVOS ORIGINALES DEL “PLAN” (en realidad no se trataba de bajar la siniestralidad sino de “concienciar” o cualquier otra vaguedad genérica). Qué difícil es ser libres con tanto instinto paternal. Aparte, es posesivo, intensamente patológico (del que se cree con derecho a tratar a los demás como niños y del que se deja). Lo de siempre, dos visiones: la libre y la equivocada.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.