Que se utilicen coches para alcanzar récords de velocidad en otras áreas, empleándolos como “animales de tiro”, es algo bastante habitual. Sin embargo no deja de sorprender hasta que punto se ha buscado establecer marcas espectaculares incluso a pesar de los posibles riesgos. En 1979 el objetivo era alcanzar la velocidad máxima en bicicleta: 240 km/h, y el mayor aliado para intentarlo fue un Porsche 935.

Porsche 911 GT2 RS Moby Dick: tributo al pasado

Empecemos por el principio. En el 62, José Meifrett estableció el récord de velocidad sobre una bicicleta, llegando a 204,7 km/h yendo a rebufo de un Mercedes 300 SL. En el 79, Jean Claude Rude quiso romper la marca y se puso como objetivo la redonda cifra de 150 millas por hora, es decir, 240 km/h. Para conseguirlo necesitaba un coche suficientemente rápido que hiciera de guía, motivo por el que contacto con Porsche, se mostró dispuesta a ayudar y puso a su servicio un Porsche 935, que por aquel entonces dominaba en las carreras de resistencia y contaba con una potencia de 800 CV.

Porsche 935

En orden de conseguir el mejor resultado posible, el deportivo recibió una particular y vistosa modificación: una zaga con un enorme alerón/cúpula cuya función era reducir la resistencia al viento a la que tendría que hacer frente Rude. Al parecer, la mencionada modificación hizo que el Porsche 935 fuera bastante más inestable de lo habitual, y a ese problema hubo que sumar el hecho de que del tubo de escape escupía fuego de manera puntual (lo que se solucionó desviándolo hacia un lado) y que el lag del turbo dificultaba que al conducción fuera suave, algo necesario para que Rude pudiera circular lo más cerca posible del coche y así no destrozarse contra la fuerza del viento.

Porsche 911: el rey de las 24 Horas de Le Mans

Una vez listo el coche, se eligió el lugar para intentar llevar a cabo el récord: Ehra-Lessien, el circuito de pruebas de Volkswagen cerca de Wolfsbrugo, que contaba con una recta de 9 kilómetros de largo. La prueba comenzó bien, pero una vez se alcanzaron las 100 mph (160 km/h), la rueda trasera de la bicicleta estalló, aunque con mucha suerte y habilidad el ciclista consiguió evitar el accidente y salió ileso.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.