Desde que se confirmara que Nissan cesaría su actividad en la Zona Franca de Barcelona, muchos son los proyectos que han girado entorno a reactivar las instalaciones. Ahora, el plan para la Zona Franca prevé un millar de puestos de trabajo y una producción de 100.000 furgonetas al año a partir de 2026. La sociedad formada por QEV Technologies y BTech espera empezar a fabricar furgonetas eléctricas ya en 2023.

Ebro, una pick-up 100% eléctrica y española

Zona Franca será la fábrica de los vehículos de las marcas Ebro (BTech) y la recién presentada Zeroid (QEV Technologies). El plan es reactivar hasta un millar de puestos de trabajo, que estarán ocupados por exempleados de Nissan actualmente en paro. Estos trabajadores se encargarán de la producción de hasta 100.000 furgonetas eléctricas anuales para flotas de empresas, una estimación de producción que esperan alcanzar en tres años.

De esas 100.000 unidades que ambas compañías esperan producir, 60.000 corresponderán a modelos de Zeroid y las otras 40.000, a Ebro. Pero esto no es todo, porque la sociedad ya está negociando con compañías como Volta y Ronn para firmar acuerdos de fabricación que permitan elevar la producción anual de vehículos hasta las 120.000 o 130.000 unidades, según señala EFE.

El plan para la Zona Franca prevé un millar de puestos de trabajo y 100.000 furgonetas al año

En lo que respecta a Zeroid, la nueva marca de QEV Technologies planea lanzar una gama completa de furgonetas eléctricas destinadas al reparto de ultima milla. La gama estará compuesta por hasta cinco modelos diferentes con varios tamaños y capacidades de carga que oscilarán entre los 700 y 2.700 kilos. En cuanto a precios, las furgonetas se venderán por algo menos de 20.000 euros en las versiones más pequeños y llegarán a los 120.000 euros en las más grandes y completas.

Además, la furgoneta de Zeroid se transformará en un autobús urbano eléctrico destinado al transporte público, mientras que la Zona Franca también se producirán plataformas eléctricas que se comercializarán en otros mercados. QEV también ofrecerá soluciones integrales de carga, mantenimiento y control de flotas, y proveerá a sus clientes de baterías eléctricas que se importarán, de momento, desde Asia.

En los próximos tres años se invertirán 200 millones de euros para el lanzamiento y la producción de estos modelos. La previsión es de una inyección de capital de unos 800 millones de euros. A las aportaciones propias de fondos se sumarán otros socios y bancos, mientras que esperan contar con entre 100 y 150 millones de euros de ayudas públicas a través del PERTE del coche eléctrico.

Los responsables de QEV Technologies y BTech esperan construir una fábrica de baterías en España que les permitan no depender de las importaciones de Asia. Ya hay conversaciones para un proyecto en Valencia, ha añadido EFE. Y en cuanto a la plantilla, los primeros entre 100 y 200 trabajadores de Nissan serán contratados en junio para poner en marcha las líneas de montaje antes del inicio de la producción estimado para enero de 2023, cuando se incorporará un número mucho mayor de empleados.

Fuente: EFE

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.