Saltarse los límites de velocidad y subirlo a las redes sociales nunca es buena idea. La razón es sencilla: es el propio infractor o infractora, como es el caso que nos ocupa, quien está poniendo en bandeja las pruebas de su ilegalidad a las autoridades policiales. A pesar de ello, los casos de este tipo se repiten sin cesar. En esta ocasión, una joven de 20 años ha sido cazada en un Mercedes AMG GT a 180 km/h en Sevilla.

De récord: pillado con un BMW M2 CS a 256 km/h por la AP-7 tras haber consumido cocaína

Los hechos se remontan a la mañana del Día de Reyes. Fue entonces cuando el equipo de redes sociales de la Policía Local de la capital hispalense localizó un vídeo en el que aparecía una joven conduciendo por encima de los límites de velocidad marcados para la SE-30. Para identificarla usaron técnicas Osint de monotorización.

Los hechos

Con las pruebas sobre la mesa comenzó la investigación para dar con la identidad de la conductora. Contaron con la colaboración de la Dirección General de Tráfico (DGT), que les proporcioné las imágenes captadas por sus cámaras para poder reproducir el recorrido hecho por la joven y, además, relacionarla con el vídeo de Instagram. Las conclusiones eran claras: la persona que lo había subido a las redes sociales era la misma con conducía el deportivo.

Tal y como se puede apreciar en las imágenes proporcionadas por Emergencias Sevilla a través de su cuenta de Twitter, la chica circula a toda velocidad por los alrededores de la ciudad: llega a superar los 170 kilómetros por hora y llegando a los 180 km/h. Lo hace, al parecer, a bordo de un Mercedes AMG GT (prueba). Un modelo que entrega una potencia de 585 CV y es capaz de alcanzar los 320 km/h.

Dos supuestos delitos contra la seguridad vial

La conductora ha sido acusada, presuntamente, dos delitos contra la seguridad vial. El primero de ellos por exceso de velocidad: circulaba a 180 km/h en una vía limitada a 80 km/h. Además del castigo económico, esta infracción puede conllevar la privación del derecho de conducir de uno a cuatro años, prisión de tres a seis meses o una multa de seis a doce meses o trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días.

Un conductor se cuela en un carril de alta ocupación con el maniquí más realista que has visto jamás

El segundo sería conducción temeraria. Una ilegalidad penada con 500 euros de multa, la retirada de seis puntos del carnet de conducir, la privación del derecho de conducir de uno a seis años e, incluso, penas de prisión de seis meses a dos años. Las diligencias han sido remitidas a la Fiscalía Especializada en Seguridad Vial.

1 Comentario

  1. Q nos sorprende? Los coches de gran potencia no tienen otra finalidad q ir rápido y que sus “pilotos” se crean más q los demás

    Viva España!!!

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.