Un diésel experimental capaz de batir 17 récords mundiales a principios del siglo XX. Así se podría definir el concepto y la misión del Opel Eco Speedster de 2003. Este pequeño deportivo prototípico fue creado por los ingenieros de Opel para testar el rendimiento de un nuevo motor turbodiésel de cuatro cilindros que acabaría llegando ese mismo año a la gama subcompacta del fabricante del rayo, el Corsa y el Agila. Esta es la historia del Speedster diésel y sus proezas en el centro de pruebas de Opel en Dudenhofen, Alemania.

Elektro Opel GT: el primer coche eléctrico de la marca se creó en 1971

A finales del siglo pasado y principios de la década del 2000, la proliferación del diésel como un combustible eficiente, de alto rendimiento y respetuoso con el medio ambiente, empujó a los fabricantes de coches a experimentar en nuevos campos. Opel no era ajeno a este carburante y estaba a punto de introducir un nuevo motor diésel de 1.3 litros de origen Fiat en el Corsa C y en el Agila I. Pero, la denominada fórmula “250 km/h por 2,5 l/100 km”, una estrategia de marketing muy acertada para la época, llevó a Opel a probar este motor en un prototipo basado en el Speedster.

Opel Eco Speedster (2003), el banco de pruebas para un diésel de récord

Opel Eco Speedster 2003

Este prototipo no era un Opel Speedster ordinario, sino más bien un vehículo altamente modificado en el que su carrocería tan solo compartía los faros con el modelo de producción presentado en 1999. Basado en el mismo chasis de origen Lotus, la carrocería se modificó profundamente para reducir su altura hasta solo 95 centímetros con el objetivo de pegar el coche lo más posible al suelo.

Entre las modificaciones de la carrocería del Opel Eco Speedster se encuentra la reducción de la superficie acristalada para rebajar la altura del techo, las puertas de abertura vertical tipo ‘alas de gaviota’ y todos los paneles desarrollados en fibra de carbono. Las superficies se carenaron para mejorar la aerodinámica, se instalaron nuevos parachoques e incluso los retrovisores y el limpiaparabrisas se adoptaron del mundo de la competición. En total, el Eco Speedster registraba un peso de solo 660 kg, con un coeficiente aerodinámico de 0,20, reduciendo a casi la mitad el Cx del Speedster de calle.

Su motor también recibía algunas mejoras

Opel Eco Speedster 2003

El motor en cuestión, conocido comercialmente como 1.3 CDTI, también fue modificado para la ocasión. La versión que equiparía el Corsa y el Agila a finales de 2003, tras concluir el programa de pruebas del Eco Speedster, tendría una potencia de 70 CV y 170 Nm de par máximo. Sin embargo, en el prototipo aumentaría su potencia hasta los 112 CV. Esto le otorgaba una potencia específica de 86 CV/litro, así como una relación potencia-peso de 170 CV/tonelada. Nada mal para un humilde motor diésel de 1.3 litros.

Opel Impuls: los tres prototipos eléctricos del programa de 1990

El bloque estaba asociado a una transmisión Easytronic, un cambio manual robotizado desarrollado por Opel. Sobre el papel, los ingenieros estimaron que el Eco Speedster sería capaz de alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h y, lo mejor de todo, un consumo medio de apenas 2,5 l/100 km. De hay la ya mencionada fórmula “250 km/h por 2,5 l/100 km”.

Opel Eco Speedster 2003

El Opel Eco Speedster fue revelado oficialmente en el Salón del Automóvil de París de 2002 como un escaparate tecnológico y una declaración de intenciones por parte del fabricante de Rüsselsheim. Opel decidió demostrar que la fórmula era real y que podría batir varios récords con su pequeño prototipo diésel. Para ello, sometería al Eco Speedster a una intensa prueba de rendimiento de 24 horas donde el motor trabajaría a su máximo ritmo, y se comprobaría tanto la velocidad media (y máxima) como el consumo de combustible.

Del Salón de París a batir 17 récords internacionales

El 27 de julio de 2003, Opel comienza su desafío en el centro de pruebas en Dudenhofen con el Eco Speedster. Después de 24 horas a toda velocidad, el prototipo estableció un total de 17 récords internacionales para coches especiales con motores diésel sobrealimentados en la categoría de entre 1.100 cc y 1.499 cc. Entre los récords que batió aquel día se encontraba el ¼ de milla, el kilómetro, 100 kilómetros, 1.000 kilómetros, 5.000 kilómetros, y 6, 12 y 24 horas, entre otros, todos ellos superando la velocidad media establecida por otros vehículos de su categoría entre 1977 y 1993.

Opel Eco Speedster 2003

Cuando restaban 55 minutos para la conclusión la prueba de resistencia de 24 horas, el Opel Eco Speedster se vio obligado a realizar una parada en boxes por un problema eléctrico, lo que impidió que volviera a salir a la pista. En base a la normativa, que prohíbe cualquier asistencia externa, el piloto tuvo que empujar el coche hasta la meta y cruzar la línea utilizando el motor de arranque.

Opel RAK 2: el coche de récord movido por cohetes

A pesar del parón de casi una hora debido a la avería, el Eco Speedster estableció una velocidad media continua de 225,079 km/h, superando el anterior récord por más de 98 km/h. Poco antes de la avería, la velocidad media era superior a los 240 km/h. Los primeros 500 kilómetros los cubrió a más de 250 km/h, logrando una vuelta rápida de 256,269 km/h y una velocidad punta de 256,739 km/h. Lo mejor es que Opel no solo logró su objetivo de velocidad, sino que también cumplió con lo anunciado en cuanto a consumos, con una media de solo 2,54 l/100 km.

Dejar respuesta

Por favor, introduce tu comentario
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.